Participación, círculos, muchos y pocos

Con mucho la sesión del EBE07 que más repercusión ha tenido, o que más debate ha generado, ha sido la del estado de la blogosfera. Más allá del debate sobre si unos son intelectualoides y otros pasivos miembros del consumptariado, me parece interesante hablar sobre la participación. Adolfo Estalella afirma que la participación en los blogs, y en la web 2.0 en general, es mucho menor de lo que se supone. En la mesa redonda daba el dato de que sólo 1 de cada 1.000 accesos a Youtube es para subir vídeos. Tengo tres objecciones que hacer.

Primera. Estoy de acuerdo con la tesis que enunció de que cada uno tiene derecho a su opinión, pero no a sus datos. Creo que, en este caso, no se están interpretando bien los datos. No es lo mismo hablar de 1 de cada 1.000 accesos que de 1 de cada 1.000 usuarios. Cuando yo subo un video (o un post) luego voy a verlo, lo vuelvo a mirar, vuelvo a ver si hay comentarios, a ver si lo ha visto mucha gente. Por otra parte es común que la gente vuelva varias veces a ver el mismo video. Sería mejor dato saber qué porcentaje de todos los usuarios sube videos.

Segunda. Cada vez existen menos los perfiles puros. Muchos consumidores ya no son pasivos sino que también producen. Con distintas intensidades. Con distintos focos: en algunos campos consumen y producen, en otros campos sólo consumen. Imagino que a estas alturas no descubro a nadie el concepto del prosumer. Por lo tanto, más que medir el porcentaje de accesos para subir, habría que medir cuanta gente (en términos absolutos y también en términos relativos) sube algo, produce, aunque sea part-time. Estoy convencido de que es varios órdenes de magnitud superior al de hace unos años.

Tercero. Aparte de que haya público que también produce, también existe, cada vez más, público que, aunque no produzca, está muy interesado en ver contenido generado por otros usuarios. Quiere ver participación (aunque ellos personalmente no participen). Y si un sitio web no se la da, prefieren irse a otro que sí se la da.

Por cierto, comparto bastante la visión sobre el tema de Fernando Polo.

Relacionado | Las tres Cs

Más notas sobre el EBE 07

Foto de familia de Weblogs SL en el EBE07

El sábado destacaron la charla de Biz Stone, cofundador de Twitter que salió al escenario con Enrique Dans, que le preguntó y fue canalizándole preguntas de la audiencia que le llegaban vía twitter. Es impresionante ver la humildad con la que habla alguien que ha creado un proyecto como este. También llama la atención lo poco preocupado que parece estar por el modelo de negocio y las fuentes de ingresos. Vino a decir que la publicidad no les parecía el camino a seguir (a pesar de los pasos en esa dirección que parece que está dando twitterific), y hablo vagamente de ingresos de los operadores móviles. Sin embargo, respondiendo a una pregunta de Massimo Ciociola, de Dada.net, comentó que no estaban muy interesados en los sms premium, que les parecían poco claros para los usuarios. También anunció que en breve habría teléfono directo en España (incluso código corto) para mandar los sms.

Durante la hora de la comida aprovechamos para celebrar una comida con todos los editores de blogs de Weblogs SL, a la que también invitamos a Wicho de Microsiervos y a Enrique Dans como participantes en WSL Selección. En total 32 personas de un total de 140 editores. Personalmente, había bastantes caras que yo no conocía, aunque sí que me sonaban prácticamente todos los nicks o nombres. De la comida salimos todos con nuestras camisetas de WSL, que en la espalda llevaban la leyenda “Blogger profesional” (foto de Victoriano, fotógrafo oficial del EBE 07 y blogger de Xataka foto).

La sesión más polémica del día, y posiblemente del EBE, fue la del estado de la blogosfera, con Adolfo Estalella, David de Ugarte y J.J. Merelo. El más moderado, y también el más divertido durante la conferencia, fue JJ, que mantiene que no existe la blogosfera como tal. Todo lo más muchas blogosferas, casi tantas como blogs. David defendió sus tesis centradas en el cyberactivismo, la netocracia, la cultura hacker y demás. Con bastante sentido en sus argumentos, pero, desde mi punto de vista, perdiendo toda la credibilidad por dos factores: el primero menor, que le suele pasar a menudo, es su empeño en construir sobre lo que hace, una especie de épica personal que luego usa, agresivamente en este caso, como arma arrojadiza. El segundo, perder totalmente los papeles ante una intervención de Antonio Más que acusó al discurso de la mesa de intelectualista y ombliguista. La frase famosa del EBE paso a ser eso “yo estuve en tal y a ti no te vi”. Por último Adolfo, en su afán de presentar los peligros y amenazas que corren la libertad de opinión y la privacidad últimamente, pintó un panorama negro y pesimista en el que parecía que todo estaba perdido irreversiblemente y que la cosa no hacía más que empeorar.

Esta mañana lo más destacado ha sido una magistral charla de David Bravo sobre sus temas habituales: SGAE, copyright, derechos de autor, piratería… Como comentaban en el twitter soltando verdades como puños vestidas de gracias. Muy ameno, ha hecho reirse a carcajadas y aplaudir a rabiar y de pie, a todo el auditorio. Somos un público fácil y lo que decía David nos regalaba los oídos.