Escrito de casación de la sentencia del caso SGAE=Ladrones

Casación sentencia sgae=ladrones

Hoy acababa el plazo para presentar el recurso de apelación casación de la sentencia en segunda instancia que me condenaba por las ofensas de comentaristas de este blog a la SGAE en el post de título SGAE=Ladrones. Y hoy lo hemos presentado. La casualidad ha querido que justo hoy la Guardia Civil haya entrado a registrar la sede de la SGAE a raiz de una demanda de la fiscalía anticorrupción.

En el recurso se habla de las intenciones de la SGAE al presentar demandas como este caso, que no es la de ir contra los autores de las ofensas, sino la de instaurar un régimen en el que nadie se atreva a criticar sus actuaciones. Se hace hincapié en que no se han identificado las ofensas, en que no se ha hecho ningún esfuerzo por intentar localizar a sus autores. Y también se hace alusión a la falta de justificación, a la invención de varios supuestos de responsabilidad atípicos, como la figura del “colaborador necesario” y, en la desestimación del recurso “la incitación a la crítica”. Y por último también se menciona que no se aplica la LSSI ni se entra a ver si hubo o no conocimiento efectivo.

Creo que es interesante hacer público el texto del recurso vista la actualidad del asunto.

Texto íntegro | Casación Sentencia SGAE=Ladrones

Sentencia de la Audiencia Provincial sobre caso SGAE=Ladrones

Mis abogados acaban de comunicarme que hemos perdido el recurso presentado ante la Audiencia Provincial de Madrid contra la sentencia que en primera instancia me condenaba por injurias a la SGAE en los comentarios de mi blog.

Antecedentes (si ya sabes de qué va todo esto, te lo puedes saltar)
En 2004 publiqué un post titulado “SGAE=Ladrones” en el que contaba que había en marcha un Google Bombing contra la SGAE con la expresión del título. Dicha campaña tuvo éxito y al poco tiempo la página de la SGAE se situó como primer resultado en Google en la búsqueda de la expresión “ladrones”. Algún tiempo después Google modificó su algoritmo para evitar este tipo de campañas. Y en ese momento el post que yo escribí paso a ser el primer resultado de esa búsqueda en Google.

Eso motivo que poco después la SGAE me mandase un burofax exigiendo la retirada del post. Lo puse en manos de mis abogados y ellos se pusieron en contacto con los de la SGAE para intentar llegar a una solución razonable modificando ligeramente el post y retirando sólo aquellos comentarios claramente injuriosos. La respuesta de la SGAE fue una redacción alternativa del post (que debo de tener todavía guardada por algún lado) en la que cambiaba tanto el post que el titular era algo tipo “La SGAE víctima de una campaña injuriosa en la red”. Lógicamente dije que no.

Unos meses después llegó su demanda. Fuimos a juicio y perdimos en primera instancia. En la sentencia se decía que no habia injurias en el post, pero sí en los comentarios dejados por los lectores y que yo era una suerte de “colaborador necesario” para dichas injurias. Retiré los comentarios y recurrí la sentencia. Ahora, casi tres años después del juicio, cuatro de la demanda y siete de la publicación del post, he perdido también el recurso.

Argumentos
Los argumentos que se dan en esta sentencia son básicamente dos:

  1. Mantienen el criterio de la juez de primera instancia de que soy un “colaborador necesario” (figura que, por cierto, no existe en el ordenamiento civil, sólo en el penal).
  2. Alega que, aunque el texto del post no es injurioso y lo califica como “información”, en él insto a que se viertan opiniones y estas acaban sobrepasando “los límites de una denuncia para derivar en manifestaciones atentatorias a su honor y dignidad”.

Por nuestra parte, mis argumentos son:

  1. En las sucesivas sentencias no se motiva suficientemente qué comentarios son injuriosos y por qué
  2. Ni siquiera se entra a valorar si hay conocimiento efectivo o no (que suele ser el nudo gordiano en este tipo de asuntos). Directamente se indica que la LSSI no excluye la aplicación de otras leyes y que por lo tanto el intermediario es tan responsable como el autor (incluso más porque contra los autores no se ha producido ninguna demanda, ni siquiera un intento de averiguar su identidad)

Siguientes Pasos
Vamos a llevar este caso al Supremo. Creo que me asiste la razón y creo que es muy relevante, no sólo para mí o para mi blog, sino para la libertad de información, de expresión y de crítica en internet.

Posible repercusión
Con esta sentencia, y otras en casos similares, se están estableciendo las condiciones de actuación de las publicaciones en Internet en España. Si se mantiene esta interpretación cualquier dueño de cualquier página web es responsable de cualquier comentario que haga cualquier usuario. Da igual si lo sabía o no. Da igual si lo ha retirado posteriormente o no. Da igual. Se trata de una responsabilidad objetiva. Si el blog es tuyo la responsabilidad es tuya.

¿A qué lleva esto? A que a la SGAE le haya salido bien su jugada, que no era quitar ese post o recaudar 9.000 euros (irrelevantes para ellos). Era generar miedo. Era conseguir que ante dos o tres sentencias condenatorias, el resto de páginas webs se autocensure.

Si ante cualquier demanda de cualquier entidad criticada (ya sea la SGAE o cualquier empresa) voy a ser responsable de lo que diga cualquier comentarista, para muchos no valdrá la pena correr el riesgo y, en la práctica o bien eliminarán los comentarios directamente, o los moderarán previamente publicando sólo el 10% que consideren ultraseguro, o, por último, retirarán cualquier comentario y cualquier post a la primera protesta de cualquier afectado.

Adios a la web participativa. Bienvenidos a la web miedosa y controlada por los departamentos legales de grandes corporaciones.

Más información | Texto íntegro de la Sentencia, Opinión legal de mis abogados, Otros posts sobre este tema en Merodeando, Laia Reventos en El País, Pablo Romero en El Mundo

Españoles (emprendedores) por el mundo

Monaco Media Forum 2010

He pasado los últimos tres días en Mónaco en el Media Forum que organiza desde hace cinco años el grupo Publicis. Por aquí han estado James Murdoch de Newscorp, Yuri Milner, el magnate ruso que ha adquirido parte de Facebook, Eric Hippeau de Hufftington Post y un largo etcétera de primeros espadas internacionales de los medios y de internet. El tema principal eran los móviles, pero se ha hablado mucho de aplicaciones, de privacidad, de modelos de negocio. Los contenidos de las conferencias, sin ser espectaculares, han estado bien. Lo espectacular era el nivel de la gente que había en este evento y las posibilidades de networking. Lógicamente había muchos franceses, muchos norteamericanos, ingleses, alemanes… y tres españoles. Tres de unos cuatrocientos participantes. Estaba Abelardo Ibañez de Weborama, Alex Puig de Shotools y yo mismo. No había nadie de ningún gran medio español, ni de nuevos medios, ni de móviles, ni startups. Este es un evento al que se acude por invitación. ¿Nadie más había sido invitado? Me llama fuertemente la atención.

Pero me pongo a recordar y me temo que es una tónica bastante general en eventos fuera de España. En otros eventos internacionales a los que he acudido recientemente, Le Web en París o DLD en Munich, apenas hay representación española. Luego no podemos quejarnos de que nuestra actividad en internet no sea conocida fuera, o de que los inversores internacionales no inviertan aquí. Alex, por ejemplo, tiene una startup pequeña, con algo menos de un año de actividad, pero se ha movido. Ha conseguido que le inviten, se ha trabajado a conciencia la conferencia, ha tenido reuniones con infinidad de personas (preconcertadas por mail antes de venir). En tres días se ha construido un network de contactos internacionales que no tiene mucha gente en España.

Por cierto, en el próximo Le Web participo en una mesa sobre medios. He visto que hay ya en twitter un intento de organización de una cena de participantes españoles. Pero la verdad es que el programa es bastante interesante. También hay muchos pesos pesados internacionales. ¿Alguien más va a estar por allí?

Signo Editores (antigua Ediciones Rueda), ventas con intimidación y estafas

Signo Editores, Ediciones Rueda estafa

Este fin de semana nos hemos enterado de que un familiar (señora mayor, viuda, jubilada, que vive sola) ha sido engañada y ha comprado un lote de productos varios: colchón, enciclopedias, vajilla, cubertería, batidora, cámara de vídeo… por un precio de más de 4.000 euros a plazos.

La responsable de esta fantástica venta es la empresa Signo Editores, reciente denominación social de otra más antigua: Ediciones Rueda (cambiada en marzo de 2010). Buscando en Google es muy fácil encontrar infinidad de posts en foros en los que se denuncian casos parecidos al que le ha sucedio a mi familiar. La búsqueda “Ediciones Rueda estafa” en Google da más de 87.000 resultados. La de Signo Editores da 75.000, aunque está algo más limpia, por ser más reciente y porque han tenido cuidado de intentar copar el mayor número posible de resultados con páginas controladas por ellos (distintas URLs, perfiles en otras plataformas…). También se dedican a sembrar opiniones favorables en foros en los que hay críticas, aunque son muy claramente identificables.

El modus operandi tiene variaciones pero se basa en buscar personas mayores y mezclando ingeniería social y agresividad intimidatoria conseguir que firmen compras de artículos que no querían, ni necesitan, ni valen lo que se paga por ellos. Unas veces llaman para una encuesta, otras un sorteo, otras un regalo. Cada persona con la que hablan es otro vendedor que intenta colocar un producto más. En los enlaces del final del artículo tenéis un buen repertorio de casos siempre de esta empresa si os interesan los detalles.

(más…)

Reunión con el PSOE

Esta mañana un grupo de gente de los que fuimos a la reunión con la ministra Sinde ha estado en una reunión con el PSOE. Yo no he estado, entre otras cosas, porque a la misma hora tenía una presentación con una agencia y sus clientes, pero sabía que se había convocado dicha reunión. La reunión forma parte de una serie de reuniones con distintos partidos políticos que hemos venido desarrollando desde el mes de diciembre. Nos hemos reunido, que yo recuerde, con el PP, con IU, con CIU y con CC. De esas reuniones yo sólo he estado en la de IU. En todas esas reuniones lo que se ha hecho ha sido explicarle a los políticos, que sin excepción entendían muy poco de esto, cual era la posición de mucha gente en internet sobre la Ley Sinde: que había que retirarla. Y, además hemos intentado explicarles por activa y por pasiva por qué nos parecía tan aberrante. Por lo que sé de la reunión, eso mismo ha sucedido esta vez. Dado el momento en el que estamos, con la ley ya en trámite parlamentario, para esta reunión se ha llevado un listado de puntos más críticos con la Ley. La única diferencia en esta reunión frente a las anteriores es que el PSOE nos había exigido que no hubiera twitter durante la misma. Ojo, que no hubiera twitter durante la reunión, no que la reunión fuera secreta o que no se pudiera hablar de ella.

Creo que es importante recalcar que el grupo en cuestión, y yo personalmente, no nos consideramos representantes de internet, porque está claro que no lo somos. Nadie nos ha elegido para ello y no tenemos mayor interés en arrogarnos dicha representación. Ahora bien, pensamos que es importante hablar directamente con la gente que al final va a decidir sobre esta ley, para intentar que entiendan por qué nosotros y muchos otros nos oponemos a ella. Para que entiendan en qué es negativa esa ley. Sí en todo, pero dicho así no convence, hay que entrar en los detalles. Para explicarles con detalle cuales son los aspectos negativos. Y entre estos, que son muchos, cuales son aún más negativos que otros. Obviamente, no íbamos a negociar nada, porque si no representas a nadie no puedes negociar.

Alguien se ha dado mucha prisa en contarle toda la reunión a Ramón Muñoz de El País para que la pudiera publicar. Esto, antes incluso de que todos los que estamos en ese grupo nos hubiéramos enterado de qué había pasado en la reunión. Esta bastante claro que la intención ha sido la de desacreditarnos a nosotros y de dividir el movimiento de oposición a la Ley Sinde. No sé quién habrá sido, pero, por diferencias entre lo que ha publicado y lo que nosotros habíamos hablado, sabemos que no ha sido desde este grupo. El texto, además, como suele ser habitual en los textos sobre este tema de Ramón Muñoz, mezcla verdades con interpretaciones y manipulaciones. La reunión era sin twitter, pero no era secreta ni “casi en la clandestinidad”. Los cuatro puntos que se han presentado no eran “para mejorar la ley”, sino para indicar cuales eran los puntos más importantes de oposición a la misma.

Esta Ley ha conseguido unir en su contra a todo el especto de internet. Desde la gente de Libertad 2.0, a los empresarios de internet, a profesionales, a creadores independientes, a movimientos antisistema. Y esto seguro que hay muchos a los que no les gusta.

No cuela

Esta mañana, ha sido Ramón Muñoz en El País, una vez más, el que ha filtrado la pretendida nueva postura del gobierno sobre el famoso cierre administrativo de webs que ocasionó toda la protesta en torno al manifiesto. El Gobierno intenta presentar un procedimiento en el que sí interviene un juez para salvar la comisión de propiedad intelectual y su proyecto de ley. Pero no cuela.

No cuela por varios motivos:

  1. El procedimiento descrito en el artículo de El País se introduciría por vía reglamentaria, no en la propia Ley. Esto es, el texto que se filtró en diciembre se mantendría tal cual. Sin mover una coma, como aseguró en la reunión del ministerio Guillermo del Corral, director de política e industrias culturales. El problema fundamental de esto es que un reglamento no pasa por el parlamento, se aprueba (o se cambia) en el ministerio o en consejo de ministros. No se pueden introducir medidas que permiten vulneraciones de derechos fundamentales y añadir las garantías en una norma de rango menor. Mientras no se elimine la disposición adicional, o al menos se introduzcan en ella todas las garantías de tutela judicial, el resto es papel mojado, palabras que se lleva el viento. Si la ley es inconstitucional, sigue siendo inconstitucional independientemente de lo que diga el reglamento.
  2. Lo que preve el procedimiento es que un juez entienda sobre si hay legitimación para pedir un cierre cautelar y si se hay derechos fundamentales en juego. No entra sobre el fondo de la materia. El procedimiento de medidas cautelares ya existe en la legislación actual y es aplicable a los temas de derechos de autor (David Bravo explica cómo ha sido utilizado por las entidades de gestión hasta ahora). Y su plazo de resolución es relativamente rápido (dos meses), un plazo similar al que se espera que tuvieran con el sistema propuesto. El problema pues no es el plazo, el problema que se intenta resolver es que los jueces se obstinan en no darle la razón a las entidades de gestión.
  3. Con el procedimiento actual, si se procede al cierre cautelar y el juez determina finalmente que no tenía razón el demandante, este tiene que indemnizar al demandado. Con el nuevo procedimiento la indemnización la pagaría la administración, esto es, todos nosotros.
  4. No queda claro quien entendería sobre el fondo del asunto. No es lo mismo que lo haga un juez (en cuyo caso para qué tanto lío) o que lo haga la propia comisión (que aunque no se diga parece que es lo que se pretende).
  5. Manteniendo la redacción actual se mantiene la equiparación de la defensa de la propiedad intelectual con la de otros bienes jurídicos de muchísimo mayor calado, como son la seguridad nacional, la salud pública, la dignidad de la persona y la protección de la infancia (art.8 LSSICE), y merecedores de distintos niveles de protección. Especialmente si dicha protección se debe dar poniendo en juego la protección de derechos fundamentales. Estamos intentando vestir de interes general lo que no es más que el interés particular no ya de un sector industrial, sino de un grupo de empresas con una cierta interpretación de los negocios en dicho sector (y con intereses creados y fuertes contactos en la administración y en la política).
  6. Se mantiene la inseguridad jurídica de todos los que tenemos empresas en internet. Si el cierre es cautelar, el daño que se produce con el cierre de la página, que es el elemento fundamental de nuestros negocios, es irreparable. ¿En estas condiciones se pretende que el sector se desarrolle?

Y como cierre, ¿por qué en España tenemos dos ministerios de industria? Uno para todos los sectores industriales y otro sólo para la industria cultural. Porque el Ministerio de Cultura es eso, el ministerio de la industria cultural (según el modelo del siglo XX, para acotar con mayor precisión). Las políticas que cabría esperar de un ministerio de cultura (promoción de la difusión de la cultura) están o totalmente ausentes o totalmente subordinadas a la defensa de los intereses económicos de unos pocos rentistas (que no creadores) de la propiedad intelectual de terceros. ¡Qué triste!

Más información | Enrique Dans: La política del maquillaje, David Maeztu: ya tenemos intervención judicial previa al cierre de webs y David Bravo: la reforma inconstitucional se viste de seda pero inconstitucional se queda