Tres pantallas, ¿tres experiencias?

tres pantallas

Llevo unas semanas dándole muchas vueltas a las experiencias de usuario de nuestros sitios. Estamos lanzando los últimos elementos del diseño web que empezamos a introducir en Xataka hace X meses y que pronto iremos trasladando al resto de sitios. Y nos hemos puesto a pensar en móvil y en tablet. Aunque todavía el nivel de tráfico que tenemos es razonablemente moderado, es verdad que ha crecido muy significativamente durante el último año.

Antunez sigue al codigo

Siguiendo lo que comentaba el otro día José Luis Antúnez en Twitter: el código debe servir al diseño que debe servir al contenido, nos planteamos si estamos ante una única experiencia de usuario con distintas limitaciones de tamaño, o si, por el contrario, se trata de experiencias de usuario netamente distintas.

Por descontado tendremos tanto usuarios que entran en los sitios sólo vía web, como los que combinan dos o tres de estas opciones. Incluso puede que tengamos usuarios exclusivos de móvil o de ipad (aunque lo veo menos probable). Entonces, lo que buscan cuando acceden desde un dispositivo u otro ¿es lo mismo? ¿Quieren ver la misma portada o el mismo artículo pero en formato adaptado al dispositivo? ¿Quieren poder hacer las mismas cosas? ¿Quieren simplemente ver la versión web en cualquier formato y que les dejemos tranquilos?

Le hemos dado muchas vueltas y no tenemos una única respuesta. Quizás no exista. Pero tendemos a pensar que el modo de lectura, incluso el momento en el día y la predisposición, es distinta en uno u otro dispositivo. Y hemos optado por experiencias diferenciadas:

  • Máximas opciones en web
  • Experiencia touch muy visual y navegable en ipad/tablet
  • Experiencia más simple y rápida en móvil

Esto nos aleja de la tendencia/moda del responsive design. No vamos a una sóla página con tres versiones, sino a tres páginas distintas. Buscamos una experiencia mejor para el usuario, pero también corremos un cierto riesgo de que el usuario no se reconozca. O que prefiera la versión web sobre la adaptada al soporte.

Todo esto intentando que lo esencial esté en todos los dispositivos y también que la imagen de la marca sea fácilmente reconocible. Intentando que, al menos en las versiones finales, tanto la versión para móvil como la versión para ipad tengan todas las funcionalidades disponibles. Y además, integrando publicidad en los tres casos, intentando usar formatos que demandan los anunciantes, pero sin arruinar la experiencia de usuario.

Notareis que he pasado de puntillas sobre el debate de si apps o html5. Nos hemos decantado por lo segundo, aunque sin descartar a medio/largo las apps, aunque más pensando en una app única que te permita configurar qué leer que en el modelo de app por cabecera.

¿Cómo lo veis? ¿Preferís leer en modo flipboard en tablet y en experiencia adaptada para móviles o queréis en todos sitios la versión web? ¿Usáis muchas apps de medios en vuestros móviles o tablets? ¿En cuál de los tres dispositivos leéis más y cómo ha evolucionado últimamente? ¿Qué aplicaciones/agregadores usáis?

Avalancha de notificaciones

notifications icon

Últimamente tengo la sensación de que nos desbordan los sistemas de notificación. Todo tipo de contenido, servicio o aparato con el que interactuo quiere no sólo que lo use, sino también poder recordarme que lo use si se me olvida, reclamar mi atención constantemente.

Primero fue el correo. Hace tiempo que desactivé todas las notificaciones de correo entrante en mis ordenadores. Luego las newsletters, las suscripciones. Posteriormente los RSS, que aunque los manejabas tú en un lector, también te imponían esa necesidad de estar al día, de leerlo todo, de poner el marcador de pendientes a cero.

Ahora siguen las aplicaciones web y móviles. Casi cualquier servicio al que te suscribas te pide añadirte a una lista de notificación y te envía recordatorios sin parar. Otros ni siquiera te los mandan, te los muestran en la propia aplicación como una cuenta de actividades pendientes que te hace pensar que eres un dejado y un sinvergüenza por no ponerla a cero como debe ser.

Estos días estoy usando un teléfono android. Me vale que me avise de los sms. Incluso de los whatsapp. ¿Pero de los mails? He tardado un día y algunas consultas en Google en encontrar la forma de desactivar las notificaciones sólo del correo.

Así todo. Sí, los recordatorios pueden estar bien, ser útiles. Es verdad que desde el punto de vista del servicio pueden ser una herramienta muy útil para asegurar la recurrencia en el uso del servicio. Pero, ¿no se están convirtiendo en un nuevo tipo de spam que pasaremos a filtrar con tecnología o con ceguera selectiva?