Twitter mató al blogger que llevaba dentro

Yo era un blogger. Solía definirme como tal. Es más, Weblogs SL, la compañía que fundé y dirijo, tiene como negocio la publicación de blogs profesionales. Y, sin embargo, mirando este blog, apenas me atrevería a darme ese nombre. Durante todo 2011 he publicado 14 entradas contando esta. Bastante menos de lo que publicaba en un sólo mes en 2004, 2005 o 2006. ¿De quién ha sido la culpa?

A pesar del titular amarillista, pensado claramente para atraerte a este abandonado blog, posiblemente proviniente de Twitter, y hacerte leer esto, no hay un único culpable. Sí, es verdad que desde que me di de alta en Twitter en marzo de 2007, he publicado allí más de 9.000 tweets, por unos pocos centenares de posts en este blog, si llega. También es cierto que en Twitter me siguen más de 70.000 seguidores, mientras que este blog lo tienen en sus lectores de feeds apenas 4.000 incondicionales (gracias, muchas gracias). Pero eso es sólo parte de la razón. Hay gente con mayor número de seguidores en twitter y que sigue publicando diariamente en su blog. Aunque no sean la mayoría.


Pesa que la actividad en mi compañía se ha hecho frenética. Que crecemos en actividad, pero no siempre de la misma forma en recursos. Que siempre hay más frentes que atender. Que los ladrones del tiempo no cejan en su empeño. Pesa también que tengo el blog hecho unos zorros, con un diseño que data de 2006. Recién pasado de WordPress a Lightpress 2 (nuestra plataforma de blogs de desarrollo propio), pero todavía sin ajustar; con identificación para dejar comentarios, pero que sólo admite openid, con un blogroll del año de maría castaño…

Pero bueno, todo esto, con pesar, no son más que excusas. La verdad es que no hago tiempo para escribir. Que me cuesta. Que tengo muchos temas de los que hablar, pero me planteo escribir de ellos como una cuestión tan seria, tan profunda y de tanta responsabilidad que me puede. Que al final siempre es mucho más fácil dejar una nota rápida en Twitter. O ponerte a leer más cosas, que siempre hay algo interesante que leer. Pero, por otra parte, lo echo de menos. Twitter tiene muchas ventajas, pero no da para explicarte a fondo. No da para argumentar, para enlazar, para construir un relato. Y no estoy dispuesto a dejar mis textos en plataformas de terceros. Ni en Facebooks ni en Google Pluses. Es cómodo pero peligroso.

Así que, con este post, me planteo volver a escribir regularmente en el blog. Tengo unos cuantos temas en la cabeza y constantemente me vienen más. También me interesa mucho saber de qué temas os puede apetecer que escriba a los que todavía leeis este blog. O a los que habéis llegado a él desde Twitter. No me planteo una periodicidad fija, aunque un post a la semana estaría bien. A ver si soy capaz.

Actualización 02/11/11: José Luis Antúnez apunta en twitter muy acertadamente que otro factor es lo complejos que se han vuelto los paneles de administración de los CMS de blogs, en especial comparados con la sencillez de interfaz de Twitter.

Etiquetas: