¿Cómo quieres que sean nuestros blogs?

uservoice

Cuando hablamos con empresas de Web 2.0, la conversación y demás, siempre hacemos hincapié en que pidan sugerencias (feedback) a sus usuarios sobre los productos y servicios que ofrecen. Nosotros en Weblogs SL ya lo hacemos desde el principio en los contenidos gracias a los comentarios del blog. Ahora hemos querido dar un paso más y facilitar una herramienta para que los usuarios puedan darnos de una forma organizada sus sugerencias sobre nuevas funcionalidades y mejoras de las actuales.

En Weblogs SL estamos convencidos de que los medios online del futuro tienen dos componentes muy importantes: contenidos de calidad y funcionalidades tecnológicas. Internamente tenemos un roadmap de desarrollo que es uno de los elementos sobre los que más debate hay, puesto que determina cómo evolucionan nuestros blogs y porque siempre hay más ideas que recursos para llevarlas a cabo y hay que priorizar. Además de usar nuestro propio juicio y experiencia, creemos que tiene mucho sentido preguntar a más gente. Lógicamente hemos empezado por nuestros editores, pero ahora lo abrimos también a los usuarios. En un principio en tres blogs (en de Motorpasion ya está activo) y, según vayamos viendo como evoluciona, lo abriremos al resto. No se trata de hacer diseño por comité, pero sí de tener en cuenta que hay cosas que la comunidad de usuarios ve y nosotros no, o que hay cosas que a ellos les parecen muy relevantes y que a nosotros menos. O al revés, cosas que para nosotros parecen clave y que ellos piensan que son poco importantes.

La herramienta que hemos seleccionado para esta funcionalidad es uservoice. Nos gusta como permite priorizar ideas, como permite comentar y permite usar como identificación openid, con lo que nuestros usuarios habituales no tendrán problema. Otro detalle, el interfaz está razonablemente traducido al español.

Como se dice en inglés, you have to eat your own dog food, así que empezamos por aplicarnos el cuento a nosotros mismos.

En Weblogs SL | Necesitamos saber tu opinión para mejorar
En Motorpasión | ¿Qué funcionalidades te gustaría tener en Motorpasión?

Pensando lo impensable

Hace unos días Clay Shirky escribió un post soberbio sobre el futuro de los medios: Pensando lo impensable. Recomiendo encarecidamente su lectura. Ahora bien, como sé que a alguno le dará pereza y a otros les echará para atrás que esté en inglés, voy a resaltar algunas ideas que me parecen muy relevantes:

  • No es que los diarios no vieran lo que se les venía encima. Lo vieron venir de lejos, se dieron cuenta de que tenían que crear un plan para afrontarlo y crearon no uno, sino muchos: jardines amurallados, educar al público sobre como comportarse, micropagos, usar la publicidad para conseguir los mismos márgenes que televisión y radio, DRM o demandar a los usuarios. Lo único que no consideraron es que no funcionara ninguno de esos escenarios.
  • Normalmente a los que describen la realidad se les suele llamar pragmáticos, mientras que a los que hablan de visiones alternativas se les llama visionarios. En una revolución sucede algo curioso: esos papeles se invierten. En los diarios a los que describen lo que está sucediendo se les considera locos de atar y a los que describen realidades paralelas sin sustento en los datos, se les considera los salvadores.
  • En las revoluciones los modelos antiguos se rompen antes de que los nuevos hayan sido creados. La importancia de un nuevo experimiento no es aparente en el momento en el que aparece. Ni siquiera los revolucionarios pueden predecirlas. Incluso los acuerdos de todas las partes para proteger las instituciones clave deben ser protegidas acaban no teniendo valor (Lutero y la Iglesia Católica insistieron durante años en que, pasara lo que pasase, nadie estaba hablando de un cisma).
  • La gente de los diarios a menudo destacan que los periódicos benefician a toda la sociedad. Es verda, pero irrelevante para la materia en cuestión. “Nos echaréis de menos cuando ya no estemos” nunca ha sido un buen modelo de negocio.
  • La sociedad no necesita periódicos. Lo que necesita es periodismo. Durante un siglo, el imperativo de fortalecer el periodismo y el de fortalecer los periódicos han estado tan unidos como para ser indistinguibles. Ha sido estupendo mientras ha durado, pero ahora que se ha acabado, vamos a necesitar muchas otras maneras de fortalecer al periodismo. Cuando desplazamos la atención de “salvemos a los periódicos” a “salvemos el periodismo”, el imperativo cambia de “preservemos las instituciones actuales” a “hagamos lo que haga falta para que funcione”. Y lo que funciona hoy no es lo mismo que solía funcionar.

Espero haber despertado la curiosidad con estos párrafos para que vayáis corriendo a leer el original.

En esa misma línea, Pepe Cervera comentaba hace unos días en Puertas abiertas a la esperanza qué cosas deberían cambiar las empresas de medios para tener éxito en el nuevo entorno. Y curiosamente muchas de ellas se parecen a lo que llevamos haciendo en Weblogs SL desde hace tiempo.

Julio Alonso Cardenete

Julio Alonso Cardenete

Muchas gracias. Muchas gracias en nombre de Ángeles, en el de mis hermanas, en el de toda la familia, y en el mío propio, por las numerosísimas muestras de afecto, admiración y respeto hacia mi padre que nos habéis dado. Muchas gracias a los que hoy estáis aquí en la Almudena. A todos los que ayer nos acompañásteis en el Tanatorio. A los cientos que nos habéis llamado por teléfono, nos habéis enviado mensajes al móvil, al correo electrónico o en Twitter, Facebook o Tuenti. Gracias también a los que habéis escrito sobre él en la prensa, en vuestros blogs o en sus comentarios.

En esos mensajes nos recordábais las ganas de vivir de mi padre. Su fuerza y determinación en todo lo que hacía. Desde su dedicación a la profesión que amaba, el periodismo, a su determinación para no dejar que una enfermedad inmisericorde, que le iba devorando por dentro, condicionara su día a día o determinase qué podía o no podía hacer.

Fernando González Urbaneja cuenta que “tenía el periodismo en la sangre y en el corazón y se va con el periodismo en la cabeza y en los sentimientos”. Ignacio Martínez dice: “Julio era el veterano con el espíritu más joven, inquieto e innovador que he conocido en toda mi carrera”. Juan Anlarzabal comenta “Julio Alonso tenía todos los días la ilusión del que comienza. Lección suficiente para muchos y para todos”.

Muchos destacan su papel en El País. Juan Varela dice: “Fue fundador de El País, coautor imprescindible de su modelo editorial y gráfico y un referente para toda la profesión por su maravilloso Libro de Estilo, el primero y más completo de la moderna prensa española”. También destacan su papel en la creación de la escuela de periodismo de El País y, en general en la formación de periodistas. Ignacio Martínez recuerda que “ha sido un maestro, porque le gustaba enseñar y (…) porque con el paso de los años no perdió su espíritu perfeccionista y moderno”. Añade también “que el mundo está dividido en dos: aquellos que quieren ser alguien y los que quieren realizar algo. Julio Alonso era un paradigma de lo segundo. Realizó las más variadas tareas de este oficio, lo hizo con perfección y elegancia, y nunca se dio importancia. Y hasta el último día estuvo haciendo planes”. Gracias al Grupo Joly, a la Asociación de la Prensa de Madrid y a Innovation por permitirle hacer tantos de esos últimos planes.

También fue un hombre bueno. A sus hijos nos enseñó lo importante que es amar tu trabajo y trabajar en lo que amas. Nos enseñó la importancia de la atención al detalle, de la paciencia y del orden. Incluso en las últimas semanas seguía doblando su pañuelo metódicamente y estableciendo un lugar lógico para cada cosa. Nos enseñó también a ser curiosos, a tener intereses y a no dejar nunca de aprender. El lema que antaño marcaba en sus libros decía “extrañarse es empezar a comprender”. También nos enseñó a no bajar los brazos, a no rendirnos nunca por adversas que sean las circunstancias. Y a hacerlo todo con buena cara y buenos modos.

Gracias de nuevo a todos por acompañarnos. Papá, te queremos.

Fernando González Urbaneja | Julio Alonso, amigo, compañero, maestro
Juan Varela | Homenaje a Julio Alonso
Ignacio Martínez | Ha muerto un periodista con las botas puestas
Alfonso Armada | Julio Alonso, maestro de periodistas
Juan Anlarzabal | En la muerte de un periodista: Julio Alonso, compañero, amigo y maestro
Alfonso Armada | Julio Alonso, maestro de periodistas
Mariano Alonso | Julio Alonso, un periodista
Bonifacio de la Cuadra | Julio Alonso, profesional de la calidad
Otras reseñas | Julio Alonso Cardenete

OJD, El Mundo, el no saber comunicar y el querer vender la moto

El Mundo se pasa

OJD publica sus datos de febrero, en los que por primera vez se muestran datos de las publicaciones de Unidad Editorial con medición de Nielsen y se armó la marimorena. Resulta que de un mes para otro la audiencia de El Mundo sube de 11 millones de usuarios únicos a 19 millones. Y el resto de medios del grupo más o menos igual. OJD no hace ningún comunicado adicional y El Mundo publica una nota presumiendo de fieles y comparándose con el New York Times.

OJD
No puede ser que, con un cambio tan signficativo, en un grupo muy relevante, y con una variación mayor que la de otros grupos que han pasado por la misma migración, no emitas una nota para explicar el porqué de tal diferencia. Cómo es que alguien prácticamente dobla su audiencia de un día para otro. Como comenta Miguel A. Diaz Ferreira en declaraciones a 233Grados:

…“o bien antes no medía bien, o no mide bien ahora”, explica Miguel A. Díez Ferreira, responsable de la consultora de medios PlanetaMedia.com.

“Por tanto, OJD no sirve como auditor. No te puedes fiar de un auditor que hoy garantiza 10 y mañana 19. Estos bandazos minan su autoridad totalmente (….) ¿Qué pasaría si Sofres, de repente, dice que Telecinco tiene 10 millones de televidentes más que el mes anterior?”, añade.

Las diferencias vienen del cambio de herramienta de medición (hasta enero la herramienta Heatmap de Spring que era la que usaba OJD cuando también era medidor y ahora Market Intelligence de Nielsen) pueden generar discrepancias, pero un 75% suena muy exagerado. Entre la medición que hacía OJD y la que hace Nielsen yo, personalmente, me fío mucho más de la de Nielsen (dejando aparte temas de agrupación de URLs que en este caso parece que no son relevantes). Y si la medición actual es correcta, está claro que la anterior estaba equivocada, y que OJD se ha pasado muchos meses reportando datos muy bajos para Unidad Editorial (y cobrándoles por ello). Al parecer OJD medía con su herramienta diariamente los usuarios únicos y, para los datos mensuales, aplicaba correcciones que le hacían pasarse de frenada y reportar datos de usuarios únicos demasiado bajos. Esa parece ser la causa principal por la que los datos de usuarios únicos apenas cambien, pero sí los mensuales al alza y los datos de tiempo medio de visita a la baja (se divide entre más usuarios).

Para terminar de arreglarlo OJD publicó primero los datos de usuarios únicos diarios y luego ha vuelto a usuarios únicos mensuales. Total, que se genera una confusión que en nada ayuda a proporcionar credibilidad a los datos de audiencia de internet. Con la relevancia que ello tiene para terminar de convencer a los anunciantes más reticentes a hacer su transición al digital.

OJD está liquidando muy rápido el crédito que tiene en el sector. Su autoridad como auditor independiente está en entredicho por este episodio, pero también por otros anteriores en los que ha demostrado su falta de criterio. Al final lo que van a conseguir es que la medición de referencia del mercado acabe siendo la de Google, o la que den nuevos actores como Quantcast, que traen enfoques innovadores al asunto de cómo convertir navegadores únicos en usuarios únicos.

El Mundo
Sin llegar a los extremos de Expansión, que se pone la venda antes de la herida iniciando su nota con un “sin trampa ni cartón”, El Mundo, al que aunque nadie le discute su posición de grupo líder, juega a liarla comparandose con medios internacionales para darse una relevancia que, al menos de momento, aún no tiene. Y es que en su comparación está casi a la altura del New York Times. Sólo que los datos del NYT son del pánel de Nielsen, que es una fuente totalmente diferente, que no se puede comparar con los datos de Market Intelligence. A Adrián en Audiencias le salen prorrateando 62 millones de usuarios únicos censales para el New York Times. Google Adplanner le da 54. En cualquier caso siempre muy lejos de los 19 de El Mundo.

Y además, publican un ranking de medios purgado, que ni es el general (en el que Softonic les supera), ni el de la categoría de noticias e información (faltan y sobran medios) y que, si no recuerdo mal, contraviene las reglas de la propia OJD sobre cómo se pueden comunicar sus datos.

Por cierto, muy a nuestro pesar, a partir de marzo los datos de Weblogs SL, que ya vienen siendo medidos con Market Intelligence de Nielsen desde febrero de 2006, también aparecerán en la herramienta de OJD.

Google Adsense, perdiendo el control de tu publicidad

Google Evil

Google acaba de anunciar que se lanza al behavioural targeting (publicidad de comportamiento) con sus interest-based ads. Algunos lo saludan con alabanzas pensando que va a hacer subir la relevancia de la publicidad y por ende el ingreso medio de los partners de Adsense. Yo soy mucho más escéptico. En primer lugar creo poco en el behavioural targeting (de aquí en adelante BT), al menos tal y como está concebido hoy en día en la mayor parte de implantaciones. Para segmentar usuarios se usa su perfil de navegación por las páginas que participan en el programa (en este caso por todas las páginas que tienen adsense y han sido previamente clasificadas según contenidos por su robot). Esto es, si alguien lee Motorpasión se le clasifica como interesado en coches. Todo lo más, si visita un post sobre el Bugatti Veyron le clasifica como iluso interesado en coches de altas prestaciones.

Luego, con esa segmentación se le muestran anuncios de coches, o de coches de gama alta, cuando visita otras páginas más generalistas (esto es, con menor CPM que el que proporcionan los anuncios de motor). Esto es muy interesante si tienes millones de páginas vistas invendidas de temáticas generales. Por ejemplo para cualquier diario online. También está bien si tu única fuente de ingresos publicitarios es adsense (sí, ya sé, es casi un suicidio, pero es una realidad mucho más prevalente de lo que uno se imagina). Ahora bien, si tienes páginas segmentadas y especializadas y vendes tu publicidad directamente, no te ayuda nada. Es más, eres un contribuyente neto a perfilar con la información de tus usuarios, los espacios publicitarios de terceros. Si resulta que tienes un sitio de golf con pocas páginas vistas pero CPM muy alto, acabas de compartir esa información con Google para que la use en los millones de páginas vistas a granel de tu competencia. Y por ese perfilado tú no ves un duro. Es más, lo más probable es que veas como te baja el CPM medio de tu publicación de golf ahora que a los aficionados al golf también se les puede mostrar la publicidad en cualquier página.

Desde el punto de vista del usuario, Google ha tenido el acierto de permitirte ver tu perfil de intereses e incluso modificarlo. Pero desde el punto de vista del dueño de un sitio partner de Google, volvemos a no tener capacidad de elección. No podemos decirle a Google que no use nuestra información para perfilar publicidad para terceros, ni tampoco (aunque esto es menos relevante) pedirle que no muestre publicidad BT en nuestros sitios.

Perdiendo el control
Pero esto no es nuevo. Es parte de una tendencia por parte de Google de hacer tragar carros y carretas a sus socios de Adsense. Sí, a los dueños de los espacios publicitarios que suponen un tercio de los ingresos totales de Google. Básicamente nos vamos quedando con la única opción del botón on-off. Originalmente Google sólo permitía publicidad de texto orientada por palabras clave. Más tarde introdujo publicidad gráfica también orientada por palabras clave. Y entonces creó la opción de definir si queríamos mostrar sólo texto, sólo gráficos o ambos. Y era un trade-off apropiado. Te permitía elegir.

Luego se añadió la opción de publicidad orientada a sitio, por la cual los anunciantes podían pagar CPM para salir en tu sitio. Pero no se añadió una opción para el dueño del sitio para no admitir CPM, que además puede ser tanto de texto como gráfico. Si no quieres publicidad orientada a tu sitio (por ejemplo porque compite claramente con la publicidad que vendes directamente) tienes que ir filtrando una a una las URLs de los anunciantes. Y además los borras tanto para CPM como para CPC.

Más tarde se añadió el video, que se incluyó en imágenes. Osea, que tampoco puedes optar por no mostrar video si tienes imágenes activadas. Hace una semana Google añadió la opción de anuncios expandibles, en los que puede haber interacción antes del click pero sólo hay pago si se hace click, no si se abre el anuncio. Y de nuevo no hay opción de anularlos para el publisher. Y ahora publicidad BT.

En Weblogs SL usamos adsense en nuestras posiciones publicitarias cuando no tenemos campañas mejores que mostrar. Aunque suponen un porcentaje muy alto de las impresiones totales (posiblemente superior al 80%), en ingresos están más cerca del 10% que del 20%. Para España tenemos habilitada sólo la publicidad de texto, fuera de España está habilitada también la gráfica. Después de esto nos estamos pensando seriamente si merece la pena abandonar Adsense. Al menos para nuestras impresiones en España.