¡Me pido el verde!

tmobile

No sé si reir o llorar. Resulta que T-Mobile ha registrado, como parte de su imagen corporativa, el color magenta, esa especie de rosita que tiene su logo. Y, ni cortos ni perezosos, han decidido mandarle una carta, entregada en mano, a engadget mobile, para que dejen de usarlo, porque podría inducir a confusión. Claro, ¿quién no confundiría un operador de telecomunicaciones con un blog?

Lo mejor, la tabla que publica engadget mobile para aclarar las diferencias entre t-mobile y engadget mobile. Pues eso, que voy a llamar corriendo a nuestros abogados para que me registren el verde weblogs…

Actualización 4/4/08: Free Magenta, vía Twitter Fernando Polo

Enlace | Deutsche Telekom / T-Mobile demands Engadget Mobile discontinue using the color magenta

Arrebatadora, todo sobre belleza

Y el nuestro blog número 30 es Arrebatadora, un blog sobre belleza que busca complementar la oferta de contenidos dirigidos al segmento de público femenino. Las temáticas que abordará serán: cosmética, perfumes, maquillaje, nutrición, ejercicio, dietas, cabello y hasta cirugía estética. Se une a Trendencias (moda), Decoesfera (decoración), Embelezzia (lujo), Bebés y más (maternidad e infancia) o Directo al paladar (cocina). Bueno, aunque también es verdad que en todos ellos hay también contenidos para hombres. Tenemos muchas esperanzas puestas en este blog. Pensamos que viene a cubrir un hueco que no estaba bien cubierto, y además que se complementa muy bien con el resto de nuestra oferta de contenidos. También pensamos que será muy interesante para los anunciantes de la categoría o interesados en su público objetivo.

En este caso el lanzamiento en abierto del blog fue el pasado día 14, justo antes de las vacaciones de Semana Santa, pero el lanzamiento oficial lo anunciamos hoy, a la vuelta de vacaciones.

Publicidad online: marcas o tecnología

En la blogosfera anglosajona hay, desde hace tiempo, mucho ruido en torno a cómo será la publicidad online en el futuro. John Battelle, el fundador de Federated Media, viene hablando de ello desde hace tiempo. Por un lado muchos grupos de medios están corriendo a montar grandes redes de soportes publicitarios de terceros para vender su publicidad. Glam Media asegura llegar a 20 millones de usuarios únicos femeninos a base de agregar sitios de dudosa calidad. Otros anuncian nuevas redes, como Forbes y su nueva red de publicidad en blogs y sitios con contenidos financieros. Yahoo también se está enfocando en convertirse en una enorme red, que gestione la publicidad de muchos sitios, apalancándose en sus adquisiones de empresas de publicidad de comportamiento. Todo esto motivado, en última instancia para competir con Google y sus algoritmos. Con AdWords y AdSense.

Además, una buena parte de anunciantes y algunas agencias se han dejado seducir por la facilidad de la publicidad de respuesta directa en internet. Por poder medirlo todo y medirlo sólo en impacto directo en ventas. Que sí, que es importante, pero no lo es todo.

Sin embargo, algunos, encabezados por el propio Battelle, sostienen que la publicidad, incluida la online, no es sólo cuestión de algoritmos, de tecnología y de grandes volúmenes. Battelle evoca, yo diría que con nostalgia, la capacidad de embelesar de un buen anuncio a doble página de calidad y muy enfocado en el público de una revista de contenidos de calidad. Recuerdo leer Wired en sus principios en buena parte por sus anuncios, y John Battelle fue uno de sus fundadores. En publicidad online todavía no hemos encontrado el Santo Grial del formato que a la vez permita conseguir un fuerte engagement emocional. Battelle habla de marcas, de trabajar con los directivos de marketing de las empresas para encontrar esa fórmula ganadora. Y habla de medios conversacionales, que es otra manera de hablar de medios sociales, o medios 2.0.

Yo creo que el camino a seguir es este segundo, no el primero. No digo que no haya que tener anuncios de AdSense, nosotros tenemos muchas impresiones de AdSense, sino que no pueden ser tu modelo de negocio, todo lo más un complemento. Que sí, que puede que sea muy importante al principio, pero que luego debe serlo mucho menos. En Weblogs SL hemos debatido mucho si intentar crecer rápidamente. Si debemos entrar en esa batalla de los grandes números; de cuántos millones de usuarios únicos tienes que tener para estar en el top 10. Cuando en realidad lo que interesa es estar en el top 10 de ingresos y para eso no es imprescindible estar en el top 10 de tráfico. Hemos intentado hacer esfuerzos para reforzar la gestión de nuestra publicidad de relleno. Pero resulta que, incluyendo Google, representa apenas un 15% de los ingresos y supone en torno al 75% de las impresiones publicitarias.

Así, nos hemos dado cuenta de que no sólo no vale la pena apostar por la publicidad de relleno; sino que estratégicamente es una decisión equivocada. Hace unos días, hablando con los responsables de una de las mayores agencias de medios online en España, comprobamos que coincidían con nosotros en este análisis. En nuestro caso, tiene más sentido apostar por trabajar más y mejor con anunciantes y agencias, que valoran el valor diferencial que aporta la especialización de nuestros contenidos y la segmentación y especificidad de nuestras audiencias, que intentar vender los excedentes de inventario a precios de saldo. Y seguro que nuestros lectores lo agradecerán.

iPhone y Vodafone: pagando la novatada

Vodafone iphone

Desde principios de año disfruto de un iphone propio, después de haber tenido prestado uno un par de semanas (gracias Anil) y de haber babeado bastante hasta que llegó el mío. Llevaba teniendo teléfonos con 3G varios años (y recuerdo haber usado conexión de datos con un Nokia 2110 hace cosa de 10 años), osea que no soy precisamente nuevo en esto. Sin embargo, hasta que no he usado un iPhone no he pasado a usarla con frecuencia. Ahora me encuentro con que la uso, no sólo en movilidad para ver correo, navegar o consultar algún dato, o actualizar twitter o friendfeed, sino que también lo uso mucho en casa o en la oficina, en momentos en los que no tengo (o no quiero tener) un ordenador a mano. Parece que no soy el único.

Bueno, pues agarraos que vienen curvas. Como imaginé que esto de la conexión móvil no era barato, nada más activar el acceso móvil llamé a Vodafone y contrate una tarifa de datos. En concreto la tarifa profesional: 350 megas al mes por 25 euros. En principio suficiente para navegar a gusto con el iphone. La sorpresa ha sido encontrarme con sendas facturas mensuales de 75 y 170 euros sólo de servicios de datos. No son los 2.100 dólares de la factura de Chris Anderson, pero pica. Y tampoco es un caso aislado.

Aparte de que el importe de la cuota no coincide ni remotamente con lo que debería ser, resulta que me han cargado el consumo que hice entre que llamé a solicitar la tarifa y la activación de esta. El operador me dijo que a partir de las 00:00 horas del día siguiente estaría activa. En realidad fue dos días después cuando recibí el sms confirmándolo. Esa pequeña diferencia ha supuesto casi 200 euros. ¿Por qué? Pues porque, según parece, el iphone establece conexiones móviles de vez en cuando (por ejemplo cuando pierde la señal wifi) y Vodafone te cobra por conexión y además considera que no te has desconectado. Por cierto, tengo la opción de comprobación automática del correo en manual). Total, que en la factura de febrero me cobran 74,50 euros por una transferencia total de 149 kbytes, y 121,50 en marzo por otros 243k. Sale partido en dos facturas porque esos dos/tres días cayeron justo en el corte de fecha de facturación.

He presentado una reclamación. Cuando me contesten posiblemente me dirán que aunque yo no fuera consciente, mi teléfono se ha mantenido conectado ininterrumpidamente durante dos o tres días, aunque no haya transferido ningún dato. Y posiblemente me tenga que comer dichos importes. Ahora, estaréis conmigo en que los precios de conexión sin tarifa son absolutamente abusivos. Yo entiendo que te cobren más que si tienes una tarifa, pero no quiero ni calcular el precio por mega que sale de esta manera.

Pues eso, que sirva de aviso a navegantes (nunca mejor dicho).