Technorati, Edelman ¿y el español qué?

De visita casual por el blog de Steve Rubel me encuentro con el anuncio de un acuerdo entre Edelman, la firma de relaciones públicas para la que trabaja, y Technorati para crear versiones locales del servicio de este último.

Vista la toma de conciencia de Technorati de que la tierra es plana, ante la apabullante realidad de que dos tercios de la conversación en blogs no es en inglés, era de cajón un movimiento de este tipo. Edelman, que tiene presencia global (también en España) les ayudará y a cambio tendrá la exclusiva de utilización del servicio mientras esté en beta. Muy buen movimiento y beneficioso para todos.

Ahora bien, las versiones locales que se planea lanzar son “aleman, coreano, italiano, francés y chino”, empezando por el francés esta semana (hi Guillaume). ¿y qué pasa con el español? Pase que el chino o el coreano vayan antes, incluso que el francés por aquello del mayor desarrollo de la blogosfera francesa, ¿pero el italiano? Por favor…

¿No será que a Edelman le interesa menos nuestro mercado? Porque la cosa se cae por su propio peso.

También lo comenta | Blogs corporativos

Neutralidad de la red

net neutrality

La neutralidad de la red es uno de los principios básicos sobre los que se fundamenta internet tal y cómo lo conocemos. Contado en términos muy simples viene a decir que la inteligencia, los servicios se ponen en los extremos de la red, y la red en sí trasmite todo sin mirar ni jerarquizar ni priorizar. Las grandes ventajas son que no hace falta tocar nada en la red para lanzar un nuevo servicio y que la red es básicamente la misma para todo el mundo.

Este principio se ve ahora amenazado por las compañías de telecomunicaciones de Estados Unidos que pretenden poder diferenciar servicios en su parte de la red. El mismísimo Tim Berners-Lee advertía hace poco de ello. De esa manera podrían dar mayor prioridad a los propios, no permitir que los usuarios accediesen a servicios que consumen mucho ancho de banda pero que no reportan beneficios a las operadoras (léase P2P) o cobrar, no sólo a sus usuarios como hacen hasta ahora, sino también a los grandes proveedores de contenidos (Google, Yahoo, Microsoft), con los que por otra parte en muchas ocasiones compiten, y entorpecer el acceso a los contenidos de los pequeños proveedores de contenidos (entre ellos los blogs) que no podrían permitirse pagar.

Eso que cuento no es ciencia ficción o un fenómeno puramente americano. Ono ya está empezando a ponerlo en práctica.

Lógicamente los proveedores de contenidos se oponen. ¿Será suficiente? Puede que no. Por ello es preciso que los consumidores, que los internautas se movilicen para frenar estos intentos. Sin embargo, yo no soy pesimista del todo. Confío en que este intento no llegue a buen puerto. Pero si lo hiciera, estoy seguro de que surgirían proveedores de acceso a internet dispuestos a mantener el modelo original (como mínimo los que lanzasen los grandes proveedores de contenidos), y la gente votaría con sus pies yéndose a esos ISP. Claro, que lo harían los usuarios más sofisticados, dejando a los novatos en el hinternet, creando otra brecha digital.

Sería triste que se recrease así el intento original de AOL, de Compuserve (¿os acordáis?) y de muchos otros de hacer jardines cerrados de los que los usuarios no saliesen y en los que sólo se tuviera acceso a sus productos.

Vía | Escolar y La Petite Claudine.
Más información | eCuaderno, Periodistas21, Net Neutrality en Google News
En clave de humor | Ask a Ninja

El IM también en entorno profesional

adium
Hace ya tiempo, leyendo el imprescindible Smart Mobs de Howard Rheingold, me llamó la atención como contaba que para los jóvenes y adolescentes japoneses el correo era “algo que usas para escribir a los abuelos”. Hace unos días Albert Armengol comentaba en su blog (de muy baja frecuencia, pero imprescindible) que los quinceañeros españoles lo definen como “eso que te avisa el messenger que tienes”. Brutal, pero cierto.

Pero no sólo en ese grupo de edad. Yo obviamente uso muchísimo el correo, pero también uso mucho la mensajería instantánea. La imagen es una captura parcial de mi escritorio con la lista de contactos en Adium (con contatos en Gtalk, Yahoo y MSN por orden de frecuencia). Sumo 179 contactos. Y eso sin contar Skype, que también acabo usando más para texto que para voz. Recuerdo (por mi nick en Yahoo Messenger) que empecé a usar la mensajería instantánea en 1999.

Un año después, cuando la empresa en la que trabajaba, Cluster Consulting (consultora estratégica española especializada en telecomunicaciones) se fusionó con Diamond Technology Partners (americana, cotizada en el NASDAQ y especializada en internet) sufrimos un curioso choque cultural. Los americanos se extrañaban de vernos a todos los europeos pegados al móvil llamando y recibiendo sms sin parar. Nosotros alucinábamos de verles abrir los portátiles en reuniones para usar el messenger. Eso fue hace seis años.

Precisamente Albert esta ahora metido en lanzar Festuc, que es una síntesis muy interesante de las redes sociales (sobre las que algo sabe por su experiencia en eConozco) con los móviles y orientado a un público concreto (joven y adolescente) para una situación concreta (salir de marcha y conocer gente). Puede ser un bombazo en toda Europa. Al tiempo.

De momento está en beta y sólo se puede acceder por invitación. Javier en Loogic tiene más información y ofrece invitaciones.

No a los blogs corporativos sin conversación

Yo a Fernando Polo le tengo mucho aprecio y le sigo de cerca (de vez en cuando se marca artículos estupendos, hoy sin ir más lejos), pero las cosas que no pueden ser, no pueden ser y además son imposibles. Me explico. Ayer Fernando publicaba Estrategia, no ideología en el que venía a decir que lo de la conversación es una chorrada y que lo que hay que pensar es en que las empresas se conviertan en medios de comunicación.

Soy el primero en reconocer que los blogs no son la panacea para todo, y mucho menos para las empresas. También soy consciente, y así se lo contamos a nuestros clientes, que los blogs requieren mucho trabajo, dedicación y constancia, que no todo el mundo está dispuesto a aportar y que, además, no están indicados para cualquier empresa.

Ahora bien, de ahí a abogar porque se usen exclusivamente como “medio de comunicación”, como herramienta de broadcasting y adjurar de la conversación va un abismo. No somos los únicos que hemos comentado que aunque el spot se vista de blog, spot se queda. Usar un blog para lanzar los mismos mensajes semi-vacíos de siempre, de la misma forma y sin conversación, por muy bonito que sea el diseño, ya no cuela. Los consumidores, los clientes, el público, quiere poder participar, quiere poder cantarte las cuarenta si se tercia. Ya no le vale sólo que les des más información y más actualizada de la que dabas antes con una web estática con animación de flash en la portada.

Yo entiendo que Fernando tenga que defender (y promocionar activamente) su producto, pero por favor, Fernando, no lo hagas tirando piedras sobre los blogs.

Alesti, el sucesor de bloglines

alesti
Hace ya bastante tiempo que Bloglines no evoluciona. No sé si es desde que lo compró Ask o desde antes. Aunque funciona relativamente bien, se ha quedado un poco antiguo. En especial la gestión de des-suscripciones y carpetas de feeds es cuanto menos farragosa.

Hace unos meses Genbeta publicó una entrada sobre un nuevo agregador de feeds online que usaba tags y ajax. Poco después vi que lo comentaba Alvy en Microsiervos, así que me decidí a probarlo.

La importación de los OPML, aunque larga, funcionó a la perfección (incluso más simple que la exportación desde Bloglines). Luego quedaba la tarea de etiquetar los feeds. Laborioso pero útil. Una de las grandes ventajas, aparte de que con el ajax es mucho más ágil, es que puedes meter un feed en varias categorías. Por ejemplo, tengo Microsiervos etiquetada como “diario”, como “a-blogs” y como “geek”.

Llevo unas semanas usando exclusivamente Alesti y he de decir que me gusta la experiencia. Aún le faltan algunas cosas que tiene Bloglines (un applet para suscribirse, vías para compartir o permitir ver suscripciones de otros usuarios y alguna cosilla más), pero yo ya me he cambiado.

Por cierto, ya hay versión en español.