¿Qué piensan de los weblogs las agencias publicitarias americanas?

Steve Hayden

Como no me acababa de decidir en qué blog publicar esta nota, al final la he publicado aquí y en Weblogs SL . En el fondo creo que es interesante para ambas audiencias (en el supuesto, probablemente hipotético, de que fueran distintas)

La revista Fortune publica un muy interesante artículo en el que Steve Hayden, gurú del marketing, vice chairman de la agencia de publicidad Ogilvy & Mather, el autor del famoso anuncio de Apple 1984 y ahora responsable de la cuenta de IBM.

En ella Steve Hayden habla de los blogs, de cómo los blogs están cambiado las relaciones entre consumidores, empresas y anunciantes.
Muy en resumen habla de:

  • Como una fuente fiable de información para los consumidores
  • Como fuente de feedback fiable para las empresas
  • Como un lugar dónde expresar las opiniones, buenas o malas, sobre un producto concreto
  • Como reality check
  • Como medio para llegar a una audiencia influyente

Me encanta porque no es un bloguero recalcitrante (como yo) quien lo dice, sino todo un ejecutivo famoso de la industria publicitaria. ¿Alguien le hará caso por aquí?

Después de todo, hace nada que Bill Gates concedió su primera entrevista a un blog, Gizmodo hace poco. Por cierto, dejando de paso a la revista Rolling Stones con la miel en los labios.

Vía | Loic

4 Comentarios

  1. Bienvenido a la sensación de escribir varias veces lo mismo en distintos sitios! 🙂 Si además quieres que no sea igual, ya no te cuento X)

  2. los Rolling Stones iban a entrevistar a Bill Gates? O iba a ser una entrevista en el Rolling Stone?

    🙂

    (perdón por la pedorrez, pero además de blogs uno tiene otras aficiones… jejej)

  3. Álvaro, tienes toda la razón. Lo aclaro en el post.

  4. Julio,

    el matiz es la «s». El grupo termina en «s», la revista es en singular: Rolling Stone.

    🙂

    pero vamos que no te molestes en actualizar el post, que si no a todos los sindicadores les volverá a aparecer este post y el único cambio será la ausencia de una «s» en algo tan trivial!