El SIMO del Sol


Se supone que el SIMO es una feria profesional en la que muchas empresas del sector (creo que casi 800) presentan sus productos y muchas más empresas van a verlos. De hecho para entrar durante la semana te piden una tarjeta de tu empresa incluso aunque lleves una invitación a tu nombre de un expositor.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte la cosa va degenerando. Ya no es tanto que los stands compitan por ver quién tiene las azafatas más monas, con vestimenta más llamativa, etc. Es que se está convirtiendo en un puro show: zancudos en Vodafone, en otro stand un número de magia con un mago atado con cuerdas que se desata en un pis pas, bailarines, un vendedor de feria contandonos a grito pelado y con micrófono lo mucho que ahorramos con sus impresoras, incluso en el stand de HP han montado una peluquería dónde maquillan a las visitantes que lo deseen, por aquello del lema de mejorando tu imagen.

¿Qué es lo que pasa? Pues que también en el SIMO hay que competir en la economía de la atención, y aunque yo vaya a ver novedades tecnológicas, la competencia para atraer mi atención es muy alta. ¿Funciona? ¿Vale la pena?

Más seguimiento y noticias en Xataka