De los blogs al bolsillo por la vía indirecta

En un comentario reciente Álvaro casi me pisa el tema de esta nota. Hablábamos del dilema de trabajar para vivir o vivir para trabajar aplicado a los weblogs. Álvaro nos cuenta que hay otra posibilidad: tener un trabajo remunerado que te guste, que no sea directamente trabajar en weblogs, pero que estos jueguen un papel de retroalimentación en tu actividad. David de Ugarte, con su peculiar estilo, también cuenta algo parecido en Los Blogs se convierten en empresa.

A Enrique Dans le pasa otro tanto. Él habla de la sharing economy, haces algo que te gusta, lo haces gratis, pero se generan sinergias (soy consultor, tengo que usar palabros) con otras actividades suficientemente cercanas a aquello sobre lo que se bloguea que sí son remuneradas. Generas una imagen, una credibilidad, que luego sirve de semilla para otras cosas.

Claro, que eso supone plantar ahora y trabajar el campo durante mucho tiempo para que luego se puedan recoger frutos. Y además el resultado es bastante incierto, no hay muchos precedentes, no hay seguridad en el camino, y además no se va en línea recta: se intenta conseguir indirectamente aquello que se persigue. Es lo que llaman la oblicuidad. Otro día le dedicamos un ratito.

Blogger de profesión, oficinista de hobby

La reciente polémica sobre la publicidad en los blogs me ha hecho recuperar un tema sobre el que quería escribir desde hace tiempo. No voy a enlazar para que nadie se lo tome como un ataque personal, y voy a exagerar algo para que se entienda mejor. Dicho esto, hay algunos que opinan que un blog sólo debe escribirse como hobby altruista, mientras que uno debe ganarse el pan con otras ocupaciones. Parece evidente que, incluso hoy, hay mucha más gente a la que le gustaría ganarse el pan con su blog que oportunidades reales de hacerlo. Sin embargo, algo dentro de mí hace que dicha afirmación me resulte difícil de digerir.

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?
Creo que existen dos concepciones radicalmente opuestas de la relación entre trabajo y ocio, entre las actividades que nos proporcionan los medios económicos para vivir (con mayor o menor confort) y las actividades que nos gusta realmente desarrollar. Por los motivos que sea hay gente que no ha tenido más remedio (o incluso algunos que han preferido) separar estos dos ámbitos. Trabajan de 9 a 5 (el que todavía tiene un empleo con ese tipo de horario) en algo que no les agrada, que les aburre y que no les motiva. Pasan el tiempo de trabajo pensando en otras cosas y contando los minutos para salir, para la liberación. Y a partir de ahí se dedican a lo que realmente les gusta; ya sea escribir blogs o pintar soldaditos de plomo.

La concepción opuesta es la de los que (aquí yo me incluyo) hemos buscado trabajar en algo que nos guste, que nos llene, que nos motive, de lo que nos gusta hablar cuando volvemos a casa, sobre lo que pensamos continuamente. Eso hace que, a veces, se nos considere incluso workaholics. Pero, si tienes la suerte de trabajar en lo que realmente te gusta… ¿qué diferencia hay entre trabajo y ocio? (más…)

Publicidad en los blogs (II)

En los blogs como negocio los ingresos por publicidad son esenciales. A día de hoy, son el único modelo de negocio viable. Otra cosa es que, por supuesto, sólo con AdSense no será suficiente. También es cierto que, como apunta Jason Calacanis (co-fundador de Weblogs Inc. el máximo competidor del editor de Gawker Media Nick Denton), hace falta un cierto tráfico mínimo para empezar a jugar a esto. Él cifra en 250.000 páginas vistas al mes para, con un CPM de 2 a 5 dólares facturar entre 500 y 2.500 dólares al mes. Lógicamente está considerando una mezcla optimizada de publicidad contratada directamente, patrocinios y AdSense. Yo creo que, aunque sea verdad para el mercado angloparlante, en la blogosfera hará falta algo más de tráfico.

Por otra parte, estoy de acuerdo con Jason en que el camino lógico es primero construir el blog, el contenido y el equipo, luego se genera la audiencia (en un espacio de tiempo prolongado) y luego es cuando se tiene que gestionar, de una manera profesional, la generación de ingresos por publicidad. No nos olvidemos de que blogs profesionales, como los de Jason o Nick, tienen un equipo de trabajo detrás importante. No se trata sólo de bloggers y editores, también hay diseñadores y, sobretodo, personas dedicadas exclusivamente a la venta de publicidad.

En España todavía no hay nadie que lo haya abordado de una forma totalmente profesional, aunque hay intentos. Nosotros con Xataka lo estamos intentando pensando en ir poco a poco, día a día. Y todavía no de una manera tan profesional como nos gustaría.

A propósito, aunque ya se ha comentado en público el lanzamiento en pruebas de Xataka, esperaré al lanzamiento oficial, en unos días, para comentarlo con más calma. Incluso me han pedido que haga un The Making of. Creo que sería interesante por cómo se ha gestado la iniciativa.

Publicidad en los blogs

Actualización: Si llegas aquí desde Google buscando blogs para insertar publicidad, visita la página en Weblogs SL sobre publicidad en blogs.

El tema está muy, pero que muy candente. Aunque es un tema recurrente, creo (se admiten correcciones) que esta vez empezó con una anotación de Timshel en bitacoras.org el martes pasado. Siguió en eCuaderno. Luego se montó una conversación interesante en Atalaya, la siguió Alvy por duplicado en Microsiervos, tercia Isopixel, luego Minid y contrataca Isopixel. Aparte de esta ensalada de enlaces que, como todo el mundo sabe, sólo sirve para que aparezca un enlace a esta nota en todos esos blogs (bueno, y para que se pueda seguir entera esta conversación distribuida), ¿cuál es el meollo del asunto? ¿Publicidad sí, publicidad no?

Más o menos. Hay quien defiende que poner publicidad en un blog es algo legítimo, que incluso no necesita justificación adicional. Por si acaso hay alguien despistado, estamos hablando fundamentalmente de la publicidad de texto de Google AdSense, y en todo caso de anuncios contratados directamente con el blog o de patrocinios, no de banners de intercambio, pop-up o similares. Hay quien está en contra de la publicidad, bien porque considera que ensucia el espíritu de las páginas, bien porque opina que, para la mayoría de los bloggers, lo que van a recaudar es muy poco, y por eso no merece la pena vender la primogenitura.

Yo creo que hay que hacer ciertas distinciones, una cosa son los blogs personales, y por estos no entiendo los diarios personales, sino como blogs que escribe un individuo sobre temática más o menos genérica para contar lo que le dé la gana, y otra cosa son los blogs profesionales. Y de nuevo, aquí no me refiero a los blogs corporativos, sino a los blogs que se publican como negocio.

A mí la cuestión me interesa mucho, aparte de por curiosidad intelectual malsana (a la JJ) porque me siento doblemente aludido. Por una parte porque Merodeando tiene publicidad AdSense desde hace unas semanas, por otra porque unos cuantos estamos lanzando en pruebas Xataka, un blog de grupo especializado en gadgets y con clara vocación comercial. Como el tema da para mucho voy a separar las dos partes en dos anotaciones. En esta primera hablaré de los blogs personales. (más…)