Vodafone ADSL: cómo perder clientes

Soy cliente de Vodafone desde 1997, desde que empecé a trabajar en Cluster Consulting (que participó en el lanzamiento de Airtel) y me dieron aquel Nokia 2110 de empresa que entonces era lo más de lo más. Desde entonces he mantenido de forma ininterrumpida dos líneas. Una personal siempre a mi nombre y otra que ha ido cambiando de titular según dónde trabajaba, pero que siempre he usado yo. En teoría para Vodafone soy cliente Platino, y se supone que eso implica un trato preferencial de algún tipo. Mi gasto telefónico mensual no suele bajar de los 100 euros (voz + datos).

A principios de mes me dejé seducir por la oferta de ADSL Vodafone y solicité el alta en la tienda online el viernes día 5. Muy amables me llamaron el sábado para procesarlo y, como no me venía bien, me volvieron a llamar el lunes 8, a pesar de que era festivo, que fue cuando finalmente solicité el alta. Me informaron de que tendría el equipo (router ADSL + modem USB) en casa en 5 días y que a partir de entonces me podría conectar, pero que la portabilidad de línea tardaría más, como un mes. Ya antes había tenido algún problema serio con la línea ADSL, que me dejó claro que el servicio más fiable es el de Telefónica. No porque sea mejor (en mi casa sólo da un mísero mega de bajada y apenas 300k de subida), sino porque no suele cortarse y si lo hace suele arreglarse rápido. No digo que sea mérito suyo, posiblemente muchos de los problemas de sus competidores se deban a Telefónica (aunque estoy seguro que no todos).

Pero esta oferta de Vodafone me parecía distinta. Las tres veces que he decidido cambiar de proveedor de ADSL en casa mi preocupación principal no es cuándo me dan el alta con la línea nueva, eso me da igual, sino cuánto tiempo me dejan sin servicio. El producto de Vodafone, con el modem usb que va sobre su red móvil (y que funciona estoy seguro mejor que el que ya tengo) me hacía pensar que sería un proceso blindado a las interferencias de Telefónica. Craso error.

(más…)

iPhone y Vodafone: pagando la novatada

Vodafone iphone

Desde principios de año disfruto de un iphone propio, después de haber tenido prestado uno un par de semanas (gracias Anil) y de haber babeado bastante hasta que llegó el mío. Llevaba teniendo teléfonos con 3G varios años (y recuerdo haber usado conexión de datos con un Nokia 2110 hace cosa de 10 años), osea que no soy precisamente nuevo en esto. Sin embargo, hasta que no he usado un iPhone no he pasado a usarla con frecuencia. Ahora me encuentro con que la uso, no sólo en movilidad para ver correo, navegar o consultar algún dato, o actualizar twitter o friendfeed, sino que también lo uso mucho en casa o en la oficina, en momentos en los que no tengo (o no quiero tener) un ordenador a mano. Parece que no soy el único.

Bueno, pues agarraos que vienen curvas. Como imaginé que esto de la conexión móvil no era barato, nada más activar el acceso móvil llamé a Vodafone y contrate una tarifa de datos. En concreto la tarifa profesional: 350 megas al mes por 25 euros. En principio suficiente para navegar a gusto con el iphone. La sorpresa ha sido encontrarme con sendas facturas mensuales de 75 y 170 euros sólo de servicios de datos. No son los 2.100 dólares de la factura de Chris Anderson, pero pica. Y tampoco es un caso aislado.

Aparte de que el importe de la cuota no coincide ni remotamente con lo que debería ser, resulta que me han cargado el consumo que hice entre que llamé a solicitar la tarifa y la activación de esta. El operador me dijo que a partir de las 00:00 horas del día siguiente estaría activa. En realidad fue dos días después cuando recibí el sms confirmándolo. Esa pequeña diferencia ha supuesto casi 200 euros. ¿Por qué? Pues porque, según parece, el iphone establece conexiones móviles de vez en cuando (por ejemplo cuando pierde la señal wifi) y Vodafone te cobra por conexión y además considera que no te has desconectado. Por cierto, tengo la opción de comprobación automática del correo en manual). Total, que en la factura de febrero me cobran 74,50 euros por una transferencia total de 149 kbytes, y 121,50 en marzo por otros 243k. Sale partido en dos facturas porque esos dos/tres días cayeron justo en el corte de fecha de facturación.

He presentado una reclamación. Cuando me contesten posiblemente me dirán que aunque yo no fuera consciente, mi teléfono se ha mantenido conectado ininterrumpidamente durante dos o tres días, aunque no haya transferido ningún dato. Y posiblemente me tenga que comer dichos importes. Ahora, estaréis conmigo en que los precios de conexión sin tarifa son absolutamente abusivos. Yo entiendo que te cobren más que si tienes una tarifa, pero no quiero ni calcular el precio por mega que sale de esta manera.

Pues eso, que sirva de aviso a navegantes (nunca mejor dicho).

Pymes y autónomos

Pymes y autonomos

Con esto de Le Web 3 – 2007, no había comentado el lanzamiento del último blog de Weblogs SL: Pymes y autónomos. Se trata de un blog sobre las temáticas de interés para las pequeñas y muy pequeñas empresas. Se trata de un blog que ha tenido muy buena acogida entre los anunciantes, pues había varios que querían patrocinarlo en exclusiva. Al final ha sido Vodafone quien se lo ha adjudicado (tenemos aún que colgar el botón de patrocinio, pero las posiciones publicitarias ya están siendo usadas). Aprovecho para agradecerles a ellos y a i-glue (su agencia de medios) la confianza en nuestro proyecto.

Pero también esta funcionando muy bien desde el punto de vista de tráfico. Los dos primeros días ha recibido en torno a 10.000 páginas diarias y ya tiene prácticamente 1.000 suscriptores (vía feed o email).

Anuncio oficial | Porque somos empresa

Y al tercer mes tuvimos ADSL

No os lo vais a creer porque ni yo mismo me lo termino de creer, pero desde hoy ya tenemos ADSL en la oficina. Esto no sería tanta novedad si no fuera porque ha tardado 3 meses exactos (del 16 de noviembre al 16 de febrero) y por el periplo por el que hemos pasado. Hace diez días volvimos a llamar, nos atendió una operadora eficiente que se encargo de hacer una reclamación a provisionamiento, consiguió desbloquear la línea y activar el pedido. Tenemos ADSL básica (1 mega) pero a estas alturas nos sabe a gloria.

Lecciones aprendidas:
* Que te vaya bien o mal con una compañía de telecomunciaciones no sólo depende de cual sea sino, sobretodo, de la suerte que tengas de encontrarte con un teleoperador eficiente y proactivo (como la última que nos ha atendido) o con un operador mal formado, mal pagado y en muchos casos despreocupado de los problemas del cliente (como la mayor parte de los operadores que nos atendieron antes)
* El 900 10 10 10 de atención a empresas funciona de media bastante mejor que el 1004
* El que la sigue la consigue

Durante este tiempo nos han sido muy útiles las dos conexiones que nos ha prestado Vodafone. La experiencia de uso ha sido bastante satisfactoria. Para uso habitual estático se nota algo más lenta que un ADSL normal, especialmente si se comparte entre varios, pero es suficiente para trabajar. Mejor, por cierto el modem USB 3G que el router 3G. Para usarlo en movilidad nos ha parecido un producto genial. Es estupendo para poder mostrar blogs a un cliente en una reunión en su propia oficina o en un tercer lugar (cafetería o similar). Para el uso estático nos parece que el pricing no está conseguido del todo. Las tarifas que conocemos (aunque no hemos tenido que pagarlas) limitan el uso práctico a 1 mega giga o 5 megas gigas. Nosotros hemos consumido en torno a 100 megas gigas de bajada y 30 de subida en un mes. Y eso usándolo de línea secundaria (la primaria era la wifi del vecino). Seguro que dentro de muy poco empezarán a sacar tarifas más adaptadas a ese tipo de usos.

Así que nada, ahora a navegar como todo hijo de vecino.

Vodafone al rescate

En el asunto de la línea de teléfono en la oficina de Weblogs SL, seguimos como antes, sin línea y sin saber si la tendremos en una semana, en un mes o en un año. ¿Contacto por parte de Telefónica? Ninguno, ¿respuesta a nuestros contactos? practicamente ninguna.

En estas estábamos cuando se pone en contacto conmigo Juan José de Juan que trabaja en Vodafone, lee Merodeando y es la persona que le proporcionó a Enrique Dans su modem 3G. A los pocos días nos manda un modem 3G y la semana pasada un router wifi con tarjeta 3G.

Con esto, más el eventual recurso a la red abierta del vecino de oficina, al fin podemos trabajar en la oficina por la que hace ya dos meses que pagamos el alquiler. Durante estos meses estaremos probando cómo es la experiencia de trabajar y conectarnos a internet usando conexiones móviles. En la zona en la que está la oficina hay buena cobertura 3G pero no cogemos HSDPA. De momento funciona bien, aunque se nota un pelín más lento que un ADSL al uso, especialmente cuando somos varios los que estamos conectados.

Nos servirá también para determinar si, pasado el periodo inicial de prueba, nos interesa mantener esta solución y si realmente es una alternativa operativa al ADSL + la línea fija. Y por otra parte nos ha hecho pensarnos en contratar otras soluciones de Vodafone que no habíamos considerado en un principio, como la oficina móvil (número fijo ligado a uno móvil o los servicios de buzón de fax).

Pues eso, que Vodafone está al quite y claramente Telefónica no.