Separación entre publicidad y contenidos

Desde que empezamos Weblogs SL para nosotros siempre ha sido muy importante mantener una muy estricta separación entre contenido editorial y publicidad. Obviamente nuestra fuente de ingresos fundamental es la publicidad, la necesitamos. Pero no es menos cierto que nuestro activo fundamental es la credibilidad que consigan ganarse nuestras publicaciones con sus respectivas comunidades. Esto hace que para nosotros sea una regla inquebrantable. Nuestros bloggers no conocen las campañas publicitarias hasta que salen publicadas, igual que los lectores. Hacemos una gestión muy atenta de las relaciones con marcas y de los préstamos de productos o regalos. No permitimos que se condicione el contenido, ni por acceso a información (“te invito o te doy esto, pero asegúrame que publicas”), ni por campañas publicitarias (incluso, como nos ha pasado varias veces, llegando a perder algunas por publicar contenidos críticos con el producto o la marca). Tampoco vendemos posts ni contenido editorial.

Y todo esto a pesar de que, día sí, día también, nos llegan peticiones de clientes o de agencias que nos piden que además de la campaña de publicidad que nos solicitan, añadamos “un apoyo editorial”. En román paladino, que nuestros bloggers escriban un post sobre el producto a anunciar. La mayor parte de las veces, cuando lo explicamos, la agencia o el cliente lo entienden, incluso lo valoran. Pero también tenemos casos en los que se sorprenden mucho y nos dicen que todo el mundo lo hace. Nos consta que es verdad que algunas publicaciones lo hacen. Pero cuando ves que lo hace una publicación de un gran grupo editorial, de medios tradicionales, de los que disertan sobre las virtudes del periodismo y lo malos que son los blogs, nos produce un gran estupor.

Disfrazando publicidad como contenidos

En la captura de la portada de Hoymotor, tras pasar el no por habitual menos insoportable interstitial, nos encontramos con este detalle. En la columna principal de contenido, en una sección de noticias tenemos un anuncio disfrazado de noticia. Está en la misma posición que las noticias, con la misma estructura, mismos elementos, mismo grafismo, todo igual. La noticia lleva como título “publicidad” (si no tuviera esto ya sería directamente ilegal) y enlaza al sitio del anunciante. Debajo hay otro enlace que reza “Comenta esta noticia” y lleva también al mismo anuncio. ¿Cuántos lectores habrán pulsado creyendo que era una noticia de verdad, un análisis de la campaña publicitaria o algo parecido, para descubrir que era solamente un enlace a un sitio puramente publicitario?

Con prácticas como esta hacemos un muy flaco favor al sector. Una pena.

Disclaimer: Una de las publicaciones de Weblogs SL es Motorpasión, publicación especializada en motor y competencia de Hoymotor.

Como prepara Microsoft un artículo en la prensa especializada

Muy interesante el affair Microsoft-Wired. El resumen de dos líneas es este: un periodista de Wired está escribiendo un artículo sobre los blogs de Microsoft y por error le envían por mail el dossier sobre él que manejan Microsoft y su agencia de relaciones públicas.

¿Ha escrito la noticia porque sinceramente creía que era relevante? ¿Ha sido manipulado para creer que era relevante? ¿Microsoft y su agencia han actuado correctamente? ¿Es lo mismo? ¿Da igual?

La sensación es como la de leer el diario de la chica que está por ti. Pero seguro que, además, también hay importantes consideraciones éticas. Y viene muy al pelo de la discusión sobre prácticas aceptables y no aceptables online y offline que estamos teniendo en los comentarios del post anterior.

Vía | Twitter
Más información | Chris Anderson: Algunos eligen la sinceridad radical, a otros les cae encima
Más información | El punto de vista de la agencia de relaciones públicas