Merodeando cambia de plataforma

Nuevo diseño Merodeando

Llevaba sin tocar el diseño y la plataforma tecnológica de este blog desde 2007. Siete años ya. Y le tocaba. Estaba en una versión muy antigua de LightPress, a su vez la versión anterior de WordFoundry, el CMS que hemos desarrollado y usamos en Weblogs SL. Sólo admitía comentarios con autentificación de OpenID. Algo a lo que renunciamos en Weblogs hace 5 años. El listado de fuentes era también de 2007. La usabilidad en móvil y tablet, mejor ni comentarla. Es algo que llevaba queriendo hacer hace tiempo, pero siempre había algo más urgente y siempre intentaba hacer algo con mucha ambición y luego terminaba por no hacer nada.

Así que he optado por lo más sencillo, migración a WordPress, diseño responsive estándar, comentarios en Disqus (creo que han migrado bien, pero si veis algo raro avisad, por favor).

Espero que todo esto haga más cómoda la lectura y que también me ayude a escribir con mayor regularidad.

Merodeando cumple 10 años

1324223133_3.jpg

Aquí en Miami todavía es 12 de noviembre de 2013. Hace exactamente 10 años empezaba a escribir este blog. Entonces no tenía ni idea de en qué me estaba metiendo. Mi primer post fue este:

Primera entrada (o primer post)
Miércoles, 12 de noviembre de 2003 a las 18:43

Arranco con este ejercicio de introspección y compartición de
información, pero sobre todo de vivencias. A priori no estoy muy
seguro ni sobre la temática general ni sobre la relevancia para
terceros de los temas que iré tratando. Habrá que ir viendo.
Por si alguien se lo preguntaba, el título hace mención al concepto
de la red como una enredadera que leí en Las Indias Electrónicas

Entonces dirigía junto a otros tres socios una pequeña boutique de consultoría estratégica. Hacía unos diez años que me dedicaba a la consultoría estratégica. A principios de año había empezado a leer blogs de forma continuada. Pensaba que abrir este blog era una especie de experimento. Un “ejercicio de introspección”. De los dos enlaces de que consta el post, uno de ellos sigue funcionando diez años después. El otro no funcionaba, pero su contenido sigue online. No pasa lo mismo con muchos de los enlaces de las anotaciones siguientes. Produce cierta ternura ver cómo anunciaba que el blog ya tenía comentarios, o que había activado los feeds de RSS. Si alguien tiene curiosidad por ver cómo era físicamente este blog entonces, todavía está accesible la versión en Blogger con la que empecé y que duró dos meses.

Tardaría unos ocho meses en publicar este otro post:

Blog de gadgets en español
Martes, 20 de julio de 2004 a las 14:19

A todos nos ha llamado poderosamente la atención el éxito de público de Nick Denton con sus distintos blogs verticales (léase especializados). Wired habló sobre ello y recientemente el mismo Denton publicaba en su bitácora que la suma de páginas vistas de sus blogs ya llega a 14 millones al mes. Hay otros que han seguido su estela. (sigue).

Este post supuso la semilla de la creación de Weblogs SL. La empresa que fundé a principios de 2005, aunque previamente habíamos lanzado al público Xataka en noviembre de 2004. Hoy Weblogs es una empresa que factura millones de euros, que da empleo a muchas personas y con la que colaboran a tiempo parcial todavía muchas más. Somos uno de los mayores grupos de medios online en español y trabajamos con clientes que se cuentan entre las principales empresas. Y todo eso surgió gracias a que decidí empezar a escribir este blog con ese post tan insignificante y ridículo.

Sirva este post para darle gracias a los blogs en general y a este en particular por todo lo que han supuesto para mí durante todos estos años. Y que me perdonen por estar traicionándolos miserablemente.

¡Hemos ganado! El Supremo me da la razón en el caso contra la SGAE

El 23 de abril de 2004, hace ahora casi 9 años, escribí un post de título SGAE=Ladrones. Tres años después, el 20 de febrero de 2007, la SGAE me envió un burofax amenazante. Cuatro meses después consumaron su amenaza y me demandaron. Fuimos a juicio y perdimos. Apelamos la sentencia y volvimos a perder. Recurrimos en casación al Tribunal Supremo. Y, hoy, 5 años después de la demanda, me acaban de comunicar que el Tribunal Supremo ha fallado en mi favor. Estima el recurso extraordinario por infracción procesal, casa la sentencia de segunda instancia de la Audiencia Provincial de Madrid (la declara “sin valor ni efecto alguno”) y estima el recurso de apelación de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia desestimando la demanda de la SGAE.

Aunque seguro que habrá análisis jurídicos más minuciosos y profesionales que el mío, básicamente la sentencia del Tribunal Supremo dice lo siguiente:

  1. Comparte con nosotros, y con el Ministerio Fiscal, que en la sentencia de la instancia anterior no se había motivado suficientemente qué expresiones eran ofensivas y hasta qué punto menoscaban el honor de la SGAE, lo cual causa indefensión.
  2. Procede a dictar nueva sentencia, y en ella, estima el recurso al entender que prevalece el derecho de información y la libertad de expresión sobre el derecho al honor de la SGAE, y más visto el caracter público de la sociedad, lo controvertido de sus actuaciones y los procesos judiciales abiertos contra responsables de la SGAE.

Hay dos párrafos de la sentencia especialmente signficativos:

Por tanto esta Sala considera que los términos empleados pudieran
resultar literal y aisladamente inadecuados, pero al ser puestos en relación
con la información difundida y con el contexto en el que se producen, de crítica
a la actividad desarrollada por una entidad, hacen que proceda declarar la
prevalencia del ejercicio de la libertad de expresión frente el derecho al honor
del demandante.

En conclusión, de conformidad con el informe del Ministerio Fiscal,
las críticas controvertidas sobre el modo de actuar de la SGAE, fueron
recogidas por diversos medios de comunicación, y existen en la actualidad
procedimientos abiertos contra directivos de la entidad por lo que tenían un
fondo de realidad que debe conocer la opinión pública, es lo que hace que
en el presente caso deba prevalecer el derecho fundamental a la libertad
expresión.

Obviamente es una liberación. Que le demanden a uno nunca es agradable. Perder en dos instancias, menos todavía. Sin embargo, que te den la razón en el Supremo después de tanto tiempo es una grandísima satisfacción. Tengo que agradecérselo especialmente a Javier Maestre y Carlos Sánchez Almeida mis abogados en este proceso. Han sido combativos, han buscado los argumentos legales necesarios, no se han rendido y al final han conseguido una gran victoria legal. Muchas gracias también a todos los que me habéis apoyado durante todos estos años. Los que publicásteis en vuestros blogs que “todos somos Julio Alonso“, los que con la primera sentencia os declarásteis positeros, los que os hicísteis eco del caso, los que me mandásteis mensajes por todos los medios, los que cuando parecía perdido, incluso os ofrecisteis a contribuir con dinero para pagar los 9.000 euros que me demandaba la SGAE.

Cuando empezó todo esto ya conté que me habían demandado sólo porque mi post era el primer resultado en la búsqueda Google=ladrones una vez que Google modificó su algoritmo para acabar con los Google Bombings. Me tocó a mí, y decidí librar esta batalla jurídica. Porque pensaba que tenía razón, porque me parecía que era un atropello y porque sabía que yo podía permitírmelo, pero que si le llega a tocar a un chaval que vive con sus padres posiblemente no habría tenido más remedio que retirar el post y plegarse a las exigencias de la SGAE. En cierta medida yo estaba haciendo de barrera. Estaba defendiendo el derecho de todos a ejercer la crítica en internet. Estaba defendiendo la libertad de información y de expresión de todos los que publicamos en internet. Creo que, en ese sentido, esta sentencia supone un importante precedente.

La demanda pretendía que se retirasen de internet textos críticos con la SGAE, bien porque lo ordenase un juez, bien porque el propio Google retirase los enlaces o bien porque los autores nos autocensurásemos por miedo a una demanda. Creo que han conseguido justo lo contrario. Y el tiempo ha demostrado que, tanto yo como los comentaristas que dejaron sus opiniones en aquel post, no andábamos nada desencaminados.

Los derechos y las libertades no son gratis. Costó mucho conseguirlos y costará también mantenerlos. Hay que ejercitarlos. Hay que defenderlos. Hay que luchar por ellos. Hay que unirse para hacerlo y hay que ayudar a los que lo hacen, aunque a ti en ese momento no te afecte. Y hay que estar dispuesto a perder algo para defenderlos.

Más Información: Texto de la Sentencia | Antecedentes del caso

Twitter mató al blogger que llevaba dentro

Yo era un blogger. Solía definirme como tal. Es más, Weblogs SL, la compañía que fundé y dirijo, tiene como negocio la publicación de blogs profesionales. Y, sin embargo, mirando este blog, apenas me atrevería a darme ese nombre. Durante todo 2011 he publicado 14 entradas contando esta. Bastante menos de lo que publicaba en un sólo mes en 2004, 2005 o 2006. ¿De quién ha sido la culpa?

A pesar del titular amarillista, pensado claramente para atraerte a este abandonado blog, posiblemente proviniente de Twitter, y hacerte leer esto, no hay un único culpable. Sí, es verdad que desde que me di de alta en Twitter en marzo de 2007, he publicado allí más de 9.000 tweets, por unos pocos centenares de posts en este blog, si llega. También es cierto que en Twitter me siguen más de 70.000 seguidores, mientras que este blog lo tienen en sus lectores de feeds apenas 4.000 incondicionales (gracias, muchas gracias). Pero eso es sólo parte de la razón. Hay gente con mayor número de seguidores en twitter y que sigue publicando diariamente en su blog. Aunque no sean la mayoría.

(más…)

Escrito de casación de la sentencia del caso SGAE=Ladrones

Casación sentencia sgae=ladrones

Hoy acababa el plazo para presentar el recurso de apelación casación de la sentencia en segunda instancia que me condenaba por las ofensas de comentaristas de este blog a la SGAE en el post de título SGAE=Ladrones. Y hoy lo hemos presentado. La casualidad ha querido que justo hoy la Guardia Civil haya entrado a registrar la sede de la SGAE a raiz de una demanda de la fiscalía anticorrupción.

En el recurso se habla de las intenciones de la SGAE al presentar demandas como este caso, que no es la de ir contra los autores de las ofensas, sino la de instaurar un régimen en el que nadie se atreva a criticar sus actuaciones. Se hace hincapié en que no se han identificado las ofensas, en que no se ha hecho ningún esfuerzo por intentar localizar a sus autores. Y también se hace alusión a la falta de justificación, a la invención de varios supuestos de responsabilidad atípicos, como la figura del “colaborador necesario” y, en la desestimación del recurso “la incitación a la crítica”. Y por último también se menciona que no se aplica la LSSI ni se entra a ver si hubo o no conocimiento efectivo.

Creo que es interesante hacer público el texto del recurso vista la actualidad del asunto.

Texto íntegro | Casación Sentencia SGAE=Ladrones

Sentencia de la Audiencia Provincial sobre caso SGAE=Ladrones

Mis abogados acaban de comunicarme que hemos perdido el recurso presentado ante la Audiencia Provincial de Madrid contra la sentencia que en primera instancia me condenaba por injurias a la SGAE en los comentarios de mi blog.

Antecedentes (si ya sabes de qué va todo esto, te lo puedes saltar)
En 2004 publiqué un post titulado “SGAE=Ladrones” en el que contaba que había en marcha un Google Bombing contra la SGAE con la expresión del título. Dicha campaña tuvo éxito y al poco tiempo la página de la SGAE se situó como primer resultado en Google en la búsqueda de la expresión “ladrones”. Algún tiempo después Google modificó su algoritmo para evitar este tipo de campañas. Y en ese momento el post que yo escribí paso a ser el primer resultado de esa búsqueda en Google.

Eso motivo que poco después la SGAE me mandase un burofax exigiendo la retirada del post. Lo puse en manos de mis abogados y ellos se pusieron en contacto con los de la SGAE para intentar llegar a una solución razonable modificando ligeramente el post y retirando sólo aquellos comentarios claramente injuriosos. La respuesta de la SGAE fue una redacción alternativa del post (que debo de tener todavía guardada por algún lado) en la que cambiaba tanto el post que el titular era algo tipo “La SGAE víctima de una campaña injuriosa en la red”. Lógicamente dije que no.

Unos meses después llegó su demanda. Fuimos a juicio y perdimos en primera instancia. En la sentencia se decía que no habia injurias en el post, pero sí en los comentarios dejados por los lectores y que yo era una suerte de “colaborador necesario” para dichas injurias. Retiré los comentarios y recurrí la sentencia. Ahora, casi tres años después del juicio, cuatro de la demanda y siete de la publicación del post, he perdido también el recurso.

Argumentos
Los argumentos que se dan en esta sentencia son básicamente dos:

  1. Mantienen el criterio de la juez de primera instancia de que soy un “colaborador necesario” (figura que, por cierto, no existe en el ordenamiento civil, sólo en el penal).
  2. Alega que, aunque el texto del post no es injurioso y lo califica como “información”, en él insto a que se viertan opiniones y estas acaban sobrepasando “los límites de una denuncia para derivar en manifestaciones atentatorias a su honor y dignidad”.

Por nuestra parte, mis argumentos son:

  1. En las sucesivas sentencias no se motiva suficientemente qué comentarios son injuriosos y por qué
  2. Ni siquiera se entra a valorar si hay conocimiento efectivo o no (que suele ser el nudo gordiano en este tipo de asuntos). Directamente se indica que la LSSI no excluye la aplicación de otras leyes y que por lo tanto el intermediario es tan responsable como el autor (incluso más porque contra los autores no se ha producido ninguna demanda, ni siquiera un intento de averiguar su identidad)

Siguientes Pasos
Vamos a llevar este caso al Supremo. Creo que me asiste la razón y creo que es muy relevante, no sólo para mí o para mi blog, sino para la libertad de información, de expresión y de crítica en internet.

Posible repercusión
Con esta sentencia, y otras en casos similares, se están estableciendo las condiciones de actuación de las publicaciones en Internet en España. Si se mantiene esta interpretación cualquier dueño de cualquier página web es responsable de cualquier comentario que haga cualquier usuario. Da igual si lo sabía o no. Da igual si lo ha retirado posteriormente o no. Da igual. Se trata de una responsabilidad objetiva. Si el blog es tuyo la responsabilidad es tuya.

¿A qué lleva esto? A que a la SGAE le haya salido bien su jugada, que no era quitar ese post o recaudar 9.000 euros (irrelevantes para ellos). Era generar miedo. Era conseguir que ante dos o tres sentencias condenatorias, el resto de páginas webs se autocensure.

Si ante cualquier demanda de cualquier entidad criticada (ya sea la SGAE o cualquier empresa) voy a ser responsable de lo que diga cualquier comentarista, para muchos no valdrá la pena correr el riesgo y, en la práctica o bien eliminarán los comentarios directamente, o los moderarán previamente publicando sólo el 10% que consideren ultraseguro, o, por último, retirarán cualquier comentario y cualquier post a la primera protesta de cualquier afectado.

Adios a la web participativa. Bienvenidos a la web miedosa y controlada por los departamentos legales de grandes corporaciones.

Más información | Texto íntegro de la Sentencia, Opinión legal de mis abogados, Otros posts sobre este tema en Merodeando, Laia Reventos en El País, Pablo Romero en El Mundo