Hablando del futuro de los medios en iRedes 2015

Hablando del futuro de los medios en iRedes 2015

La semana pasada tuve el honor de impartir la conferencia inaugural del congreso iRedes. Mi idea era dar un repaso a las pricipales tendencias en el mundo de los medios online. A aquellas cosas sobre las que nosotros, e imagino que todos los demás, discutimos internamente. Esas ante las cuales es crítico posicionarse y que determinarán en cierta medida lo bien o mal que lo hagamos de aquí en adelante. Os dejo el video completo de la conferencia que son 49 minutos. Las tendencias las tenéis a partir del minuto 14:50.

Pablo Herreros ha publicado en su blog un resumen de las 14 tendencias en base a tweets que fue publicando en vivo durante la charla. Os da los titulares, aunque creo que se entiende mejor oyendo el video completo. Así se evita entender la primera tendencia como “el escritorio del ordenador es la nueva imprenta” que no es para nada el sentido de la primera tendencia que presenté, como le pasó a la enviada de El País.

También me interesaron mucho otras cuantas sesiones del programa. En especial la que moderó Antonio Ortiz sobre enlaces y agregadores tras la LPI, con presencia de Ricardo Galli, Borja Adsuara y Alex Touriño. Y también la mesa sobre nuevos emprendimientos periodísticos que moderó Silvia Cobo.

Lo que menos me gustó: la charla de Iñaki Gabilondo y Mónica Carrillo. Entiendo perfectamente y respeto que alguien de la trayectoria profesional y edad de Gabilondo decida no meterse a fondo en redes sociales. Lo que me gusta ya menos es que, una vez establecido esto, se permita dar lecciones sobre qué significan estas o qué aspectos positivos o negativos tienen, reflejando, en muchas de sus intervenciones, un conocimiento muy superficial de las mismas. Su compañera de tertulia no hizo sino de caja de resonancia de dichos perjuicios. De hecho, unos cuantos de los veteranos de internet que estábamos en la sala nos fuimos convirtiendo progresivamente en trolls según avanzaba la charla, y al final acabamos saliéndonos para no oír más simplezas. En el fondo creo que fue un error de la organización, prácticamente el único. Contar con Gabilondo está muy bien, pero yo lo habría subido al escenario con un youtuber y con un moderador que hubiera ayudado a conocerse y entenderse a esos dos perfiles tan distintos.

Troleando a Gabilondo en iredes 2015

Por otra parte, en iredes es siempre especialmente interesante el programa paralelo: las charlas con gente que sabe mucho tanto en desayunos como en cafés o en copas más tarde. Me llevo muy buen sabor de boca y ganas de participar en próximas ediciones. El broche final lo pone José Luis Orihuela, uno de los organizadores, en su resumen de iredes. Imposible resumir mejor y decir más con menos.

La portada mutante y el control de la recomendación de contenidos

La portada mutante y el control de la recomendación de contenidos

Los medios ya no son lo que eran. Ya ni la portada es sagrada, el gran debate del año pasado tras el famoso informe del New York Times. Pero ¿qué entendemos por portada? Físicamente es la primera página de una publicación de papel, o la url principal en una publicación online. Pero si lo analizamos por su función, la portada es un sitio que cubre dos misiones: lectura de titulares y selección de lecturas en profundidad. La primera darme una visión rápida sobre la actualidad en la temática que cubre la publicación. La segunda, permitirme seleccionar qué noticias me interesan más y quiero leer al completo en vez de quedarme en el titular, y en su caso foto y entradilla, que muestra la portada. En realidad hay una tercera que es permitir al lector nuevo hacerse una idea rápida de qué temáticas cubre la publicación, pero a efectos de este artículo vamos a dejarla un momento de lado.

La portada monomedio ya no existe

screen-shot-2014-05-15-at-11-19-23-am

Hoy en día la url principal de una publicación no es el mejor sitio para cumplir estas funciones. La razón principal es porque la unidad de consumo de información básica hace tiempo que dejó de ser el medio para pasar a ser el artículo o incluso unidades inferiores a este. La aparición de servicios que me permiten ver titulares de muchos medios y me permiten filtrarlos en función de criterios sociales y compartirlos, twitter o facebook sin ir más lejos, pero también feedly, flipboard, whatsapp o snapchat, ha vuelto obsoleta a la portada monomedio. Sólo sigue siendo relevante para la audiencia más core del medio. La que lo tiene como lectura de referencia, como página de inicio en su navegador, como lectura diaria obligada. Para el resto de usuarios la portada del medio ya no existe.

(más…)

Desktop se ha convertido en el nuevo Print

Desktop se ha convertido en el nuevo Print

Como suele pasar, nada mejor que un buen post para disparar otro. Pepe Cerezo escribió hace una semana en Medium (otro que se pasa allí) un post titulado La conjura contra los medios, que he descubierto hoy en Twitter. Después de dejar un par de comentarios, me he dado cuenta de que la cosa merece un post completo. Así que vamos a ello. Más que una conjura contra ellos, yo hablaría de una tormenta perfecta.

De la crisis de la prensa y de cómo malinterpretan internet ya he hablado varias veces. En Cómo serían las cosas si no fueran como son y también en ¿Quién se ha llevado mi audiencia y mi modelo de negocio?. Curioso que sigan vigentes apuntes de hace uno y dos años. Pero es que a esa situación inicial se le han añadido nuevos factores que vienen a complicarlo todo. Cuando muchos medios tradicionales decían finalmente ya estamos bien en internet, ya tenemos audiencias razonables e ingresos si no grandes, al menos en crecimiento, resulta que el tablero ha vuelto a cambiar. De repente la web es la nueva prensa escrita. Quien se quede sólo en ello está muerto a medio plazo.

(más…)

Google sin medios o medios sin Google

Google sin medios o medios sin Google

Hoy se ha aprobado en el Senado la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). Ahora vuelve al pleno del Congreso para su aprobación definitiva. Como ya comenté en su momento, Google ya ha anunciado que de aprobarse definitivamente, cerrara Google News en España. Triste logro ser el primer país democrático en el que Google tiene que cerrar este servicio. Y juro que he estado muy tentado de poner democrático entre comillas o en itálicas.

A raiz de esto, Pepe Cervera, Luisfer Ruiz y yo hemos tenido un intercambio de opiniones sobre si, en un supuesto de retirada de los medios de AEDE de Google sufrirían más estos o Google.

(más…)

Medios o agregadores: la cuestión principal

International ridiculousness

Vuelve a la carga Borja Adsuara con medios, agregadores y usuarios NO hacen lo mismo contestando a mi post anterior y a la conversación que tuvimos en Twitter. Así que le vuelvo a dar réplica.

Estámos discutiendo sobre la aplicación del Canon AEDE y, al hilo de ello, sobre si lo que hacen los agregadores es o no distinto de lo que hacen los medios. Borja intenta poner sentido común a una norma que no tiene por dónde cogerse. Y no lo tiene porque, como recuerda Gonzalo Martín, es el producto perverso de un sistema en el que grupos de interés organizados (llámalos lobbies, llámalos élites extractivas) consiguen que se legisle a su favor para obtener rentas que provienen de otros sectores que no están tan organizados y que no tienen ese acceso al poder político.

Esta ley que está a punto de aprobarse en el Senado, tras haber sido ya aprobada en el Congreso antes del verano, y ha generado reacciones muy críticas en la prensa internacional, no está hecha pensando en el bien común o en promover la industria de los medios online en español. Se ha hecho a petición de AEDE, la asociación de los grandes medios tradicionales, porque a estos les va mal y quieren parte del dinero que sí ha conseguido obtener Google.

Lo demás son todo detalles que les importan poco. Que si Google News es beneficioso para los medios porque les aporta tráfico, que si no genera ingresos, que sea una actividad secundaria de Google, que la norma afecte a otras empresas como Menéame que ni generan perjuicio ni pueden pagar, que todo esto sea perjudicial para el desarrollo del sector de internet en España, que con lo que se pueda recaudar no es posible generar un volumen de ingresos que signifique nada para ellos, que se ponga a riesgo el enlace, que se aplique a medios, a redes sociales o a agregadores, que la ley sea, una vez más, una chapuza jurídica, que se retuerza la ley para inventarse un derecho inalienable y evitar que quien no quiera no participe. Todo esto son minucias, detalles, efectos secundarios todo lo más. Lo importante es que el gobierno les ha hecho caso, legisla a su favor. Siguen siendo influyentes. Siguen decidiendo. Obviamente, han tenido que pagar por ello con dimisiones y con cambios de línea editorial. Y posiblemente tengan que pagar más. Pero alargan su agonía unos años. Y lo demás da igual.

Al final, el punto principal es este. La discusión sobre si la actividad de los medios es, por su naturaleza, fundamentalmente distinta que la de los usuarios, de blogs, de las redes sociales y de los agregadores, puede ser muy interesante desde un punto de vista académico (sigo pensando que en la naturaleza no hay diferencia, sí en el peso de cada elemento y en cómo se ejecutan), pero no son lo crítico en esta cuestión. Y, después de haber visto este proceso varias veces, con la LSSI desde fuera, con la Ley Sinde desde dentro y ahora con el Canon AEDE y el resto de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, uno se queda con la sensación de que estas discusiones sobre matices sólo sirven para que afinen la ley y hagan lo mismo, pero con menos agujeros.

Me consta que Borja no lo hace con mala fe. Al contrario, intenta poner sentido común en lo que todos sabemos que no lo tiene. Pero la cuestión no es si selección y agregación es lo mismo. La cuestión es que tenemos un sistema político corrupto en el que se legisla de forma sistemática a favor de ciertos grupos de poder y en perjuicio de toda la sociedad. Y esto tiene que cambiar.

Medios, agregadores y usuarios hacen lo mismo: seleccionan y comparten

Borja Adsuara, con el que no siempre coincido, pero con el que reconozco que es un gustazo conversar, ha escrito un artículo en El Confidencial en el que intenta delimitar, usando criterios de interpretación legal de la norma, si a un usuario de redes sociales le afecta o no el Canon AEDE. En el artículo, intenta marcar la diferencia, aparte de que no haya lucro, en que los usuarios hacen una selección, mientras que los agregadores hacen “agregación mecánica”.

’Agregación’ vs. Selección

Por otra parte, una cosa es la mera agregación (mecánica o automática, como hacen los algoritmos informáticos) y otra, el valor que se añade con la selección de determinados contenidos (noticias y artículos de opinión), que es lo que hace que se siga a unos usuarios y no a otros, y que aquéllos tengan la consideración de prescriptores (o influencers, como se dice en la jerga del Social Media).

¿Soy un agregador de noticias? Las redes sociales y la Ley de Propiedad Intelectual

La discusión en twitter ha surgido precisamente por este aspecto. ¿Los usuarios seleccionan y los algoritmos agregan?

Agregación vs selección
La cuestión que se plantea es si hay una diferencia intrínseca entre una página que agrega noticias y un usuario o un medio. La primera parte de la discusión creo que está razonablemente clara. Salvo que hables de un mero volcado de fuentes, todos los algoritmos seleccionan; toman un cierto número de elementos de sus fuentes y publican un número menor siguiendo cierta lógica. Podemos discutir si el resultado es mejor o peor, pero creo que no hay duda sobre la naturaleza del proceso. Por lo tanto, la diferencia no puede ser agregación vs selección. Y para ello da igual que esta selección sea a mano, artesanal, o automatizada en un algoritmo que, al final, meramente refleja los criterios prefijados por quien lo programó.

Contenidos propios frente a ajenos
La otra opción para diferenciar sería el origen de las noticias. Si son de producción propia o de terceros. Pero teniendo en cuenta el uso de noticias de agencia, de notas de prensa, cuando no el descarado plagio o las noticias sacadas de twitter o de youtube, es difícil decir que los medios tradicionales se limitan a la publicación de contenidos propios. Así pues, llegas a la conclusión de que agregadores, usuarios y medios hacen lo mismo, compartir una mezcla de contenidos de terceros seleccionados y propios. Obviamente esto no quiere decir que el valor de todos ellos sea el mismo, ni mucho menos, pero sí su naturaleza fundamental.

Volviendo al proyecto de ley. El artículo 32.2 dice:

Artículo 32.2.

La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento, no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa…

Coincido con Borja en que para ser prestador de servicios electrónicos tiene que haber lucro, lo cual debería excluir a los particulares. Ojo, como siempre poner publicidad o cobrar por lo que publicas es lucro. En ningún sitio se define que es un “prestador de servicios electrónicos de agregación de contenidos”. Se puede interpretar que es cualquier prestador que use contenidos de terceros. Esto es, la ley regularía cualquier uso de fragmentos no significativos de terceros por parte de cualquiera que publique en internet y tenga lucro. Y dice no signficativos, porque si son significativos, entonces ya no están sujetos a este Canon, sino que su uso tiene que ser autorizado previamente por la fuente.

Tal y como está redactado, afecta a tu blog si tiene publicidad, afecta a cualquier medio y también afecta a las redes sociales. Luego ya estará cómo se quiera interpretar y ejecutar esta ley y cómo actuen la o las entidades de gestión y hasta dónde pretendan ejecutarlo. El ejemplo de la SGAE no da precisamente mucha esperanza.