Unas cuantas reflexiones rápidas sobre el triunfo de Trump

_86840912_trumpbuildthewall

Anoche estuve hasta las cinco de la mañana siguiendo en vivo la campaña. Esta mañana llevo un par de horas despierto y todavía no termino de dar crédito. No era lo que se esperaba, no era lo que se predecía, no era lo que se deseaba. Sin entusiasmo por Hillary Clinton, tenía muy claro, como entiendo que muchos, que era una opción varios órdenes de magnitud mejor que Trump. Ahora estoy desconcertado. Estas son las cosas que me vienen a la cabeza para intentar empezar a dar una explicación:

Empezaría por la reflexión que hace Antonio Ortiz, que se está pasando a Medium: no entendemos el mundo en el que vivimos. Creemos que tenemos más información que nunca, que tenemos herramientas analíticas más potentes, pero en realidad vemos menos y entendemos menos de lo que vemos.

Llevamos unos años intentando encajar en nuestra visión del mundo y en nuestra ideología una sociedad que no entendemos. Los medios de comunicación, los analistas — desde los que ofrecen nuevas metodologías hasta los que encajan en la figura del intelectual clásico— , el endogámico círculo que creamos en redes sociales. Fracasamos una y otra vez en la tarea de volver a meter el genio en la botella.

Segunda reflexión, en esta estoy con Pepe Cervera y Neil Postman: no son decisiones racionales. Son comportamientos emocionales, son relatos construidos y comprados por los votantes. No se convence con argumentos, no se convence con la verdad. Se convence con un discurso identitario, con una interpretación de la realidad que sea compartible y que le dé sentido a nuestro entorno, aunque sea a costa de echar la culpa de todo a otros.

Tercera: había un enorme descontento en Estados Unidos, una enorme ansia de cambiar cosas, de protestar, de ir contra el sistema. Bernie Sanders lo detectó, pero no consiguió la nominación. Mucho se deberían arrepentir de ello en el Partido Demócrata. Los demás nos quedaremos con la duda de si hubiera ganado o no a Trump.

Cuarta: la historia no siempre avanza hacia adelante y este es un claro paso hacia atrás. Las consecuencias de esta elección para Estados Unidos y para el mundo no van a ser insignificantes. Incluso si Trump acaba moderándose y no haciendo todo lo que ha dicho en campaña, que lo dudo, será un peligro en muchos frentes y un retroceso en otros tantos. Vamos a añorar a Obama. Mucho.

Etiquetas: ,