Bloqueo de publicidad, medios, volumen e intermediarios

Bloqueo de publicidad, medios, volumen  e intermediarios

Hace tiempo que la industria de los medios digitales viene despertando ante la amenaza que suponen los bloqueadores de publicidad. La última gota ha sido el descubrimiento de que Apple incluirá funcionalidades de bloqueo de anuncios en iOS 9, la nueva versión del sistema operativo de sus iPhones, extendiendo irremediablemente el fenómeno a los móviles, uno de los pocos campos en los que aún su presencia no era significativa.

El papel de la publicidad en los medios online

Pero demos un paso atrás, ¿por qué es esto relevante? Tradicionalmente los medios se han financiado por tres vías: publicidad, venta de ejemplares o suscripciones y anuncios clasificados. En internet el modelo de negocio cambia sustancialmente y, sin entrar mucho en la cuestión, para la gran mayoría de medios la publicidad se ha convertido en la fuente principal o incluso única de ingresos.

Al contrario de lo que puedan pensar algunos, la publicidad online (y también la offline) en la mayoría de los casos no es algo que se trate directamente entre anunciante y medio. Lo habitual es que participen “los de enmedio”: una cantidad ingente de intermediarios que en teoría se supone que ayudan aportando agregación, criterio, especialización, escala o tecnología, pero que en la práctica tienen intereses propios, a menudo conflicto de intereses con los anunciantes y muy frecuentemente intereses totalmente opuestos a los de los medios.

Display Ad Landscape_Lumascape

En principio un medio responsable quiere crear contenidos de calidad, hacerlos llegar a la audiencia interesada en los mismos, crear una comunidad en torno a su marca y luego introducir a esa comunidad de usuarios mensajes publicitarios que sean relevantes para ellos, que no interrumpan la experiencia de consumo del medio y que estén bien pagados. Pero cuando esta definición ideal se toca con la realidad empieza a deshacerse. Por una parte no todos los medios comparten estos ideales. Hay medios que quieren aumentar facturación y para los que todo lo demás es secundario. Como comentaba creo recordar Adrián Segovia:

“Hay medios que, además, son soportes publicitarios, y hay soportes publicitarios que, además, son medios”.

El segundo escollo es el tamaño de la industria. Lejos del oligopolio de antaño, la facilidad de entrada en el mercado de medios supone que la oferta de contenidos crezca siempre más rápido que la demanda de espacios publicitarios. No importa lo adaptado que esté tu modelo de negocio a internet, siempre hay alguien que es capaz de genera audiencia de forma más eficiente que tú. Si los contenidos, además, no los tiene que generar el medio, sino que los generan los usuarios, mejor aún. Y si encima te puedes apalancar en una plataforma con cientos o miles de millones de usuarios, entonces mejor ni hablar. El juego del volumen lo perdieron los medios hace mucho tiempo. Pero… la calidad de mis contenidos es muy superior. Sí, pero eso a menudo le importa poco al anunciante y aún menos a los intermediarios.

La tercera viene con la estructura de la industria publicitaria que mencionaba antes. Un intermediario publicitario busca habitualmente posicionarse en el mercado en función de alguna capacidad especial. Puede ser tecnología para servir vídeos en medio de un artículo, para servir publicidad en móvil, para generar tráfico adicional vía artículos relacionados, para segmentar audiencias… para lo que sea. Lo relevante es que tienen un ángulo de venta de publicidad ligeramente diferenciado y juegan a intermediar. En Weblogs se nos acercan intermediarios prácticamente todos los días, siempre prometiendo aumentar nuestros ingresos. Casi siempre les decimos que no. La verdad es que estos partners compiten con los medios por la tarta publicitaria. Van a ver a los mismos anunciantes y a las mismas agencias de medios. Pero, además, como no tienen inventario publicitario propio, tienen que llegar a acuerdos con grupos de medios que lo tienen como veíamos antes, en exceso. Parecería un acuerdo mutuamente ventajoso, pero no lo es. Los intermediarios tienen todos los incentivos del mundo para generar volumen para aumentar su facturación y no tienen ningún reparo respecto a la experiencia del usuario o los efectos a medio o largo plazo para el medio.

El exceso de volumen y la reacción de los usuarios

El efecto neto de todo esto es que cada vez los precios unitarios de la publicidad son inferiores y es necesario mostrar más piezas publicitarias no ya para crecer, sino simplemente para obtener los mismos ingresos publicitarios. Es en ese panorama en el que muchos medios acaban sucumbiendo a poner anuncios por doquier, a poner piezas de vídeo con el audio preactivado, a poner popups, a ceder su publicidad a un tercero y desentenderse de sus efectos sobre los usuarios. Y estos, en muchas ocasiones sienten justamente que es demasido y buscan usar la tecnología para protegerse. Ahí es dónde aparecen los adblockers. Un simple plugin en tu navegador y desaparece toda la publicidad de todos los sitios que visitas. Perfecto.

Con esto suceden dos cosas. En primer lugar que la línea de qué es publicidad intrusiva y no aceptable es muy subjetiva. En la práctica incluso siendo muy cuidadosos con el tipo de publicidad que usamos y rechazando el 80% de las cosas que nos proponen, aún así, tenemos usuarios que piensan que el uso de publicidad que hacemos es excesivo. En segundo lugar, las malas prácticas de otros medios acaban afectándote. En teoría los adblockers tienen listas blancas que permiten excluir a ciertos sitios del bloqueo. En la práctica muy pocos usuarios las usan.

Bloqueo de publicidad y audiencia móvil

Y para hacer tormenta perfecta, el incremento del uso de bloqueadores de publicidad se junta con la migración a móvil de la audiencia. Hace unos días veíamos como una de las publicaciones de mayor audiencia de Weblogs SL tiene sólo un 7% de sus usuarios en desktop en España. El resto están en Latinoamérica o en móvil. Y de ese 7% aproximadamente un 20% o un 30% usan adblockers. Con razón se vuelven locos nuestros equipos de venta de publicidad cuando les decimos que estamos aumentando la audiencia de ese sitio (medida en usuarios únicos mundiales) y ellos ven cómo las impresiones publicitarias disponibles se mantienen o incluso descienden.

Pero hasta ahora, aunque la monetización de la audiencia móvil no estuviera muy clara, los medios en secreto se aliviaban pensando que al menos no había adblockers. Esto acaba de cambiar. En móvil, además, dados el menor tamaño de la pantalla, el precio de la conectividad y las limitaciones de vida de la batería, el peso adicional de la publicidad es percibido de forma mucho más negativa por los usuarios. Lo normal es que la adopción de adblockers en móvil sea aún más rápida que en desktop. Y que esto complique la vida aún más a los medios.

¿Por qué hace esto Apple?

Creo poco en las casualidades. Esta nueva funcionalidad se lanza a la vez que Apple lanza News, su nuevo intento de intermediar en el mercado de consumo de contenidos tras el fallido Newstand. Apple busca, igual que Facebook con Instant Articles, crear el entorno en el que se consuman noticias. Eso le permite controlarlo e imponerse como intermediario publicitario obligado. No está claro que la apuesta de Apple por News tenga éxito. Lanzar a la vez adblocking permite perjudicar seriamente la capacidad de generación de ingresos publicitarios en la web abierta en movilidad. Un entorno en el que apenas está presente y que domina Google. Como dice Roberto Jiménez:

Pero, aparte de perjudicar a Google, este enfoque perjudica también a los medios independientes, en especial a los más pequeños. No todos tenemos recursos para estar todo el día haciendo alianzas con Google, con Apple, con Facebook, con Flipboard. No todos tenemos recursos para personalizar las noticias para aprovechar todas las funcionalidades que sus plataformas ofrecen. E incluso si pudiéramos, el beneficio que obtendríamos es cuanto menos dudoso. Segar la hierba de la publicidad en la web abierta llevará irremediablemente a que haya menos medios independientes pequeños o medianos. En cierta medida, el adblocking es a los medios lo que las descargas a la música: perjudicial pero inevitable.

Entonces, ¿qué pueden hacer los medios?

Fundamentalmente dos cosas. La primera es buscar formas de hacer otro tipo de publicidad. La publicidad nativa es claramente uno de los caminos posibles. Sin embargo, ahora todo el mundo hace publicidad nativa, cada uno entiende una cosa distinta por ello, no todos son honestos al mostrarla y ya hay intermediarios que quieren crear publicidad nativa programática. Esto es, aumentar volumen y reducir calidad y precio.

Pero incluso la publicidad nativa no está libre de bloqueo. Según parece AdblockPlus ahora es capaz de bloquear también la publicidad nativa. Lo más preocupante es cómo lo hacen: buscando los indicadores de publicidad, tipo “Sponsored Content” o similares. Si esto se extiende ¿cuál va a ser la reacción de muchos editores? Eliminar dichas menciones y, como consecuencia, que el lector no sea capaz de identificar si un contenido es editorial o pagado. No es un escenario bonito.

La otra vía es buscar ingresos no publicitarios. Creo poco, por no decir nada en los muros de pago. Tampoco creo que las donaciones tengan escala suficiente para sostener un medio. Sí creo en los programas de suscripción de usuarios tipo el de eldiario.es, que aunque aportan ventajas para los lectores, se basan más en la identificación de estos con el medio que en dichas ventajas. Como suelen decir ellos, sus socios no pagan por leer una noticia, sino por hacer posible que se pueda leer. El ecommerce también es una opción viable en sitios especializados muy orientados a producto. Gawker Media es de los pocos grupos que han conseguido hacer de los ingresos de ecommerce algo significativo. La última vía, es buscar negocios anexos. Los dos más frecuentemente citados son la organización de eventos de pago y la generación de servicios de publicación o similares para empresas.

Lo que tengo claro es que dentro de no mucho ya no veremos medios que dependan cien por cien de la publicidad.

One more thing

Dos artículos interesantes para leer sobre este tema: Frederic Filloux en Monday Note: Ad Blocks’ Doomsday Scenarios y David Martínez en Comunicación y otras chicas del montón: ¿Quiere Apple hundir a la prensa?

Gracias a Javi Pastor que me ha dado el empujoncito para escribir este post. Que uno se queda sin querer con demasiada frecuencia en la discusión en twitter, o en slack, que ni siquiera es pública.

Etiquetas: , ,



  • Luis Fajardo

    Que buen artículo Julio!
    Desde mi punto de vista, los medios digitales y los intermediarios, nacieron en un entorno en el que los medios tradicionales se ahogaban. Ahora cambian las reglas del juego otra vez, tanto para los players que a duras penas sobreviven como para los que lo han estado haciendo holgadamente.
    Los que sean ágiles para adaptarse a los cambios seguirán adelante, y los que no, serán sustituidos por nuevos players. Todos sabemos lo rápido que se dan estos cambios en internet.

    • Gracias. Sí, ya lo decía Heraclito, lo único inmutable es el cambio. Pues aquí dos tazas.

  • edans

    Yo sí creo que hay soluciones. El bloqueo de publicidad es una reacción lógica, muchas veces anticipada y previsible, a muchos años de abusos injustificables. Es cierto que los usuarios tienden a no utilizar las listas blancas, pero eso puede cambiar. Un medio que se precie puede establecer mecanismos de comunicación con sus usuarios que permitan relaciones de confianza, que aseguren que on van a existir abusos en torno a los formatos o a la separación entre publicidad y contenido, o que hagan posibles vías de ingresos adicionales. El problema lo van a tener los medios que solo han sabido trasladar sin más el negocio de la publicidad en papel, sin más reflexión – o con reflexiones mal hechas. Los que de verdad entiendan la red se van a encontrar en una situación en la que canales como Facebook o Apple les permiten acceder a más tráfico, a más posibilidades de circular su contenido vía algoritmos de recomendación que busquen la viralidad, y a una experiencia de usuario más optimizada tanto desde el punto de vista de tráfico recurrente como de descubrimiento. Quien, por contra, cruce las líneas rojas y engañe a sus usuarios con publicidad encubierta como contenido o los castigue con formatos intrusivos, se verá progresivamente abandonado.

    No, a mí no me parece que el movimiento de Apple sea tan apocalíptico, ni que responda a algún tipo de contubernio judeo-masónico. Como tú, tampoco creo en las casualidades, pero en este movimiento solo veo una anticipación por parte de Apple a algo que sabe que iba a ocurrir de todas maneras con o sin su participación, y que le permite disparar directamente a la línea de flotación de aquellos que pretenden hacer del manejo de los datos del usuario su negocio central. No veo que “los pequeños”, como tú dices, sean “víctimas colaterales”, lo que veo son oportunidades para hacer las cosas mejor y para hacer que la flexibilidad inherente a “ser pequeño” se convierta en un valor estratégicamente importante. Es más, me apuesto algo a que en un año, cuando hayamos tenido tiempo de ensayar los nuevos formatos en nuestros medios y estemos presentes en FB Instant Articles, en Apple News y en Google Kiosk, verás las cosas con bastante más optimismo.

    Pero en fin, que de esto no sabe nadie por definición, que las predicciones referidas a eventos que están sucediendo y cambian mientras las hacemos son muy complicadas, y que por supuesto, me puedo equivocar como cualquiera…

    • Lo que subyace a todo esto es una migración de los contenidos editoriales del entorno de web abierta a entornos controlados por grandes empresas, Facebook y Apple en este caso. Por mucho que se diga perseguir el beneficio del usuario, la personalización y demás, al final de lo que se trata es de control de la cadena de valor. Si ese control pasa a esos grandes actores, entonces la capacidad de innovar de los independientes queda seriamente reducida. En la web abierta cualquiera puede hacer cualquier cosa y tener éxito o no. En este nuevo contexto depende de si Facebook o Apple te dejan. O si siquiera te dan audiencia o te permiten participar en su sistema.

      Y mira que en esto, y olvidándome por un momento de lo del fondo de inversión para medios tradicionales, Google tiene una postura que es menos dañina para los independientes. La mayoría de sus propuestas están en la web abierta. Cierto, porque le interesa porque es un entorno en el que controla el negocio publicitario, pero para los independientes es más favorable.

      • Menestro

        Julio, es un error “olvidarse” del fondo DNI de Google porque es parte de lo mismo. Estas cosas no son decisiones extemporáneas, se gestan durante bastante tiempo y son fruto de una dinámica de negocio bastante clara. Hay una confrontación abierta en el campo de las plataformas móviles entre Google y Apple. Si miras una partida de ajedrez rápido desde fuera no tiene ningún sentido para alguien que no conoce el juego. Pero esa fugacidad está sujeta a una férrea y en muchos casos predecible estrategia desde las posiciones de partida. Instant Articles, Apple News,… Pero lo siguiente no es Kiosk.

    • Veo que Julio ha recuperado una auténtica liga de comentaristas, ya no me tiene que dar el premio a la persistencia.

      En este debate me cuesta excesivamente liberarme de mis preferencias de cómo debe ser la web sobre lo que seguramente es la realidad. Para una mirada en pro de la web abierta es muy probable que, como dice Enrique, una vez acostumbrados a jugar en la casa de Facebook y de Apple, pues haya más tráfico y puede que hasta dinero. Pero también que tarde o temprano tendrá un precio el depender de unos pocos intermediarios para hacer llegar tu contenido. Así que soy pesimista hacia un mundo en el que las viejas promesas de lo que iba a ser la red sea posible. Posiblemente, eso ya no es más que nostalgia y no le interesa a casi nadie.

      Pero la cuestión de fondo es que hemos vuelto a la realidad previa de lo que llamamos 2.0: la publicidad entendida como sistema nunca ha querido respetar al usuario ni al soporte que utiliza. Sólo quiere ser vista y le importa muy poco qué hago yo leyendo, por ejemplo, uno de los medios de Julio y todo eso aunque Weblogs haga todo lo posible por respetar al usuario. La mirada depredadora del ejecutivo de marketing que compra su promoción sigue ahí, no entendía lo de la web cuando tenía su tele, pero ahora que Facebook et al le han vuelto fácil regresar a su mundo de impresiones, reach e impactos ya no tiene que pensar más para ser interesante y hace lo de siempre por otros medios. ¿Decepción o es que no hay una verdadera alternativa a interrumpir? Bueno, sí, que los lectores paguemos por leer, pero parece que queremos hacerlo pocas veces.

      El auge de los bloqueadores sólo refleja un nuevo ciclo del consumidor luchando contra experiencias que no desea ante el crecimiento del ruido. El crecimiento de publicidad desde el móvil está haciendo las experiencias de lectura verdaderamente incómodas demostrando que lo que todo el mundo quiere es colocar anuncios y el que los tiene que ver – yo, tú, aquél – importamos poco. Así que ya instalé bloqueadores para el movil. Hace mucho que lo tengo en mis navegadores de escritorio. En un mundo ideal, las marcas desarrollarían una comunicación de sus ideas, productos y puntos de vista ellos mismos y serían suficientemente interesantes para no tener que comprar atención ajena: que la ingenuidad de lo que digo no nos lleve a olvidar que la clave del por qué eso no ocurre es por lo duro que es alcanzar tamaños de audiencia y producir información y contenidos que de verdad se quieran consumir al tiempo que sigo envasando leche.

      La gente seguirá consumiendo contenidos y entretenimiento los pague quien los pague. Y las empresas seguirán queriendo comunicar las bondades de sus productos. De qué vive el que produce contenidos es una pregunta. Cómo explico a la gente lo que hago (y en número suficiente de personas) es otra pregunta. Y lo que nos queda por saber es si eso será a cargo de lo que hoy llamamos publicidad o realmente caminamos a la relevancia proporcionando la información que necesita la persona que realmente lo necesita. Convengamos en que el futuro es fascinante pero simultáneamente duro y frustrante ante la mutación acelerada de los escenarios.

      • También hay algunos aspectos positivos que creo que no quedaban adecuadamente reflejados en el post. Por ejemplo, la solución de Apple tira de RSS por defecto. De hecho hace poco han pedido autorización a varios bloggers conocidos en Estados Unidos para usar el suyo. Así que aunque cree en jardín cerrado, lo alimenta desde la web abierta. Algo es algo.

        El problema con estos movimientos, más que nada es que una de esas plataformas acabe siendo la dominante y teniendo un poder sobre el mercado desmedido. Si funcionasen varias y se mantuviese la opción web abierta, el escenario no es tan negativo (más allá de que haga falta pensar en optimizar en varios entornos).

        Y por cierto, me temo que los que preferimos los navegadores y la web abierta somos unos nostálgicos.

  • Juan Candela

    Julio me surge una duda. Por qué descartas la opción de no permitir a los usuarios con bloqueadores visualizar el contenido a menos que desactiven el plugin?

    • Se puede hacer, pero es empezar una guerra que no puedes ganar. Yo pongo medidas tecnológicas para que no puedan saltarse la publicidad, ellos usan otras para poder saltársela y así ad infinitum. Con tecnología no vas a ganarla y te vas a enemistar con una parte importante de tu audiencia.

    • Luis Fajardo

      Yo supongo que por la diferencia entre “paracaidistas” y “parroquianos”. Para mi gusto es mas acertada la relación de confianza que se plantea, dentro de la cual se puede sugerir la utilización de las listas blancas.
      A esa relación de confianza no se llega inmediatamente, que sería a lo que se enfrenta una nueva visita si bloqueas el acceso.

      • Nosotros ya sugerimos a nuestros usuarios con adblock que nos incluyan en una lista blanca (les mostramos un aviso si detectamos que usan adblock). Aunque tampoco es que el porcentaje de usuarios que siga el consejo sea muy elevado.

  • Juan Angel

    Correcto..y encima todos esos “Visitadores de las agencias” no hacen más que llevarse un trozo del pastel bajando el precio de la publicidad, es decir el soporte cada vez se desangra más rápido.

    • Así es. Pero no lo bajan sólo porque tengan que llevarse ellos una comisión, es que su estrategia principal se basa en generar volumen. Tienen equipos buscando nuevos soportes todos los días. A nosotros hay intermediarios que si no nos han contactado 40 veces no lo han hecho ninguna.

      • Miguel Angel Gaton

        Esta claro que eso es así. El negocio actual de las agencias no es vender campañas adhoc a buenos CPM sino vender cientos de millones de impresiones a CPM’s bulk. Pero el chollo también se les acabará a estas agencias cuando más clientes accedan directamente a los adexchanges.

        saludos,

        • Ahí están intentando intermediar también en ese campo. No los daría por muertos tan pronto.

          • Miguel Angel Gaton

            Costará pero al final caeran.

  • javipas

    El problema en móviles es que precisamente los navegadores se usan más bien poco, y las aplicaciones dominan la experiencia. Si tengo una que me ofrezca una buena selección de noticias -Facebook vale para muchos, parece demostrado- ahí me quedo, con lo que al final el filtro de FB es el que domina. Y ahí los medios pequeños, como dices, tienen poco que hacer.

    Lo veo complicado para medios pequeños e independientes que van a tener difícil acceder a esas portadas. Tenemos a los reddit, slashdots y menéames pero eso de depender tanto de apps me parece mal futuro. Una app por medio? Uf. Qué mareo si cada vez que encuentras algo nuevo en un medio nuevo tienes que instalarte la app correspondiente.

    ¡Gracias por la mención!

    • Ojo, buena parte del uso que se hace en apps es de navegadores embebidos, por mucho que Facebook y compañía estén intentando reducirlo.

    • Miguel Angel Gaton

      @javipas:disqus yo no creo que las aplicaciones dominen la experiencia y el navegador se use muy poco. Yo por lo menos conozco a muy poca gente que use la apps para leer medios (ojo, no me refiero a usar facebook como puerta de entrada, sino a las apps nativas de cada medio en concreto) y sin embargo si que usan el navegador día a día para consumir información.

      saludos,

  • Menestro

    A veces me cuesta entender como las personas que viven de la revolución de la industria digital tienen una percepción tan reduccionista del mercado y las claves económicas que la mueven.

    Da la sensación de que las publicaciones se mantienen a flote sobre la una lamina superficial del desarrollo tecnológico, como esa capas de fitoplancton que vagan a la deriva cosechando nutrientes básicos, a la vez que son recolectados por por otros mamíferos que se nutren de ese pasto microcoscópico. Cuando un gran cetáceo cambia de rumbo, todo ese pequeño ecosistema se estremece y agita en la estela que deja a su paso.

    Los mecanismos económicos no son perpetuos, como no lo es la tecnología. Y la generación que pasó del CRT en el salón, a la pantalla del teléfono móvil, no debería olvidarlo. Esa tendencia a anclarse en la estabilidad económica pasada es uno de los mayores lastres de la economía de este país.

    Dentro de tres años todas la bases económicas de internet que conocéis habrán evolucionado, por suerte para todos. Y a nadie le extrañará este cambio. El problema es que asumís que el modelo actual es el futuro. Y eso en la economía digital es una ilusión

  • Josito Singu

    Yo soy un simple usuario, no un experto en mercados digitales y cuales.

    Pero por si les interesa la opinión de los que mantenemos esto a base de clics les cuento.

    Leo el artículo y la palabra que más se repite es negocio, no comunicación. Ya eso me escama.

    Cuando voy a la frutería voy a comprar fruta y me importa poco cómo le va el negocio al frutero ni cómo lo gestiona, sólo quiero fruta.

    En Internet hago lo mismo, aunque no pago por lo que busco (información y archivos; SÍ, ARCHIVOS, porque me descargo y COMPARTO archivos y estoy muy orgulloso de hacerlo).

    Igualito que cuando enciendo la tele y cambio de canal (o de empresa que tiene varios canales) cuando ponen anuncios. Y que yo sepa las teles son un negocio.

    Cuando un medio me gusta, simplemente desactivo temporalmente NoScript (mucho mejor que el AdBlock).

    Si el medio tiene una orientación que comparto y NO ME INVADE CON POPUPS Y ANUNCIOS, puedo desactivarlo permanentemente.

    Incluso he llegado a aportar dinero (poco) a sitios que me gustan para que se mantengan.
    Y les aseguro que no me sobra el dinero, a veces llego a fin de mes LITERALMENTE a base de bocatas.

    Pero esa decisión es MÍA y sólo mía, y rechazo todo lo que me impida decidir qué hacer.

    El error de ustedes es no aceptar la realidad y no querer adaptarse a ella.

    Esto que les cuento es LA REALIDAD, lo que ustedes dicen son puras entelequias.

    P.D. “Nosotros ya sugerimos a nuestros usuarios con adblock que nos incluyan en una lista blanca (les mostramos un aviso si detectamos que usan adblock).”

    MEEEC, error: a mí no me sale ningún aviso para que desactive NoScript en su sitio.

    • Gracias por tu opinión. en cuanto al punto del aviso a los usuarios que usan adblock, no se refiere a este blog, que no tiene publicidad alguna, sino a los que publica Weblogs SL. Obviamente el mecanismo puede fallar y no sé si se activa con NoScript, pero está.

  • Yo uso adblock, pero suelo tenerlo desactivado hasta que entro a una web que puede producir epilepsia… Esas webs además, aun sin anuncios, no suelo volver a visitarlas de lo malas que son.

    De todas formas también igual sería cosa de que se extendiera lo que hacen en “hogarutil” (ver captura) que bloquean las visitas con bloqueador…

    • Vale, ya he visto que habláis de eso un poco más abajo, perdón por no leer antes de comentar.

  • Pingback: Apple entra de cabeza en la pelea del contenido con el lanzamiento de News | Tinkle()

  • Pingback: Estrategia de Apple News: el paso a la ofensiva contra Google()

  • Pingback: Cajón semanal de enlaces nº71 | Marc Martí()

  • Pingback: La batalla contra la publicidad se convierte en una guerra entre distintos keyplayers ‹ El Documentalista Enredado()

  • Pingback: El longform es para el weekend. Lecturas sobre periodismo para rescatar del estrés diario (17) » El tipómetro de Fran Barquilla()

  • Pingback: Adblockers: noticias sobre bloqueadores en 2015()

  • nam

    el problema es que alguna publicidad que se ve en webs es muy molesta. Te cargan videos, te llenan la pantalla de un anuncio grande…y si estás con un movil o un PC lentos, pues o no vuelves a esa web o tienes que ponerte adblock. Yo por ejemplo en algunas webs no puedo entrar con el movil porque si salgo del anuncio, no se carga la web..y me pasa con El País, no cualquiera precisamente.

    eso sí, en otras dejo que adblock no actúe, ya que entiendo que si no se cobra por contenidos al usuario, al menos deben ingresar por publicad (pero que no sea invasiva).

    el panorama es complicado para los medios pequeños y, de los grandes, tienen el problema que sus abusos durante años han acostumbrado a la gente a piratear y no querer pagar nada, por muy buenas ofertas que hagas (ejemplo de lo que pasa con la TV de pago, la música y pasará con las editoriales pues están acostumbrando a que la gente se pirateé los libros electronicos)



6 Pingbacks / Trackbacks