Canon AEDE, efectos colaterales: Disparo a los agregadores y mato al enlace

No voy a entrar en el detalle de por qué la prevista reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que presentó el gobierno hace una semana es una insensatez. Creo que Antonio Delgado hace un resumen excelente: Desmontando el canon de AEDE y David Maeztu un muy buen análisis jurídico: Derecho por agregación de contenidos en la reforma de la LPI y su impacto a servicios de internet. Yo mismo toqué el tema en cierta profundidad hace menos de un año: Google y la prensa: cómo serían las cosas si no fueran como son.

Me parece más interesante poner el foco en el impacto que puede tener en el uso de los enlaces y de las atribuciones de autoría en la internet española. Hasta ahora la práctica habitual y extendida es que lo correcto cuando escribes algo que se basa, aunque sea en parte, en algo que has escrito y está publicado en internet es enlazarlo. Esa es la buena práctica introducida en buena parte por los blogs y adoptada también, a veces un poco a regañadientes, por los medios tradicionales en su versión digital. Si tienes una exclusiva yo te enlazo en mi texto para reconocerlo. Se reconoce el esfuerzo, se envía tráfico y se facilita a los lectores la posibilidad de verificar la fuente y de acceder a información adicional sobre un tema que les interesa. Recordemos que en sus orígenes los blogs eran básicamente listados de enlaces interesantes. A estos efectos enlace o enlace + foto + breve texto me parece que son análogos. El valor es similar.

Siempre ha existido gente que se saltaba esto. Gente que no enlazaba cuando la información había salido de otro medio. Gente que te fusilaba el contenido íntegro sin una mísera mención. Nosotros vemos a diario pequeños sitios que simplemente cogen nuestro RSS y lo republican íntegro poniendo sus anuncios. O incluso lo pasan por Google Translate y lo publican en otro idioma. Estas son el tipo de prácticas que son peligrosas en internet y que, si nos ponemos, habría que perseguir.

Pero no, hemos decidido que lo que hay que perseguir es el uso de enlaces y fragmentos no significativos (vaya palabro neolengua). Si se llega a aprobar en los términos en los que está redactada actualmente, cosa que esperemos que no pase, lo más probable es lo siguiente. Google no pagará a los editores. En cualquier caso no pagará por enlazarles usar pequeños fragmentos. Puede que al final llegue a algún acuerdo tipo el de Francia. O, lo que es más probable aún, que cierre Google News en España. Otros agregadores como Menéame se verán obligados a optar entre llevarse la empresa fuera de España o cerrar (gran favor a nuestra competitividad como país en uno de los pocos sectores que generan actividad económica y empleo). Los agregadores internacionales sin presencia física ni de negocio en España (Flipboard, Feedly, Pocket…) se reirán cuando alguien de CEDRO les escriba pretendiendo cobrar y evitarán hacer nada en España. Eso, si a los de CEDRO no se les va la olla y se ponen a reclamar pagos por enlaces a diestro y siniestro considerando que el texto de ancla ya es un fragmento no significativo, que capaces son.

El impacto en toda la red en España será que la gente, por si acaso, enlazará menos. Atribuirá menos las fuentes. Citará menos. Todo esto lo único que hace es perjudicar los usos correctos de contenidos ajenos y beneficiar a los usos incorrectos, que no sólo no desaparecen sino que posiblemente aumenten. Hará que la red en español sea una madeja menos enlazada, menos densa, menos rica que la web en otros idiomas. Gran jugada.

Etiquetas: , ,



  • Pingback: Menéame es un gran nivelador y el gobierno quiere destruirlo - Yorokobu()

  • Antonio

    Me hace gracia que Galli diga eso…Desde cuando Menéame se preocupaba de enviar tráfico a nadie? Si ni siquiera permitían al autor original de un artículo publicarlo en su agregador!!

    • Una cosa es que no permitan la autópromo (se supone que es una herramienta de descubrimiento de noticias ajenas, no de promo de las propias), y otra que no quieran que la gente vaya a las fuentes a leer las noticias. De hecho, son de los pocos agregadores que tienen como enlace principal la página original y como secundario la página del agregados. Lo habitual es al revés. Otra cosa es los comentarios, dónde sí generan un efecto sustitución.

  • Antonio

    Bueno…es que solo faltaría eso: que ni se permitiera al autor original publicar su artículo y además que ni siquiera se le citara, sería el despropósito total. Y para rematar, te coloco publicidad y me lucro con el trabajo que te copio. Más bien Menéame ha tenido que conceder a su costa el enlazar al original para que no se le echen encima una montaña de demandas.

    ¿Hay que estar agradecido encima por eso? ¿Es eso hacer “todo lo posible” para llevar visitas al original? Si quisieras hacer todo lo posible permitirías la “autopromoción” como tú dices (bonito eufemismo). Lo único que ha hecho Menéame es mirar por su propio tráfico y por estar dentro de la legalidad, nada más. Lo demás ha sido dar su brazo a torcer en contra de su voluntad porque no le quedaba más remedio.

    • Yo recuerdo cuando nació Menéame que había también otras opciones. Fresqui, por ejemplo. Y recuerdo que Menéame daba prioridad al enlace a la fuente original, mientras otras te llevaban primero a su página interior y sólo luego a la fuente original. No estamos hablando de no enlazar o no citar (que también hay quien lo hace), sino de dar prioridad al enlace frente al contenido interno de Menéame. Ellos lo hacen. Muchos otros no lo hacían. Y no fue obligado por cumplir la ley, por no perder tráfico o por recibir un montón de demandas. No fue un cambio. Fue por diseño desde el inicio.

  • Pingback: Julio Alonso: «Se producen transferencias de renta hacia lobbies que consiguen que el Gobierno legisle en su favor»()

  • Pingback: AEDE se pega dos tiros en el pie: cómo no pagarle el canon y hacerle perder visitas, legalmente | tomalaprensa()



3 Pingbacks / Trackbacks