Sobre el debate en ABC de ayer

Debate ABC

Estoy francamente decepcionado. Abc.es publica un artículo sobre el debate al que me invitó ABC ayer que duró un par de horas y, no sólo no veo una sola de mis afirmaciones en él, es que sólo me citan para mencionar cosas a las que me oponía, y ni siquiera todas ellas. Leyéndolo se comenta varias veces asuntos en los que todos estábamos de acuerdo (el papel central del autor en la industria o la culpa de las telecos) con las que para nada comulgo y que, en un caso ni se mencionó y en otro estábamos medio de acuerdo. Esto es, los representantes de las entidades de gestión estaban de acuerdo y yo no. Visto que no me veo para nada representado, no me queda otro remedio que intentar reconstruir en base a mis notas y mi memoria como fue el debate.

Hace unos días me llamó Inés Martín de ABC para invitarme a un debate sobre la polémica sobre la Ley-Sinde (la disposición adicional introducida en el anteproyecto de ley de economía sostenible que otorga a una nueva sección de la comisión de propiedad intelectual la potestad para cerrar webs por vulneración de derechos de autor). En el debate iba a estar un representante de la Coalición de las entidades de gestión, un abogado de su parte, estaría yo, y me pedían referencias de un abogado de “nuestra parte”. Después de pasar por los nombres que os podéis imaginar, que están todos fuera de Madrid, y que ninguno podía venir, al final les propuse que invitaran a Paloma Llaneza. Si bien no coincide 100% con nuestras posiciones, tampoco compra las de la otra parte y ha sido muy crítica con el proyecto en muchos aspectos. Preveía pues una ligera desventaja, pero, inocente que es uno, pensé que se podría superar con energía y convencimiento y con la imparcialidad del medio anfitrión.

Llegué al debate el primero y poco a poco me fui dando cuenta de que la cosa no era exactamente como la esperaba. Resulta que al debate venían José Antonio Suárez abogado y secretario general de EGEDA, Joan Navarro, director de la Coalición y Alex de la Iglesia. Por unos momentos incluso parecía que Paloma no se incorporaría. El debate quedaba ya claramente descompensado. Tres ponentes curtidos por un lado (he coincidido ya en debates con todos ellos) contra mí y la ayuda que Paloma me diera (que al final afortunadamente fue bastante). Para iniciar la acción un responsable de ABC lo encuadró en (cito de memoria) “el tradicional respeto de esta casa por todas las propiedades, incluida la propiedad intelectual”, aunque también matizó que “había ciertos cambios a consecuencia de internet que posiblemente hacían necesarios planteamientos nuevos”.

Inés abrió el debate preguntando qué nos parecían las medidas propuestas por el gobierno. Empezó respondiendo Suárez alegando que el gobierno lleva un retraso de 8 años en tomar medidas sobre esta materia, que al fin lo están haciendo, que somos uno de los países con mayores índices de piratería, que estamos en la lista negra de EE.UU… Paloma y yo saltamos a contestar que no hay estudios independientes que demuestren eso, que los únicos estudios al respecto son los que elaboran ellos que además luego se los facilitan a EE.UU. para que nos ponga los primeros de la lista. La contestación de Suárez a esto fue de nota: citó a McCarthy y su frase “un comunista en el departamento de estado es ya un comunista de más” para a continuación añadir “una sóla descarga ya es demasiadas descargas”. Así, descargas en general, sin matizar. Por lo menos queda claro cuales son sus fuentes de inspiración.

Alex de la Iglesia siguió con la cantinela habitual de los muchos empleos que se están perdiendo en su sector, de las situaciones tan críticas, de la urgencia de actuar contra esto… Joan Navarro siguió con que la piratería era un robo vergonzoso…

Paloma Llaneza puso sobre la mesa la chapuza jurídica que representa la ley (ha escrito en su blog, pero más sobre sus conclusiones a posteriori que sobre el debate en sí). Textualmente dijo que en España se legisla “a tontas y a locas” y que por intentar hacerlo rápido al final no es eficaz y tendrán que volver a iniciar de cero. Navarro decía que las medidas (que afirmaba no conocer a priori) eran de cirujia de precisión (yo le dije al vuelo que no se hace cirugía de precisión con una sierra mecánica) y que habían sido estudiadas al milímetro por muchos abogados del Estado. Suárez argumentaba que mejor hacerlo mal pero hacer algo y De la Iglesia convenía en que era importante hacer algo ya, aunque no fuera fino. Puso el ejemplo de un amigo que quería hacer cine pero bien y nunca había hecho una película. Yo repliqué que ese criterio para hacer películas podía estar bien, pero para otras cosas no. Que seguro que no le gustaba ese criterio para guiar la actuación de un cirujano, y que legislar sobre materias tan delicadas como esta era algo parecido. Y que en este caso no se puede actuar precipitadamente para defender los intereses de unos pocos y con ello perjudicar los derechos de los ciudadanos y los intereses económicos de las empresas del nuevo entorno.

Me tocó opinar a mí y dije que lo fundamental de este proyecto es que transfiere potestades que en nuestro ordenamiento son claramente del poder judicial al ejecutivo y con ello contribuye a erosionar aún más la división de poderes tan básica para la democracia. Expliqué que tenemos dos cuestiones sobre la mesa. Una es como se deben regular los derechos de autor en un contexto nuevo, que es un debate que se debe tener con tiempo, con publicidad y con participación de todas las partes implicadas. Y otro debate distinto y más urgente que es sobre las medidas que se intentan implantar sobre esta cuestión.

A partir de ahí Alex de la Iglesia se fue desatando con metáforas y frases-titular con un nivel de demagogia muy elevado: que si parecía que la propiedad intelectual no fuera igual que el resto de propiedad (que será porque no lo es), que si se respetaba más a la agri-cultura que a la cultura, que si las descargas son como un alunizaje en una joyería con un Hummer… Además de esto, los tres ponentes de la otra parte se esforzaban por intervenir uno detrás de otro para que no tuviera posibilidad de ir contestando y desmontando sus afirmaciones. No tengo el cronómetraje del debate, pero dudo seriamente que mi tiempo de intervención llegase al 20%. Unido a eso, sufría interrupciones constantes cada vez que enlazaba tres palabras seguidas, en especial por parte de Alex de la Iglesia. Tan fue así que en un momento del debate tuve que levantarme y decir que así no seguía debatiendo.

Inés Martín nos preguntó más adelante si había algún area en la que pudiéramos estar de acuerdo. Yo dije que sí, que yo personalmente creía en los derechos morales del autor (a que se reconozca su autoría y se mencione, a que no se plagie) y también en el derecho a evitar que otros se lucren con la difusión de sus obras. Ahora, aclaré, esto no se puede intentar alcanzar sin todas las garantías judiciales y además y esto es muy importante, sin criminalizar el enlace. Expliqué que el enlace es fudamental para la web como la conocemos. Hice mención a cómo era internet antes, en tiempos de Gopher, Telnet y demás. Sí, y Mosaic decía Suárez. No, Mosaic ya era web y enlaces (obviamente no lo había entendido pero había oído flautas). Navarro saltó oportunista que entonces estábamos todos de acuerdo y que no se hablase más. Pero no es así. Por un lado porque lo que pone en el anteproyecto se parece como un huevo a una castaña a esto que estábamos diciendo. En segundo lugar porque lo que la Coalición entiende por “que alguien se lucre con la difusión de obras de terceros” y por “no criminalizar el enlace” es muy pero que muy distinto de lo que entiendemos nosotros. Así se lo hizo ver Paloma Llaneza.

El debate terminó con los representantes de la otra parte al unísono afirmando que no se iba contra los usuarios (lo clásico) y que lo que pasaba era que el público estaba muy desinformado y que había que educarle. Imagináos como sonaba de ridículo que la propia Inés Martín le respondió que la gente no estaba desinformada, que al contrario, que este tema había suscitado un nivel de protesta en internet no visto anteriormente. La coletilla final fue el ya clásico “hay que seguir el dinero” de Alex de la Iglesia y la acusación también de los tres representantes de las entidades de gestión de que las grandes culpables son las operadoras de telecomunicaciones.

Me llevo una sensación más bien amarga de mi participación en el debate. Lo siento por Inés Martín, porque no creo que fuera su intención. Aunque si es verdad que noté en otras personas de ABC presentes un nivel de reverencia a los otros tres participantes ciertamente significativo. Para la próxima vez tengo muy claro que me llevaré mi propia grabadora y que según qué medio me negaré a asistir si las composiciones no son absolutamente equilibradas.

Etiquetas:



  • Pingback: Sobre el debate en ABC de ayer (Julio Alonso)

  • http://openid.blogs.es/nauscopio maty (nauscopio.nireblog.com)

    2º Intento (ahora desde Maxthon – IE)

    Y encima, Julio, no te pagan por tu participación a pesar de que el medio genera lucro con ella.

    Años ha decidí que no quería saber nada de los medios tras una prolija entrevista realizada por Benyi Arregocés para la revista eConsumer del grupo Eroski, de la que apenas reflejó unas líneas.

    Así que les den a todos, salvo a los que no generan lucro como RTVE a partir de este año.

    Nota: pasan los años y sigue dando error en Firefox con la extensión NoScript (aunque permita todo el javascript temporalmente.

    Dale un coscorrón de mi parte al responsable técnico!

  • http://www.merodeando.com/ Julio Alonso

    Gracias Maty. Mi blog lo tienen un poco abandonado el pobre. Ya le va tocando un limpiado de cara importante (incluido eso que comentas).

  • http://openid.blogs.es/margaretgenns Caralbar

    No sólo que que te ha ocurrido en ABC, sino que desde el principio todo el tema fue una encerrona, y es triste que la única que dijo la verdad desde el primer momento fue Sinde, (cito de memoria) “Esta ley no va a cambiar ni una coma”
    Y efectivamente no ha cambiado ni una coma.

  • http://dvkaeija.blogspot.com/ dvk

    Todo se resume a la manipulación sistematica de la opinión, a la que nos tienen acostumbrados la mayoria de los medios de comunicación, reduciendo la problematica a simplezas con la excusa de que el “publico” lo entienda.

    http://dvkaeija.blogspot.com/

  • http://caminoalodz.wordpress.com/ dusher

    Muchas gracias por la aclaración… ya me parecía a mí que la entrevista había salido demasiado “Genial, qué bien se llevan todos, solo nos faltó sacarles los canapés”.

  • http://jorgealonso.com/ Jorge Alonso

    Supongo que uno de los abogados en los que habías pensado era Carlos Sánchez Almeida, que da su punto de vista en elmundo.es.

  • http://www.merodeando.com/ Julio Alonso

    Di los nombres de Carlos Sánchez Almeida, de David Bravo, de David Maeztu…

  • http://openid.blogs.es/alfonsofr alfonsofr

    Estoy mayoritariamente de acuerdo con sus posiciones sobre el asunto, tal como las expresa en este artículo. Por ejemplo en que la propiedad intelectual es diferente de la propiedad física, particularmente en lo que se refiere a la posibilidad de efectuar copias idénticas de una obra o idea (véase copiar no es robar http://alt1040.com/2009/12/copiar-no-es-robar ). Sin embargo, hay algún punto en el que disiento. Por ejemplo, en lo que se refiere al derecho de un autor a impedir que se otros se lucren con su obra. Creo que este derecho es desproporcionado, pues un solo individuo no debería tener tal potestad sobre unas obras, habida cuenta de que todos nosotros, sin excepción, reutilizamos obras e ideas anteriores para la construcción de las nuevas que creamos. O que creemos que creamos, pues estamos subidos “a hombros de gigantes”. Por ello, y por el beneficio de la sociedad en su conjunto, no debería atribuirse a un solo individuo el poder de restringir el progreso obtenible gracias a las obras que haya pergeñado. En todo caso, sí podría tener el derecho de impedir que otros se lucren “a su costa” es decir, con perjuicio económico de su mercado directo o con desprecio por su papel en el proceso de creación. En otro caso, el mundo es suficientemente grande como para que convivan dos mercados basados en una misma idea, ambos prosperen y ninguno de los dos se vea perjudicado, en un escenario “win-win” clásico en marketing.

  • http://www.merodeando.com/ Julio Alonso

    Alfonso,

    Comparto el argumento de “shoulders of giants”. De hecho, esa “exclusiva de explotación” que es la que determina el derecho a excluir el lucro de terceros debe ser limitado en el tiempo y subordinado al fin último que es que suponga una ayuda a la creación y difusión de la cultura.

  • http://openid.blogs.es/lsgalan lsgalan

    ¿Por qué no se publica el audio y el vídeo íntegro de estos encuentros aparte del resumen?

    Un saludo,

    Luis

  • http://www.merodeando.com/ Julio Alonso

    Luis,

    Se lo pedí a Inés Martín. Ella me dijo que no se podía subir un vídeo de dos horas. Incluso les ofrecí que me lo pasasen y que yo me encargaba de publicarlo.

  • http://openid.blogs.es/irteubal irteubal

    Vaya, vaya, como cambia el cuento de Álex de la Iglesia antes y después de ser presidente de la Academia:

    http://agoranews.es/2009/05/29/alex-de-la-iglesia-como-presidente-de-la-academia-me-gustaria-dar-sensacion-de-unidad-y-recuperar-el-respeto-perdido/

    La entrevista no tiene desperdicio y no se parece en nada al de ahora. Algunas perlas “Veo vídeos y me descargo películas de Internet” y “Siento orgullo de ver mis películas en Youtube”.

  • http://openid.blogs.es/alexuny Alexuny

    Qué vergüenza Julio.

    Después llorarán porque venden cada vez menos periódicos. Llorarán porque ponen suscripción de pago en Internet a sus periódicos de cuando en cuando y fracasan.

    Pero es que ¿PARA QUÉ PAGAR POR LEER INFORMACIÓN MANIPULADA AL INTERÉS DE CUATRO?

    ¡VIVAN GOOGLE NEWS Y SIMILARES COÑO! Con perdón de la expresión.

    Yo sigo teniendo la esperanza en que si dicen que todo el chiringuito les va de mal en peor, que al intentar extorsionar más a la gente, les vaya peor todavía. Por mi parte no compro ni un periódico, ni un disco de música ni consumo películas en cine o comprándolas. Hasta llevo ya un añito o así sin descargar tampoco.

    A ver quién tiene la razón. Si nosotros no queremos que hagan negocio, no lo hacen y punto. Y A LA FUERZA MENOS. Todavía habría que investigar y dar caña a ver todo el asunto de las subvenciones MULTIMILLONARIAS AL CINE por ejemplo. Negocio privado de cuatro, y subvencionado con dinero de todos, “con pérdidas y malos resultados en taquillas y ventas”… ESO SÍ QUE ES PIRATERÍA.

  • http://openid.blogs.es/argaillatoure argaillatoure

    Mi trabajo es en el campo de la salud, y he tenido la ocasión de hacer algunas entrevistas en medios públicos, en especial periodicos, y generalmente el interes en comprender lo que le dices es mínimo, solo quieren rellenar su carilla en el semanal, y que suene la cosa espectacular. En este caso, todos tienen interés en seguir vampirizando a la población, muchos de ellos apesebrados y sin producir nada que merezca la pena ser pirateado.
    Por suerte internet está vivo y dentro de poco los soportes físicos seran una cosa como las casettes. Tengo amigos en grupos que publican sus propios albumes que venden o intercambian con otros grupos en sus conciertos, gente que crea y maqueta comics, libros, manuales… y los venden en un mercado paralelo cada vez mas grande, sin contar con los programas freeware, licencias GNU… que están haciendo programas de calida similar al de empresas privadas… Esta gente son dinosaurios que se aferran con terror a sus poltronas, cagados de miedo porque si hiciesen un concierto o un libro, sería un fracaso total, porque no les queda nada más que miedo y codicia.
    Están acabados, como un arbol podrido al que la siguiente tormenta tumbara… el cambio es inevitable.



One Pingback / Trackback