Invirtiendo en industrias de futuro

Crecimiento comparado del PIB 1975-2004 entre México y Corea del Sur

Uno de esos temas que a mí me preocupan bastante, pero sobre los que nunca tienes ocasión de hablar, es cómo las sociedades (o los paises, no nos pongamos quisquillosos) compiten y van impulsando su desarrollo tecnológico. En una conferencia interna del equipo internacional de innovación de una gran empresa española, a la que asistí como ponente la semana pasada, se comentaba con acierto que Corea del Sur había pasado en pocos años de tener un PIB inferior al de México a superarlo con creces. Con datos de Gapminder se puede ver que en 1975 el PIB de Corea del Sur era la mitad que el de México (3.722 vs 6.298 dólares), mientras que en 2004 Corea triplica a México (18.840 vs 9.010). ¿Cuál ha sido la diferencia fundamental? Sin duda las múltiples políticas desarrolladas en Corea del Sur para avanzar hacia una sociedad de la información muy avanzada, saltándose (leapfrogging se dice en inglés) muchos pasos intermedios.

Pensando en ese ejemplo me preocupa mucho cuando un gobierno (pongamos el nuestro) se preocupa sobremanera de que sigan activas grandes empresas en sectores que, por decirlo suavemente, fueron de tecnología punta hace muchos decenios, y sin embargo, apenas se preocupan por los nuevos sectores de innovación y tecnología. Creo recordar que en La Tierra es plana ya se comentaba aquello de que no tenía sentido subvencionar industrias en decadencia. Obviamente, hay que resolver o paliar en lo posible los dramas personales, los puestos de trabajo perdido, los prejubilados con pocas perspectivas de recolocarse. Pero el énfasis principal no debe estar en continuar subvencionando dichas industrias. No tiene sentido seguir haciendo esfuerzos para impedir que se cierre tal siderurgia o tal fábrica de automóviles. Tiene mucho más sentido invertir para que se instalen empresas de sectores en auge.

Todo esto viene a cuento de la apertura en Madrid por parte de Electronic Arts de su centro europeo de desarrollo de servicios de software. Se trata de un centro con unos 300 empleados, muy jóvenes, de múltiples nacionalidades y en un sector, el de los videojuegos (o del entretenimiento digital en sentido más amplio), en franco crecimiento. Hace unas semanas tuve la oportunidad de conocer a Jaime Giné, vicepresidente internacional de desarrollo de producto de la compañía y responsable de dicho centro (y de otro similar en Singapur). Me llamó la atención poderosamente los motivos que tuvieron para elegir Madrid. Enrique Dans los comenta con mayor amplitud, pero básicamente se trataba de elegir la ciudad con el equilibrio ideal entre bajo coste, disponibilidad de talento local y atractividad para traer talento de fuera que ya estaba en la compañía. Y la elegida fue Madrid. O más bien España (Barcelona no participó en el proceso porque sólo consideraban dentro de un país aquellas ciudades en las que ya tenían presencia). Y además consiguieron que el 80% del personal que trabajaba en otros paises en este grupo, aceptaran la oferta para venirse a trabajar y a vivir a Madrid.

La instalación de centros de este tipo en España harán mucho más por la competitividad a futuro de nuestro país, que muchas otras medidas ampliamente publicitadas, pero de efectos bastante limitados. En este caso concreto seguro que da pie a que se creen multitud de pequeñas empresas de videojuegos en torno a ellos. Y a que empleados hoy en este centro de EA acaben saliéndose a montar su propio start-up para lanzar nuevos juegos. Tiempo al tiempo.

Etiquetas: , , , ,

  • http://openid.blogs.es/rodrigo-o roro

    En Mexico tenemos un problema donde muchas reformas legislativas han sido detenidas por la situacion politica en el pais.
    Aqui seguimos rasgandonos las vestiduras sobre el nacionalismo, y sobre inversion privada.
    Mientras la oposicion en Mexico no piense solo en su beneficio personal quizas saldremos adelante.