Internet y política

Pierre Chappaz, fundador de Kelkoo “comenta en su blog”:http://kelblog.typepad.com/chappaz/2006/10/internet_priori.html su participación junto a otros bloggers franceses conocidos en una reunión política francesa y menciona una serie de medidas que me parecen, “igual que a José Antonio del Moral”:http://www.alianzo.com/blogs/redessociales/2006/10/04/internet-prioridad-nacional, muy pertinentes también para España. Me permito una traducción comentada.

Comenta Chappaz que es prioritario que las élites políticas y económicas (en Francia mola eso de hablar de élites, aquí diríamos la clase política) entiendan que *los empleos del futuro se crearán en las empresas del futuro*. En vez de dedicar esfuerzos a salvar a las empresas del siglo pasado (léase evitar deslocalizaciones) la prioridad política debería ser favorecer las actividades de futuro.

Aclara que hoy en día todos los líderes de internet son americanos (yo diría que casi todos, pero bueno). Si queremos que eso cambie, mantiene Chappaz, hay que hacer del desarrollo de la economía de la red una prioridad del gobierno francés (en nuestro caso español).

Pero eso no se consigue, dice Chappaz, con las recetas del ayer tipo Airbus o Quaero. Los nuevos servicios de internet no los crean los habituales beneficiarios de subvenciones públicas, ni las grandes empresas nacionales, ni las grandes consultoras ni las operadoras de telecomunicaciones, sino pequeñas empresas en modo start-up. Todos los grandes líderes de internet en Estados Unidos los han creado estudiantes en sus garages.

Pero la parte más interesante del post desde mi punto de vista son algunas de las medidas que propone, en especial:

* Suprimir las cargas sociales para los primeros empleos generados por start-ups tecnológicas (no parece más descabellado que la petición de reducción del IVA de la restauración en Francia o la del IVA de la televisión digital en España)
* Favorecer fiscalmente la inversión en stat-ups tecnológicas (o por lo menos favorecerlo lo mismo que la inversión en el sector inmobiliario)

Yo por mi parte empiezo a pensar que la cosa no cambiará seriamente hasta que una parte relevante de la población haga que su voto dependa fuertemente de la posición de los partidos sobre dos cosas:
política de desarrollo de la economía basada en internet y política sobre copyright.

Vía | “Redes Sociales”:http://www.alianzo.com/blogs/redessociales/2006/10/04/internet-prioridad-nacional

  • http://vidadeunconsultor.blogspot.com Consultor Anónimo

    Pues espera sentado… esas inquietudes moverán el voto de un insignificante 1% de la población. El 99% restante vota según la posición en inmigración, terrorismo, paro, vivienda… y eso es lo que seguirá marcando la agenda de los políticos.

    Al final, yo creo que las cosas pueden cambiar dependiendo de que aparezca algún político o burócrata avispado (un buen ministro de industria, un buen ministro de economía, etc.) que implante esas ideas motu proprio. Pero claro, a eso también podemos esperar sentados…

  • http://www.cosasdealmeria.blogspot.com Alex

    Lo que está claro, bajo mi punto de vista, es que esto es una rueda que ha comenzado a girar, lenta pero imparable. En mano de la “clase/elite” política estará, como bien dices en el post, que esa rueda gire engrasada.

    Yo, por mi parte, percibo esta tendencia desde hace tiempo, y se ve claramente que el mundo laboral en torno a los nuevos modelos de negocio se está animando. Esto se pone interesante ;-).

    Saludos.

  • http://www.cosasdealmeria.blogspot.com Alex

    Lo que está claro, bajo mi punto de vista, es que esto es una rueda que ha comenzado a girar, lenta pero imparable. En mano de la “clase/elite” política estará, como bien dices en el post, que esa rueda gire engrasada.

    Yo, por mi parte, percibo esta tendencia desde hace tiempo, y se ve claramente que el mundo laboral en torno a los nuevos modelos de negocio se está animando. Esto se pone interesante ;-).

    Saludos.

  • http://elsindromedeottinger.blogspot.com Ottinger

    Coincido con el primer comentario. La gente vota por los asuntos “de toda la vida”, aquellos que ve en televisión y que puede percibir. El resto es casi para una minoría, quizá la que se encuentra en el lado desarrollado de la brecha digital.