¿La estrategia una commodity?

Habiendo sido consultor de estrategia durante diez años, esta afirmación de Umair Haque (del que ya comenté algo hace unos días) no podía dejarme indiferente. Básicamente lo que cuenta es esto (traducción a pelo mía):

En un mundo en el que la estrategia es una commodity (un bien indiferenciado que cualquiera puede producir, para los no iniciados – nota mía), la creatividad se convierte en un factor vital del que surge el valor. Cuando cualquiera puede pensar estratégicamente, el lugar de creación del valor cambia de ganar pensando mejor a ganar creando mejor. La palanca principal de creación de valor es darle un lugar central en la empresa a la habilidad para crear (productos, servicios, procesos, incluso estrategias).

No es sólo que todas las grandes empresas trabajan con consultoras estratégicas (o lo han hecho antes), es que casi todas ya tienen las capacidades dentro de su propia organización, ya han aprendido hace tiempo. Ya no es diferencial.

Me pregunto qué les parecerá todo esto a mis amigos consultores.

Artículo original | Leyes de la economía post-red: la estrategia como commodity

  • AMRS

    ¿Y tú qué opinas?

  • http://www.merodeando.com Julio Alonso

    Pues que algo de cierto hay en ello, que hoy en día hay mucha más gente en muchas más empresas que piensa de forma estratégica y que sabe hacer las cosas en ese sentido como es debido (aunque muchas veces no se haga así por x motivos).

    Y que indudablemente la gestión de la creatividad, y yo añadiría que la gestión distinta de la relación con los clientes (prometo no usar esa palabra que empieza por c y acaba en ción), van a ser clave.

    Volvemos al paradigma de la tesis de Umair (ver el pdf en el post anterior sobre él href=”http://www.merodeando.com/blog/archivos/2006/07/05-media-20-y-las-bolas-de-nieve.php” rel=”nofollow”>http://www.merodeando.com/blog/archivos/2006/07/05-media-20-y-las-bolas-de-nieve.php) de que en el nuevo entorno la inversión en innovación y creación de productos tiene mejor retorno que la inversión en marketing y distribución, mientras que hasta ahora era al revés.

  • macaia

    Well, what I think is that this distinction between strategy and creativity is plain artificial. Come on, a good strategist HAS to be creative. The fact that most of the strategy consultants are boring (yes, itŽs true) doesnŽt mean that strategy has to be boring.

    This guy, Umair, is smart and worth reading, but itŽs too adept at trying to sell new ideas when is just redefining words.

  • http://popmk.com Ferran

    Yum! Sí, yo también lo he leído esta mañana y me ha sorprendido mucho. Tiene muchísima lógica, pero no había caído. Hay un hueco importante aún para este tipo de ‘producto’ entre algunas empresas, pero sí es cierto que todo el mundo ha ido a las mismas escuelas de negocios, ha estudiado los mismos casos, tiene las mismas herramientas de análisis…

    La diferenciación es la creatividad.
    Con estrategia.

    :)

  • http://www.merodeando.com Julio Alonso

    Trackback manual: Bajo la línea – Atrevimiento href=”http://bajolalinea.duplexmarketing.com/2006/07/atrevimiento.html” rel=”nofollow”>http://bajolalinea.duplexmarketing.com/2006/07/atrevimiento.html

  • http://www.gurusblog.com GurusBlog

    No podía estar más de acuerdo con tu comentario…Corroboro punto por punto tus argumentos, habiendo sido también ex-consultor de estrategia, y dedicándome parte de mi tiempo hoy en día a lo que en las empresas aún llaman “estrategia”…

  • http://www.advistel.com Buzz

    Con todos vuestros comentarios que a partir de la reflexión de Umair Haque han surgido, no he podido más que pensar en la cantidad ingente de dinero que hasta la fecha se gastan las corporaciones en subcontratar ideas y planteamientos estratégicos a otros, externos a la empresa, los cuales, a veces sólo conocen el nombre de ella y, como mucho, el balance y la cuenta de resultados. Pero no conocen la ideosincrasia de esa empresa, cómo se respira en ella, de qué se habla en los pasillos y a la hora del café, qué es lo que piensan los empleados y los jefes, cómo se ven entre ellos, etc.

    Así, quizás los realmente estrategas se encuentran en la misma empresa, y no necesariamente sólo en los puestos directivos, sino en inferiores estratos organizativos empresariales. Y a cuántos de ellos luego se les impide disfrutar de subidas salariales, de ventajas sociales (seguro sanitario, tickets guardería,…) y no tan sociales (coche, plaza de parking,…) por motivos de recortes en los gastos.
    Por no decir de otros empleados que, incluso a veces accidentalmente con mayor o menor suerte, se ven de repente con la responsabilidad de aportar ideas estratégicas, esperan de él una buena presentación (que luego un jefecillo presentará como propia), un buen estudio de la competencia (cuando tu jefe te nombra el palabro benchmarking como queriendo quedar de enteradillo), o un informe de mercado, para luego el esfuerzo que hacen no se vea realmente recompensado, por no decir que nada recompensado.
    Para tener buenas ideas, muchas veces no es necesario ser un experto en finanzas, ni un experto en RRHH, ni un experto comercial, ni un experto en marketing. Muchas veces, con tener sentido común, algo de información “interna” y “externa” interesantes y un poco de avidez viendo lo que ocurre a tu alrededor, es más que suficiente.

  • http://palabraharry.blogspot.com Luisin

    Si al describirlo como commodity os referis a que tiene menos valor diferencial que hace 15 años es indiscutible. Más allá de una explosición demográfica de consultores (virus?), muchos de los cuales han acabado en el cliente, Internet ha cambiado las reglas y las torres de marfil ya no son tan altas ni tan exclusivas. Pero precisamente por eso es más esencial, no puedes permitirte no prestarle atención a unas capacidades que usa el resto del mercado.

    Respecto a lo que enmarcas en creatividad, que es algo que algunas consultoras siguen aportando, me parece un campo muy genérico pero evidentemente ha sido el factor diferencial siempre. En última instancia es lo único que, hasta que la informática alcance la ciencia ficción, hace diferentes y por tanto especiales, a locos y genios