Cambio tecnológico: he tirado todas mis cassettes

Este fin de semana he tenido uno de esos momentos que demuestran muy gráficamente el paso de una generación tecnológica a otra. Como sabéis todos en música primero fueron los vinilos, luego las casettes, CDs y por último, hasta ahora, MP3s. Dejo fuera por simplicidad las tecnologías anteriores al vinilo y las intermedias que no llegaron a cuajar. Cada una de estas tecnologías tenías ciertas ventajas respecto a las anteriores que hizo que poco a poco las fueran suplantando. Primero sustituyéndolas en la compra de nuevos productos, al final sustituyendo también la base instalada.

Algo así me ha pasado este fin de semana. Haciendo limpieza en casa me he desecho de una colección de casettes considerable. Había algunas originales (normalmente más regaladas que compradas), algunas grabaciones de vinilos o de CDs (para llevarlas en el coche), remixes hechos por mí o por amigos y también casettes grabadas de vinilos o CDs de amigos. No sé cuantas, pero llenaban tres bolsas de basura. ¿Las he tirado así como así? No, me he quedado con las carátulas que llevan la información, (digamos que son los ID3 analógicos): autor, nombre del disco, título de las canciones. Con eso me vale para reponer las que no tenga aún en MP3. Así de fácil.

Ah, y no me va a dar ningún remordimiento bajarme Ghost in the Machine de The Police para sustituir la vieja casette comprada, una de las primeras si recuerdo bien.

We are spirits, in a material world

7 Comentarios

  1. Coincidencia! yo hice lo mismo hace dos fines de semana. Realmente ya no tenía a mano ningún reproductor de cassettes aunque conservaba más de 50 cintas todas etiquetadas y rotuladas: diversos estilos de música, grupos preferidos, mucho de música caribeña de cuando me tocó vivir por esas tierras…. Las he regalado todas, y aunque al principio me daba un poco de pena, luego me he sentido genial, perfectamente integrado en la era digital.
    ¿Nos pasará lo mismo dentro de un tiempo con los soportes actuales (cd, dvd…) en favor de los grandes dispositivos de almacenamiento multimedia centralizado para el hogar, o en favor de los archivos en red?. El tiempo dirá…

  2. Vaya, a mí me daría pena tirarlas. Pero entiendo que hay que hacer sitio y eso. 😉

  3. A mí lo que me hacía gracia era que lo que realmente tenía valor era la información sobre qué música había en las cassettes, no la música en sí.

  4. ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! ¿¿¿Pero qué has hecho, Julio??? Al menos podías haber conservado la de The Police. Vale, igual _Ghost in the machine_ no es su mejor disco, pero es una reliquia 😉

    Yo tengo un montón todavía, pero si tuviera que hacer espacio no sé si empezar por las cassettes sería la mejor idea, ya que tengo tantísimos CD’s (la mayoría originales) que voy a tener que irme yo para que quepan.

    _I’ll send an S.O.S. to the world_

  5. Yo lo hice estas cavidades, solo me quedé con los recopilatorios grabados de la radio, que trabajo, dejar la radio puesta para grabar exactamente tal canción de moda.

  6. Una vez pasé todos mis vinilos a casstette de manera que quedaron marníficamente ordenados, y me deshice de ellos.
    Hoy lo siento enormemene. Los viejos soportes no sirven, pero algún día serán tan atractivos como los Cadillac de 1950.

  7. a mi me ocurrio lo mismo, una cantidad enorme de cassettes sin usar que ocupaban espacio en mi casa. Tuve la suerte de estudiar diseño industrial y justamente ahora estoy dedicado a hacer proyectos con elementos de desechos. Plantie el cassette y boom ahora tengo sillas, mesas y porta cds.