CC, Cory Doctorow y el Círculo

Cory Doctorow y Creative Commons en Madrid

En contra de lo que había anunciado, ayer sólo estuve en la sesión de la tarde en el Círculo de Bellas Artes. La sesión respondió a las expectativas. La sala estaba repleta de público y, aunque claramente era público afín, salvo un troll aficionado, había un poco de todo: gente que usaba licencias CC (mucho blogger), gente que estaba interesada en usarlas pero no sabía bien cómo ni qué y gente que quería participar en mejorarlas.

El discurso de Cory muy interesante, aunque el contenido, tanto de su discurso como de varias intervenciones de Javier Candeira, no fuera muy novedoso para los que se hayan leído el imprescindible Free Culture de Lawrence Lessig o la famosa charla sobre DRM de Cory.
Eso sí, me sorprendió que hay un par de conceptos que a mí me parece fundamentales que la gente todavía no tiene claros:

  1. Las licencias Creative Commons se apoyan sobre la misma base jurídica que el copyright tradicional. Simplemente en vez de reservar todos los derechos, permiten que reserve sólo algunos. Pasamos de un mundo de blanco y negro a un mundo con muchos grises intermedios.
  2. Las licencias CC regulan el output no el input. Es decir, si tienes un sitio web con contenidos que pescas por internet aquí y allá, tener una licencia CC no te ayuda en nada a que el contenido sea más o menos legal. Eso dependerá de si has usado material que se puede reproducir o no, de si se aplica el derecho de cita, etc. Lo que regulan las licencias CC es lo que tú permites a otros que hagan con lo tuyo. Tampoco vale el blanqueo de licencias; una obra con copyright no pasa a ser CC porque le aplique la licencia.
  3. El mayor problema con el que se enfrentan los autores es el plagio y ante eso, que alguien copie descaradamente lo que tú has hecho sin citarte, las licencias CC protegen igual de bien que el copyright.

Más cosas de interés:

  • El video de promoción de Creative Commons traducido al castellano que presentaron por la mañana.
  • La graciosa analogía de Candyman para explicar el círculo virtuoso de CC. “Imagínate que tienes un jamón y cada vez que cortas una loncha para comértela crece un poco por el otro lado”. Mucho más adaptada a nuestra cultura que la famosa de Lessig de las ovejas que cagan hierba.
  • Algunos sí que se llevaron el libro de Cory para que se lo autografiáse. Yo me olvidé o me dio corte, no recuerdo.

Hablan también del evento de la tarde en Microsiervos y Antoine. Del de la mañana Enrique Dans, Fernando Polo y de nuevo Antoine.

Por cierto, las fotos cortesía de Alvy que la ha publicado con CC en flickr. Más fotos de Alvy y del mismo Cory en flickr bajo el tag creativecommons, incluida una en la que salgo yo.

2 Comentarios

  1. Las licencias Creative Commons se apoyan sobre la misma base jurídica que el copyright tradicional. Simplemente en vez de reservar todos los derechos, permiten que reserve sólo algunos. Pasamos de un mundo de blanco y negro a un mundo con muchos grises intermedios.

    Algo me choca. Efectivamente, la base jurídica es la misma. Y se basan ambas en el concepto de propiedad intelectual con la diferencia de «yo, autor -y no mis editores-, decido lo que hacer con los permisos sobre mi obra».

    Me «sorprende» que todo el «marketing» de Creative Commons, se base en la posibilidad de que otros autores puedan «reutilizar» las obras de autores anteriores sin pedir permiso. Sin embargo, el «hype» de creative commons tiene «poco» que ver con eso (sería algo que no interesaría más que a unos pocos autores y/o artistas «activistas»). El hype viene, no nos engañemos, de encontrar una vía legal y «moral» para descargar música (o vídeo) en redes P2P (¿que tiene que ver la reutilización de obras anteriores, con la descarga «gratuita» de obras para su disfrute particular?).

    El activismo de Cory Doctorow (sus ya conocidas ideas) está centrado en la discusión P2P. Las licencias CC son una especie de sarao para artistas minoritarios que «samplean» a otros artistas mayoritarios, y que buscan convertirse en mayoritarios, tras lo cual, no sabremos si dejarán samplear sus obras.

    La discusión, no lo olvidemos, no está sobre la propiedad intelectual de los posts de un weblog. Está en las descargas de música y vídeo. Ya hablaremos más del tema.

  2. El concepto básico es que la protección absoluta que proporciona el copyright tiene que ser la excepción, no la regla. Es decir, que se proteja unos cuantos superventas si se quiere con licencias copyright pero:

    1. Que la gran mayoría de las obras no se sometan a un régimen tan severo.

    2. Que incluso esas obras super-valiosas tengan ese régimen especial sólo durante un tiempo limitado y no excesivamente largo (7 a 14 años, por ejemplo).

    Todo ello porque, como muy gráficamente mostraba el trailer del documental que se mostró en la sesión, practicamente todo el conocimiento y la creatividad son de caracter derivado, se basan en las obras de otros. Si esas obras no son accesibles, se cercena la creatividad futura.

    Tiene mucho que ver con el P2P porque si se aplicasen ese tipo de normas, el 90% de la música y de las películas y de cualquier otro contenido digitalizable no estarían sometidas a copyrights estrictos.

    El caso de Disney, que Lessig usa profusamente en su libro, por ejemplo. Disney se baso muy fuertemente en la creatividad anterior a él para crear su obra. Sin embargo, todavía conserva derechos absolutos sobre obras de los años 30. No tiene ningún sentido.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Microsiervos - Cory Doctorow en Madrid Hoy se celebraron los 100 días de las licencias Creative Commons España, tal y como…