El emprendedor, el tiempo y los valores, y por qué a veces correr es malo

reloj de la antigua estación de Canfranc

Ser emprendedor no es fácil. Muchas veces se ha escrito que si analizásemos fríamente las posibilidades de éxito que tenemos, los riesgos que asumimos y todo lo que implica, lo racional sería no intentarlo. Hace poco Iñaki Arrola recordaba que lo normal es que sea un camino largo de muchos, muchos años para llegar al éxito, si es que llegas. Y el camino no es fácil. Tienes muchas ilusiones, pero también muchas presiones. Y eso que hablo desde la experiencia de Weblogs SL, sin inversores externos, sin deudas bancarias y sin estar en bolsa.

El crecimiento, aunque lo hagas bien, no suele ser lineal. Unos años creces más, otros menos. Depende claro, de ti, pero también de muchos otros factores. De la evolución del entorno económico, de la marcha de tu mercado, de lo que hagan otros actores. Lo que era una propuesta diferencial hace un año, ahora ha sido igualada o superada por la competencia. En el nicho en el que tú tenías rentabilidad alta ha llegado alguien que prácticamente lo regala porque su negocio es otro, o porque genera escala como intermediario y le da igual qué pase dentro de tres años…

Y también hay muchos cantos de sirena. Mucha gente que viene a proponerte cosas que no te huelen bien, que no te parecen honestas o que sabes que no funcionan o que no son sostenibles. Yo me paso el tiempo diciendo que no a muchas cosas. Tener unos valores claros y compartidos desde el principio nos ha ayudado mucho a no meternos en más de un charco. Pero por aquí han pasado todo tipo de propuestas. Más de una vez han venido a ofrecernos salir a cotizar al MAB, por ejemplo. Nunca lo vimos claro. No veíamos a la compañía preparada. Veíamos muchos más inconvenientes que ventajas. Y, sinceramente, mucho más interés del intermediario de turno por facturar él que por ayudarnos a nosotros.

Seguramente en esto, como en el no haber aceptado financiación externa, ha influido mucho mi experiencia en Cluster Consulting tras la venta (internamente se decía “fusión”) a Diamond Partners, una consultora americana cotizada en NASDAQ. El problema no es la exigencia de transparencia o el trabajo añadido de proporcionar información a mercados e inversores. Es que condiciona fuertemente lo que haces. Dejas de pensar sólo en los objetivos de negocio (aumentar facturación y margen, fortalecer tu posición competitiva, fidelizar a los clientes, aumentar tu cuota de mercado) y empiezas a pensar en función de trimestres, presentaciones de resultados periódicas, reuniones con analistas, guidances, forward looking statements

Los analistas que siguen tu cotizada miran ciertas métricas intermedias para anticipar la evolución de tu negocio y estas pasan a ser gestionadas a corto plazo aunque ello suponga daño a largo para la compañía. Recuerdo perfectamente cómo en consultoría uno de ellos era el número de consultores en proyectos en el trimestre. Y cómo gestionar esa métrica nos llevó a tomar decisiones que vistas con perspectiva destruían claramente valor.

Recuerdo un equipo que tenía que hacer el plan estratégico anual de un cliente en principio en 6 semanas, y que 4 meses después seguí allí, aumentando facturación (con unos fees que hoy me parecen totalmente insensatos) y también la famosa métrica de consultores ocupados en proyectos, pero claramente haciendo que el cliente se enfadase con nosotros con mucha razón. Y que el año siguiente se facturase con él menos de la mitad. No digo que todas las empresas que están el bolsa sucumban a este tipo de prácticas, pero la presión está ahí, constante, todo el tiempo.

Obviamente todo esto viene a cuento del affair Gowex. Al final, ser más pequeño, crecer más despacio, desaprovechar algunas oportunidades no es sólo cuestión de ser más listo o más tonto. También de qué tipo de riesgos quieres asumir y qué tipo de valores mantienes y a cuáles renuncias. Y posiblemente haga que nunca seas un unicornio, que nunca valgas los famosos 1.000 millones. Pero también te permite dormir mucho más tranquilo y sereno. No te libra de que un día tu empresa no sea competitiva y tenga que cerrar o hacerse mucho más pequeña. Pero si sucede será porque no habrás sabido hacerlo, no porque hayas hecho trampas o hayas querido ir más rápido de lo que realmente puedes.

Foto | Reloj de la antigua estación de Canfranc

Uber y la desaparición del sector del taxi como lo conocemos

Uber Logo

Sigue el revuelo con Uber, como ya apuntábamos muchos, la protesta a nivel europeo contra Uber ha generado una estupenda campaña de notoriedad para la marca, incluso la ha puesto en lo alto de las listas de descargas en varios países, incluido España, dónde de momento sólo se puede usar en Barcelona.

Ayer publiqué un artículo sobre el tema, y a raiz de él tuve una intensa charla en twitter sobre el tema con varias personas, en especial con Miguel Angel Ferreira y con Angel Jiménez. Como Twitter no ayuda mucho a desarrollar argumentos largos, y se ve que mi post anterior no les convenció del todo, voy a volver a intentarlo con un segundo post que aprovecharé también para incorporar otras reflexiones interesantes sobre este asunto que he ido viendo.

Disrupción tecnológica

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el conflicto se produce porque se ha producido una irrupción tecnológica que hace posibles formas de prestar el servicio de transporte de pasajeros por carretera en entornos urbanos (en corto “taxi”) de una forma más conveniente y más económica que la fórmula tradicional. Como apunta Remo en El Blog Salmón:

Cuando adquirir un coche en nuestro país era un privilegio, la limitación de licencias y la cobertura en transporte público mediante taxis podía tener sentido. Se presentó una revolución; la aparición del automóvil y se planteó un sistema para que toda la población pudiera acceder a este transporte de una manera regulada. Con la evolución económica y social, el coche pasó a formar parte del patrimonio personal de muchos, pero a la par que la economía ha ido creciendo y las personas aumentando sus desplazamientos por diferentes vías (avión, tren…) el taxi ha tenido siempre un hueco privilegiado dentro del segmento.

La forma más conveniente y eficiente en ese contexto tecnológico y social era la concesión de un número limitado de licencias en función del tamaño de la población a cubrir y de sus necesidades de desplazamiento. A su vez, se regulaba fuertemente para asegurar que funcionase en condiciones. Como se requería un vehículo identificado y dedicado en exclusiva, se restringía el ejercicio para incentivar la inversión necesaria (licencia, compra del vehículo, adaptación, taxímetro…).

Ahora mismo el uso de una aplicación con pago, valoración del conductor, información sobre el vehículo y la posición del mismo supera en utilidad a la fórmula tradicional. Si a eso añadimos el uso de vehículos privados, la ventaja de precio también es importante (luego hablo más sobre este punto). Pero la evolución tecnológica no se queda ahí, como apunta Marc Vidal, en unos años el modelo más conveniente y económico será el de coches autopilotados y la profesión de taxista dejará de existir a largo plazo, y a medio dejará de ser el paradigma dominante.

Incorporación al mercado de activos no profesionales

Este aspecto, al que me refería en el post anterior cuando hablaba de “activos ociosos” es uno de los cambios fundamentales que introduce internet en muy diversos sectores y a menudo no se lo considera en todo lo que implica. Resumiendo mucho lo que sucede es que se eliminan las barreras de entrada al mercado y ello permite entrar en él a muchos más actores que, además, tienen motivaciones y formas de actuar distintas de las de los actores tradicionales. En el entorno tecnológico anterior para poder prestar el servicio había que adquirir un vehículo modificado para que sea fácilmente identificable como tal. Con la app esto no es necesario. La necesidad de un vehículo en exclusiva y de pagar una licencia hace que ese activo tenga que ser explotado al máximo, bien con dedicación plena, bien con uso de varios conductores. El entorno tecnológico actual permite que particulares que ya tienen su vehículo particular adquirido para otras cuestiones y, por lo tanto, a estos efectos, ya amortizado, puedan obtener ingresos dedicando a ello el tiempo que les parezca oportuno.

Creo que es oportuno entender bien cómo funciona UberPOP. Como conductor te das de alta, te bajas la app para conductores, subes una serie de datos y básicamente ya estás. Tú decides en qué momento enciendes la app de conductor y te pones como vehículo disponible y cuándo no. Al terminar cada servicio la app te pide que valores al conductor/vehículo. Por debajo de una cierta nota media, Uber te retira el permiso para operar en su sistema.

Por lo tanto, estás incorporando al mercado muchos nuevos actores, sin costes fijos inciales, con costes variables muy limitados y con niveles de elasticidad al precio variables. Todo esto ayuda a que se pueda regular oferta y demanda de una forma mucho más eficiente y, por lo tanto, que se ajusten los precios con mucha más facilidad.

Surge pricing

La disponibilidad de un buen número de conductores on-off, permite también variar el precio en función del equilibrio entre oferta y demanda. En momentos en los que hay más oferta que demanda, más coches disponibles que clientes, el precio por kilómetro baja, lo que incentiva a la vez a los usuarios a optar por el servicio en vez de alguno sustitutivo y a conductores los conductores más sensibles al precio a desconectarse del sistema, con lo cual oferta y demanda se equilibran con cierta facilidad. En el supuesto contrario, más demandad de taxis que vehículos disponibles, el precio sube, desincentivando el uso del servicio por la parte de la demanda e incentivando a que conductores no activos, que reciben una notificación en su móvil, se activen para aprovechar un momento de precio más ventajoso para ellos. De nuevo, ambos comportamientos reequilibran rápidamente oferta y demanda. La apuesta por el surge pricing es una de las razones por las que Uber ha recibido una valoración tan alta en su última ronda.

Licencias

Todo esto está muy bien, pero muchos taxistas han pagado cantidades muy importantes por esas licencias y ahora pueden competir con ellos otros que no las han pagado. Esto es cierto, pero también que en torno a las licencias se ha generado una burbuja especulativa, que las consideraba un activo en constante apreciación con el que se podía generar importantes plusvalías. Como dice Remo:

Son muchos los taxistas que han conseguido una concesión administrativa perpetua y que en principio estaba limitada al uso personal, se terminó comerciando con ella sin rubor alguno. El pago por el derecho de uso de un servicio público y su transmisión ha dado pingües beneficios a muchos taxistas (y operadores de media y larga distancia) y también ha generado una carga de deuda importante en aquellos que han optado por endeudarse para asegurarse un servicio con unos ingresos relativamente estables y fáciles de hacer. Si sabes conducir y te sacas el permiso adecuado, cualquiera puede ser taxista.

Pero el paradigma cambia y el segmento del transporte, ve peligrar su status de operaciones en monopolio, en muchos casos porque tienen el futuro resuelto y los propios taxistas ven en el coste de la licencia su jubilación y en otros porque están endeudados hasta las cejas y si se acaba el monopolio de la licencia del taxi, se quedan colgados con la deuda y futuro incierto. El problema de origen, en permitir por parte del sector público la compra venta de licencias de transporte, en lugar de ponerles fecha de caducidad y que se revocaran en el tiempo.

Si ahora establecer licencias para taxis no tiene sentido, y mucho menos que sean de 100.000 euros o más, ¿qué hacemos? Es verdad que se produce un cambio de condiciones para los taxistas que genera inseguridad jurídica para los taxistas. Pero, si son licencias vitalicias, ¿cómo estableces un sistema para su desaparición paulatina? Parece poco posible. Y que el Estado indemnice creo que es todavía menos planteable. Lo que sucederá en la práctica con toda probabilidad es que el taxi se convierte rápidamente en una actividad menos atractiva, en vías de ser sustituida por la tecnología y que todas las inversiones en el mismo pierden valor muy rápidamente. Se dejarán de traspasar licencias a esos precios y, en algún momento, se admitirá la prestación del servicio sin licencia y luego se eliminarán estas directamente. Sí, genera perjuicios para los afectados, igual que cada vez que cada vez que activos muy valorados pierden súbitamente su valor cuando este era en buena parte artificial.

Regulación y seguros de responsabilidad

Lógicamente tampoco se trata de que la actividad quede totalmente sin regular. Si es necesario que haya unas reglas comunes que posiblemente incluyan un seguro de responsabilidad (que debería ser proporcional al volumen de actividad, porque si no volvemos a crear barreras de entrada artificiales) y alguna, pocas cosas más. La mayor parte de los controles que ahora se hacen vía regulación se pueden imponer de forma mucho más eficiente mediante el sistema de valoración de los conductores. Si el coche se cae a pedazos, enseguida los usuarios lo detectan y lo avisan.

Impuestos

En este asunto hay dos aspectos: los impuestos que paga Uber y los que pagan los conductores. Uber sin duda los paga por sus servicios, otra cosa es que según tenga volumen acabe pagándolos en Irlanda como el resto de multinacionales. Esto no es un problema de Uber, es un problema de la Unión Europea que permite el flujo de capitales y servicios, pero mantiene régimenes fiscales diferenciados. Y es tremendamente injusto con las empresas locales que no tienen la dimensión para que les merezca la pena pagar impuestos en Irlanda. Pero no es una cuestión específica de Uber.

En cuanto a los impuestos de los conductores, lo lógico es que los paguen, de nuevo en proporción a su actividad. El hecho de que todos los pagos se efectúen a través de Uber facilita enormemente su control e incluso que se efectúen las oportunas retenciones fiscales. No parece que vaya a redundar en diferencia en cuanto a pago de impuestos.

Posición competitiva de Uber

Este sí que es un problema más delicado. Como dice Juan Macías:

Esto es, si pones barreras de entrada grandes, como las licencias de taxi, al final se tarda mucho en saltárselas, pero el que consigue saltárselas es un bicho muy grande con el que luego es muy difícil competir. Es lo mismo que sucede si evitas los pequeños incendios que van limpiando el bosque, al final hay uno enorme que no es posible controlar por la cantidad de sotobosque que ha ido creciendo.

Hay algunos competidores de Uber con modelos más o menos parecidos (Hailo, Cabify), ahora, muy difícil competir con una empresa global, participada por Google, que además la ayuda activamente y que acaba de levantar 1.200 millones de dólares a una valoración de 17.000 millones de dólares. Pero bueno, desde luego la manera de competir con ella no es prohibiéndola y manteniendo un sistema de taxis que, en su estructura actual se está volviendo anacrónico por momentos.

Bola extra: Neelie Kroes: My view on today’s taxi protests and what it means for the sharing economy (vía @mattcutts).

Uber: aprovechando activos ociosos

Los taxistas en media Europa andan movilizados por causa de Uber. Otro sector económico en el que la tecnología trastoca las normas establecidas y genera competencia que compite con otras reglas.

Además del masivo efecto Streisand que consiguen ese tipo de protestas, a mí me llama especialmente la atención que estén en huelga los taxistas en Madrid, que es una ciudad en la que Uber todavía no opera.

Uber no está en Madrid

Todo esto se produce porque la tecnología permite ofrecer un servicio mejor (facilidad de contratación y de pago usando app) y mejor precio. El fundamento económico de esto es que se aprovechan dos activos que sin la tecnología era difícil aprovechar: el tiempo libre de individuos que no son taxistas profesionales y sus vehículos privados, que pasan la mayor parte del tiempo parados y sin uso. Esos bienes ya han sido amortizados para su uso particular, y como los costes variables, fundamentalmente la gasolina, son limitados, la capacidad de generar actividad económica a costes menores es alta y es disruptiva. No muy distinta de la disrupción que supuso para los medios la irrupción de bloggers amateurs.

Esto trastoca el funcionamiento tradicional del mercado del taxi, que está altamente regulado y es relativamente poco eficiente. Permite conductores de Uber-POP (el servicio de bajo coste con conductores no profesionales) que se dedican a ello sólo temporalmente, sólo algunos días o a algunas horas. De hecho en ciudades como Nueva York, en las horas de mayor demanda los precios por kilómetro suben con doble objetivo 1) Ayudar a equilibrar demanda y oferta aumentando margen a costa de volumen y 2) Aumentar la oferta atrayendo a más conductores a estar activos en esa zona y horario. El ser capaz de poner en el mercado unidades de trabajo fraccionales y no dedicadas a tiempo completo, que usan activos adquiridos con otros fines y ya amortizados, genera ventajas económicas muy significativas. También el no tener que adquirir una licencia de taxi, a precios muy altos y que, en muchos casos, reflejan el valor del monopolio que ahora se empieza a romper por la vía de los hechos y más adelante lo hará por la vía legal.

Jorge Galindo apunta bien en Politikon que muchos taxistas consideran el precio pagado por una licencia como una inversión y tienen en cuenta su valor de reventa. Como comprarse un piso para revenderlo. Cuando un mercado se liberaliza los bienes afectos al mismo anteriormente pierden valor porque desaparece la escasez de oferta. No hace mucho enlazaba un artículo en el que se explicaba que, vista exclusivamente desde el punto de vista económico, la abolición de la esclavitud supuso retirar del mercado activos de valor muy elevado para los que los acumulaban, que se resistieron a ello hasta tal punto que dicho cambio dio lugar a la guerra civil americana.

Es cierto que tampoco tiene sentido abrir el mercado sin más y abolir toda regulación. Hay elementos relacionados con la seguridad y con los impuestos que hay que considerar también para fórmulas como Uber. Ahora, habría que considerarlas sin crear trabas que imposibiliten el modelo. Por ejemplo, si un conductor sólo dedica unas horas al día o a la semana a esa actividad, debería poder contratar un seguro a medida que contemplase ese supuesto, o que incluso se pagase por viaje, o que el cliente pudiera optar por tenerlo (y pagar algo más) o no. Igual con imposición (salvo que sea optativa, claro). Las críticas respecto a la fiabilidad o la limpieza de los vehículos creo que no tienen base. El sistema de valoración de los conductores por los usuarios de este tipo de aplicaciones es mucho más eficiente para controlar esos aspectos que el sistema tradicional de licencias e inspecciones.

También escribe sobre el tema Enrique Dans | Uber: otra disrupción, y otra industria que no sabe reaccionar ante ella

Zumo de Twitter (3)

Como era de esperar, en cuanto ha apretado un poco el ritmo de trabajo, he tenido algún viaje y reuniones más o menos intensas, la regularidad de este post se ha venido abajo. Y para colmo estas semanas han venido muy movidas y con muchas cosas interesantes que han pasado, así que la lista va a ser bastante más larga de lo que debería ser habitual. Son seis semanas de enlaces y va a costar un día entero leérselo todo, pero prometo que es sólo una selección. Por otra parte he descubierto que con Storify se puede hacer este post mucho más rápido y mejor. ¿Por qué no me había avisado nadie?

 

 

Sobre la regulación de las redes sociales

Julio Alonso en eldiario.esAyer escribí para eldiario.es un artículo sobre este tema titulado: Trileros, tecnologías, críticas y bocazas. La tesis que defiendo es que se está aprovechando un suceso que nada tiene que ver con internet para intentar controlar un medio que está resultando el principal soporte a los poderes establecidos. Y esto lo está haciendo el gobierno y también un buen sector de la prensa tradicional, por motivos muy concretos.

Mi socio Antonio Ortiz comenta el asunto en error500: Límites a la libertad de expresión e Internet. En él, aunque admite estar de acuerdo conmigo en muchos de los puntos, mantiene que deben existir límites a la libertad de expresión en internet, aunque no se pronuncia sobre cuales deben ser. También afirma que blogs y twitter no son como la barra de un bar.

Empecemos por la libertad de expresión. Claro que hay límites a ella en internet y fuera. Esos límites tienen que ver con su convivencia con otros derechos. Lo que sucede es que la libertad de expresión está entre los derechos de mayor relevancia y protección. Por lo tanto, debe prevalecer en la inmensa mayoría de los casos. A lo que yo me opongo enérgicamente es a una regulación específica para internet.

En cuanto al argumento del bar, efectivamente, en internet se difuminan las barreras entre la comunicación  y la publicación. La comunicación la podía hacer todo el mundo y, normalmente, alcanzaba a pocas personas. La publicación solo la podían ejercer unos pocos (ergo controlables) y garantizaba una llegada mucho más amplia. En internet toda comunicación es publicación. Hay herramientas de publicación voluntariamente controlada, whatsapp, por ejemplo, pero lo normal es que sea publicación abierta. Esto supone que mucha más gente publique. Hace tiempo alguien me comentaba lo mal que se escribía ahora. Y yo le repliqué que se escribe mucho más y que, como dice Antonio, escribe mucha más gente. Y eso incluye a mucha gente que antes no se expresaba habitualmente por escrito. Es normal que la calidad media se resienta, pero creo que se gana mucho más de lo que se pierde. También es verdad que buena parte de los que escriben en internet no son conscientes de estar publicando. Sí lo somos los que tenemos cierta relevancia pública o los que nos dedicamos profesionalmente a ello. No lo es el chaval que usa twitter para comunicarse con 5 amigos y luego le siguen 20 bots y 30 cuentas falsas más. Y es mucho más consciente de publicar alguien que usa un blog que alguien que usa twitter o facebook que están conceptualizadas generalmente como herramientas de comunicación, no como herramientas de publicación.

En cualquier caso, ¿un blog o twitter son un bar? No. Igual que un bar no es una plaza, ni un estadio. A dónde voy es, de nuevo, a que no hay que hacer una regulación específica para internet. Como apunta Gonzalo Martín en un comentario al post de Antonio, sí se puede y se tiene ya en cuenta en la legislación el nivel de difusión que tenga un acto. De nuevo, en internet o en otro sitio. De hecho, es mucho más grave lo que se dice a diario en ciertas tertulias televisivas y radiofónicas y tiene en la mayoría de los casos mayor alcance, que lo que diga un chaval en su twitter.

Por último, Juan García introduce en otro comentario al post de Antonio el argumento de que no debemos admitir como adecuado que se digan ese tipo de cosas. No es correcto, ético o deseable, dice. Por supuesto. Pero es que no todos los comportamientos que socialmente nos parezcan indeseables han de ser fiscalizados por la ley. Primero porque a menudo no hay unanimidad sobre lo que es indeseable o no. La gente tiene valores y niveles de tolerancia muy heterogéneos. Por otra, porque ya existen mecanismos sociales que permiten hacer un reproche a ese individuo sin que tenga que intervenir la justicia. Por irme a un caso muy claro. A mediados del siglo pasado (y seguramente que hace menos también) en muchos pueblos pequeños estaba mal visto que una chica soltera tuviera un hijo. Y no estaba penado ni era delito. Sin embargo, se ejercía una presión social muy fuerte en ese entorno que hacía de hecho la vida imposible a quién infringía esa norma social. En internet también hay mecanismos parecidos. Bloqueos en twitter, borrado de comentarios, críticas abiertas y también publicadas…

Termino. Recordemos el principio de intervención mínima que debe regir el derecho penal. Sólo deben ser delitos los supuestos más graves y claros. Se debe legislar para los casos generales y no con casos particulares en mente. Se regula en general y para todos los supuestos, no para internet. Y, por último, hay que ser más tolerante y aprender a vivir con muchas cosas que a nosotros particularmente no nos gustan o hasta nos hieren.

A continuación, el texto completo de mi artículo en el diario.es:

 

Trileros, tecnologías, críticas y bocazas

Hay grandes maestros de la distracción. Gente que, cual trileros, consiguen que mires donde ellos quieren y no donde tú pretendías hacerlo. El mérito no está tanto en conseguir cambiar de dirección tu mirada, sino en el que tú no te des cuenta de que estás siendo manipulado. Entre nuestra clase política y parte de los medios tradicionales parecen abundar y tener un talento especial. El caso de la inexistente relación causal entre el reciente asesinato de una política del PP y las redes sociales es un ejemplo de libro.

Según todos los indicios, se trata de un crimen entre personas del mismo partido, por asuntos no ideológicos y que nada tienen que ver con internet o con las redes sociales. En Twitter se ha hablado mucho de ello. También en Facebook. También por WhatsApp o por email. Y también en persona en casa, en el trabajo y en el bar. Creo que hasta incluso por teléfono y por teléfono móvil. La gente habla de temas que le llama la atención independientemente de la tecnología que usen para ello.

Y entre los que hablan de prácticamente cualquier tema, hay gente que dice cosas sensatas con las que estamos de acuerdo y hay gente que dice cosas que también parecen sensatas, pero con las que no estamos de acuerdo. También hay gente que dice cosas insensatas y sin sentido, y luego están los que insultan, gritan y sacan el pie del tiesto. En Twitter, en el bar y por telegrama. La tecnología para esto es irrelevante.

Pero a raíz de algunos de estos comentarios, que son claramente minoritarios, buena parte de la prensa tradicional y el Gobierno con el ministro del Interior al frente se han levantado en armas pidiendo que se regulen las redes. Porque esto no es tolerable ni se puede consentir. Aquí aparece el trilero.Ya no hablamos de quién es el asesino ni de qué motivos le movían. Ni hablamos de qué pasaba en León o en el PP para que se acabe matando a alguien. Hablamos de que alguien en Twitter ha insultado o ha dicho barbaridades.

Creo que se ha dicho hasta la saciedad que las leyes ordinarias también aplican a internet. Aquella declaración de independencia de internet que escribió en 1996 John Perry Barlow no ha tenido efectos prácticos. Algo que sea delito en un bar lo es también en Twitter. Algo que no lo sea en un bar, tampoco debe serlo en Twitter. Internet no puede ser un territorio sin ley, pero tampoco puede estar sometido a un estado de excepción, a un régimen de libertades recortadas.

¿Que hay gente que dice barbaridades, incluso sobre nosotros? ¡Bienvenido al mundo real! Eso pasa en todos los ámbitos, todos los días. Y la mayor parte de esos casos no son delitos. Ni en internet ni fuera. Ante ellos, lo que hacemos es intentar aislarnos del sujeto que los lanza. Si alguien se dedica a insultarnos por la calle, pasamos por otro lado, intentamos evitarlo. En internet esto es todavía más fácil de hacer. En Twitter, que es un medio deliciosamente asimétrico, basta con bloquear a dicho individuo. Por arte de magia no volvemos a oír a ese sujeto. Seguirá diciendo lo que quiera decir, pero al igual que si lo dice en un bar al que no vamos, no nos enteramos.

La demonización de internet desde los medios tradicionales es un fenómeno que viene de antaño. En parte su causa es un profundo desconocimiento sobre su funcionamiento real. En parte es miedo a lo desconocido. También desconfianza hacia personas que se mueven en un entorno diferente al mío. Y, por último, interés directo en perjudicar a algo que se ve como el enemigo, como los que nos han quitado los lectores y los ingresos publicitarios. Hace cosas maravillosas, pero, es una bruja, es una bruja, ¡quemémosla!

La persecución de internet desde los poderes públicos es todavía más seria. Demuestra muy poco talante democrático. Poca tolerancia con las críticas o las opiniones contrarias o simplemente distintas. La definición por antonomasia de la libertad de expresión es la frase, erróneamente atribuida a Voltaire, que dice: “No estoy de acuerdo con lo que opinas, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarlo”. ¡Qué lejos están muchos de ello! De hecho, están mucho más cerca de los planteamientos de Erdogan en Turquía cerrando el acceso a Twitter o de regímenes mucho menos democráticos.

Pero no es sólo eso. Esta polémica artificial es la excusa perfecta para conseguir otro objetivo. De nuevo el trilero. Internet es un entorno en el que no controlan la opinión. Hay una buena parte de la prensa tradicional que jalea al gobierno en este asunto. Hay otra parte de la prensa tradicional que hasta hace poco era algo más independiente y algo más crítica, pero todo eso ha sido resuelto rápidamente consiguiendo el cese de tres directores de periódico. Ahora hay que meter en cintura a la crítica desde internet. Y lo harán criminalizándola. Igual que pretenden criminalizar la protesta en la calle con la ley de seguridad ciudadana. Porque da igual donde sea, lo relevante es que se protesta y se critica. Y eso no puede ser. Que haya unos bocazas insultando en Twitter es la excusa perfecta.

 

Zumo de Twitter (2)

Estoy de vuelta con el zumo de twitter. Sí, ya sé, lo difícil no es escribir la edición 2, sino la 24. Voy a probar una estructura un poco distinta, por grandes categorías temáticas (un poco como las obsesiones de Quartz o los temas de Circa. Intento también mantenerlo en un número limitado de enlaces, si no, no hago de filtro.

 

#Understanding Internet

 

1. Google Plus is Walking Dead | TechCrunch

rip-google-plus1

Se va de Google Vic Gundotra, cabeza visible de Google+, su equipo de casi 1.200 ingenieros se reparte entre otras unidades (sobretodo Android) y Google+ pasa de ser un producto frontend y su integración obligatoria en todo lo que lanza Google, a ser una plataforma de backend. | vía Christophe Kappes.

Como dice Fernando de Córdoba:

 

Pero lo de Google Fails no se queda ahí, tampoco las Google Glass pintan muy bien, ¿error de marketing importante? | How Google Screwed Up Google Glass, Forbes | vía Journalism Tools

 

 

2. No es el #Bitcoin es el BlockChain | Gurusblog

Interesante perspectiva sobre el verdadero valor de la innovación tras Bitcoin y su posible impacto en muchas más industrias más allá de la puramente financiera/monetaria.

 

 

#More Surveillance, Less Privacy

 

3.  Putin Has Taken Control Of Russian Facebook | Business Insider

La deriva de recorte de libertades en general en Rusia es preocupante. Esta noticia se une a la de la obligación de los bloggers de inscribir sus blogs en un registro. | vía José Antonio del Moral

 

 

 4. Big Data and personalised pricing: consider yourself gamed | The Conversation

Una vez que realmente funcione de verdad, cuantos más datos tengan las compañías, más desequilibrado está el balance de poder entre ellas y los consumidores y más fácil va a ser discriminar en precio. Nos reiremos de las líneas aéreas cambiando el precio según cuántas veces busques. |  vía Will de Freitas

 

 

5. This totally creepy art project will make you think twice about NSA mass surveillance | Salon

Vigilancia en lugares públicos y privados instalada en plan bricolage, sin los medios de la NSA y con todo publicado en Twitter. Si esto hacen los amateurs, qué no harán los profesionales. | vía Menéame

 

 

#Diseño de medios digitales

 

6. Felix Salmon’s reasons for leaving Reuters and the limitations of page-based media | The Media Briefing

Interesante la discusión sobre los límites del modelo de publicación que necesita atraer al público a sus páginas para vender publicidad frente a modelos que sólo necesitan que sus contenidos se lean. | vía Mediagazer

 

 

7. Why some publishers are killing their comment sections | Digiday

Para nosotros en Weblogs SL, los comentarios siempre han sido una parte muy importante de la publicación. Pero gestionarlos tiene sus complicaciones. Y no puedes no hacerlo.

 

 

#Startups en España

 

8. ¿Cuándo llegaran los unicornios españoles? | Sintetia
Los unicornios son startups de valoración superior a mil millones de dólares. Son importantes no sólo en sí, sino por lo que hacen como polo de atracción para talento. En España el exit más alto que hemos tenido nunca fue el de Ya.com por 552 millones de euros. Todavía falta. | vía Javier García

La realidad en España se parece mucho más al artículo irónico que escribe Carlos Otto en El Confidencial: Érase una vez un emprendedor que conocía todas las claves del éxito. | vía Borja Adsuara

#Economía y Desigualdad

 

9. The New Abolitionism | The Nation

Muy interesante artículo sobre el valor económico de los activos ligados a los combustibles fósiles (en torno a tres trillones de dólares) y lo difícil que será que la industria renuncie a ellos por mucho riesgo que suponga el cambio climático. Hace una comparación con el impacto económico que supuso para el Sur de Estados Unidos la pérdida de los esclavos, y la resistencia que hubo para ello. | vía John Perry Barlow

 

 

10. El Capital en el Siglo XXI | Nada es Gratis

Repaso a las tesis de Thomas Piketty, que, basándose en una recogida de datos históricos muy exhaustiva, concluye que la creación de riqueza intrínsecamente aumenta la desigualdad, pues la tasa de retorno del capital supera la del crecimiento de la economía. Y esto sólo se puede corregir con políticas impositivas más agresivas. Seguro que será muy polémico.

 

 

#Bola Extra

 

Goldman Sachs is not an aftershave

Es el blog ganador de la edición de este año de los Premios Blog de 2o Minutos de los que soy miembro del jurado desde hace ya algunos años. Me encanta cómo estas ocho jóvenes periodistas se han liado la manta a la cabeza, han tomado su futuro en sus manos y han creado una publicación sobre política internacional que no está nada mal.

 

Zumo de Twitter (1)

Uno de los usos habituales de los blogs originalmente, de hecho, posiblemente el uso fundacional, era el de servir de colección de enlaces interesantes que se compartían online, una especie de función de cerebro auxiliar con apuntes que se escriben tanto para tu audiencia como para ti mismo. Cuando comencé a escribir en Merodeando, hace ya más de 10 años, ese era uno de los usos que le daba. Publiqué una serie de posts titulados Batiburrillo, aunque tampoco es que fuera una serie tan longeva como la de Antonio Ortiz, que empezó como La Semana en los blogs y ahora sigue como Causas y azares. Este tipo de uso lo he trasferido con el tiempo casi totalmente a twitter. Twitter proporciona una facilidad de tránsito de la lectura de fuentes seleccionadas a la comparición que no tiene igual. Ahora, se pierde presencia, pues los tweets son mucho más efímeros que los posts, pero también se pierde la función de cerebro auxiliar.

Así que he decidido retomar este ejercicio. Un poco por todo lo expuesto, otro poco para intentar retomar el hábito de publicar con más frecuencia. El título hace homenaje al veterano Zumo de Red que publicaba Baquía en los albores del internet hispano.  El formato con el que inicio es de 10 temas, normalmente con un enlace, a veces con dos o tres si han coincidido en el mismo tema. Quiero hacer un esfuerzo de síntesis y de priorización. Y, sobretodo, quiero hacer con esto un homenaje al enlace, base de internet (tal y cómo lo conocemos).

 

1. #Egoblogging | Entrevista en Jotdown

Julio-Alonso-para-Jot-Down-1

Esta semana no tengo otra que empezar con la magnífica entrevista que me hizo Guillermo de Haro junto a Angel Fernández Recuero para Jotdown. Las estupendas fotos son de Guadalupe de la Vallina. La entrevista fue un día a las 7 de la mañana a mediados de noviembre, hace cinco meses. Si es que, en realidad, tampoco hay que correr tanto. Salvo un apunte sobre el Canon AEDE que hubo que hacer a posteriori, se puede publicar cinco meses después. Funciona perfectamente y sigue siendo relevante.

 

2. #Neurociencia | Así será nuestro futuro: “Todo se controlará con la mente y seremos inmortales”

Michio Kaku en El Confidencial con su visión de cómo será el futuro gracias a los avances en entender cómo funciona nuestro cerebro. Habla de un conectoma como mapa del cerebro análogo al genoma en genética.

 

3. #LaSinRazonDeLaRazon | How politics make us stupid 

En el nuevo proyecto Vox.com de Vox Media (editores de The Verge y Polygon), Ezra Klein escribe sobre cómo las controversias políticas no son producto de malentendidos o poca información, sino que usamos la información para confirmar lo que ya creemos. | vía Pepe Cervera

Claro, que la culpa no es nuestra, es que nos diseñaron así. | vía Javier García

 

4. #LaCulpaEsNuestra | And yet we keep on do in it

Bk_hfy4IUAAC1SZ

 

5. #CanonAEDE | La evolución de las noticias en la red

Enrique Dans como siempre muy contundente con poderosas razones por las que el Canon AEDE es un sinsentido que nos van a colar queramos o no, como ya pasó con la Ley Sinde. En la misma línea, escribía yo hace semanas sobre los efectos no deseados del Canon AEDE.

 

6. #GoogleIsWeak | What If Google Is Actually Weak in Search?

No sé si es realidad, tendencia o deseo proyectado de algunos, pero con el tránsito de la audiencia a móvil y la emergencia de entornos de uso cerrados o semicerrados (Facebook, apps stores, amazon…), la búsqueda simple que domina Google pierde algo de relevancia. También ayuda a las dudas que el móvil de Google no monetice tan bien. Aparte de otras consideraciones, creo que no debemos olvidarnos de que los presupuestos publicitarios siempre tardan en migrar más que los usos del público. La inercia y los intereses cruzados de intermediarios pesan mucho mucho. | vía Journalism Tools

También sobre Google, en el Wall Street Journal: Google is considering giving a boost in search-engine results to websites that use encryption

 

7. #AppsAreDead | Apps will become obsolete

En CNN Money (con esto de las agregaciones a veces es difícil saber en qué medio lees), Phil Libin, CEO de Evernote, apunta a que en un entorno de Internet of Things, las apps dejan de ser relevantes. Seguro que será controvertido. | vía Adam Lashinsky

 

8. #Perspectiva | Horses & mules vs tractors: When technology spreads slowly

A menudo nos entra la prisa y evaluamos el impacto de tecnologías y cambios mucho antes de lo prudente. Cuenta la anécdota apócrifa (si no lo es, por favor corregidme), que un periodista preguntó a Mao Zedong (así lo escribe la wikipedia) sobre su opinión acerca del impacto en la historia de la revolución francesa. Su respuesta: “It’s too early to tell”. | vía Paul Kedrosky

 

9.  #NoPasswords | The plot to kill the password

Las contraseñas son un sistema creado cuando el acceso a los ordenadores se producía entre científicos que compartían un mismo mainframe. Fido Alliance es una solución abierta que pretende sustituirlas completamente. Una opción son los lectores de huellas digitales en el teléfono, pero hay otras. Como siempre, Apple hace la guerra por su cuenta. | vía Fernando Tricas

 

10. #aOscuras |  It’s way too easy to cause a massive blackout in the US

De nuevo Vox.com dando caña. Si es que no hay nada mejor que exponer las debilidades de un sistema para que se resuelvan. La seguridad por oscuridad, nunca mejor dicho, no funciona. | vía Pepe Cervera (que cuela 2 en este resumen)

 

Bola extra (no lo he publicado en twitter esta semana, pero merecen la pena igual)

All my Tweets es una pequeña utilidad que te presenta tus últimos 3.000 tweets en orden cronológico. El límite es de la api de Twitter. Muy útil para hacer el volcado inicial de tweets que considerar en este post.

 

Fuentes:

  • Jotdown
  • El Confidencial
  • Vox.com (2)
  • El Blog de Enrique Dans
  • Business Insider
  • Wall Street Journal
  • CNN Money
  • Conversable Economist
  • The Verge

 

Adiós Internet Explorer, Adiós Windows, Adiós Desktop

Screen Shot 2014-03-11 at 7.24.29 PM

Esta de aquí arriba es la foto de la composición de la audiencia de los sitios de Weblogs SL durante los últimos 30 días (Google Analytics, visitas del 8 de febrero al 10 de marzo de 2014) por navegador. Sí, Internet Explorer es el quinto navegador y representa menos del 10% de las visitas. En estas mismas fechas hace tres años eran el segundo navegador prácticamente empatados con Firefox con el 29% cada uno.

¿Qué ha pasado? Fundamentalmente lo que ha pasado ha sido el auge del móvil, y en menor medida del tablet. Esta es nuestra distribución actual por dispositivos:

Audiencia Web y Móvil 2014 Weblogs SL

Y esta es esa misma foto hace tres años:

Audiencia Web y Móvil 2011

¡Tremendo! En estos tres años hemos crecido en unos 6.5M de impresiones en desktop, 15.5M en móvil y 5M en tablet. Esto es, de los 27M de visitas nuevas (que por otra parte supone casi haber doblado audiencia en estos tres años), sólo el 25% ha sido en desktop. El 75% del crecimiento ha sido móvil o tablet.

Si abrimos la tabla inicial por navegador y tipo de dispositivo, se ve todavía más claro:

Tráfico web por navegador y dispositivo

Y por si alguien tiene curiosidad, también lo podemos ver por sistema operativo:

Tráfico por sistema operativo

Windows supone ya ligeramente menos del 50%. Android se aupa a la segunda posición en esta clasificación abierta por dispositivos. Safari obtiene su segunda posición en el gráfico inicial porque tiene buenas cuotas en los tres tipos de dispositivos, mientras que Android no suma en Desktop y Firefox o Internet Explorer no suman en móvil y tablet.

Este fenómeno obviamente no es exclusivo nuestro, pero posiblemente si es más avanzado en nuestros sitios que en otros. Posiblemente durante 2014 pasemos el umbral tras el cual los usuarios de móvil y tablet representen más del 50% de nuestras visitas. Y ello tiene implicaciones importantes en desarrollo de producto y también en comercialización.

Merodeando cambia de plataforma

Nuevo diseño Merodeando

Llevaba sin tocar el diseño y la plataforma tecnológica de este blog desde 2007. Siete años ya. Y le tocaba. Estaba en una versión muy antigua de LightPress, a su vez la versión anterior de WordFoundry, el CMS que hemos desarrollado y usamos en Weblogs SL. Sólo admitía comentarios con autentificación de OpenID. Algo a lo que renunciamos en Weblogs hace 5 años. El listado de fuentes era también de 2007. La usabilidad en móvil y tablet, mejor ni comentarla. Es algo que llevaba queriendo hacer hace tiempo, pero siempre había algo más urgente y siempre intentaba hacer algo con mucha ambición y luego terminaba por no hacer nada.

Así que he optado por lo más sencillo, migración a WordPress, diseño responsive estándar, comentarios en Disqus (creo que han migrado bien, pero si veis algo raro avisad, por favor).

Espero que todo esto haga más cómoda la lectura y que también me ayude a escribir con mayor regularidad.

Canon AEDE, efectos colaterales: Disparo a los agregadores y mato al enlace

No voy a entrar en el detalle de por qué la prevista reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que presentó el gobierno hace una semana es una insensatez. Creo que Antonio Delgado hace un resumen excelente: Desmontando el canon de AEDE y David Maeztu un muy buen análisis jurídico: Derecho por agregación de contenidos en la reforma de la LPI y su impacto a servicios de internet. Yo mismo toqué el tema en cierta profundidad hace menos de un año: Google y la prensa: cómo serían las cosas si no fueran como son.

Me parece más interesante poner el foco en el impacto que puede tener en el uso de los enlaces y de las atribuciones de autoría en la internet española. Hasta ahora la práctica habitual y extendida es que lo correcto cuando escribes algo que se basa, aunque sea en parte, en algo que has escrito y está publicado en internet es enlazarlo. Esa es la buena práctica introducida en buena parte por los blogs y adoptada también, a veces un poco a regañadientes, por los medios tradicionales en su versión digital. Si tienes una exclusiva yo te enlazo en mi texto para reconocerlo. Se reconoce el esfuerzo, se envía tráfico y se facilita a los lectores la posibilidad de verificar la fuente y de acceder a información adicional sobre un tema que les interesa. Recordemos que en sus orígenes los blogs eran básicamente listados de enlaces interesantes. A estos efectos enlace o enlace + foto + breve texto me parece que son análogos. El valor es similar.

Siempre ha existido gente que se saltaba esto. Gente que no enlazaba cuando la información había salido de otro medio. Gente que te fusilaba el contenido íntegro sin una mísera mención. Nosotros vemos a diario pequeños sitios que simplemente cogen nuestro RSS y lo republican íntegro poniendo sus anuncios. O incluso lo pasan por Google Translate y lo publican en otro idioma. Estas son el tipo de prácticas que son peligrosas en internet y que, si nos ponemos, habría que perseguir.

Pero no, hemos decidido que lo que hay que perseguir es el uso de enlaces y fragmentos no significativos (vaya palabro neolengua). Si se llega a aprobar en los términos en los que está redactada actualmente, cosa que esperemos que no pase, lo más probable es lo siguiente. Google no pagará a los editores. En cualquier caso no pagará por enlazarles usar pequeños fragmentos. Puede que al final llegue a algún acuerdo tipo el de Francia. O, lo que es más probable aún, que cierre Google News en España. Otros agregadores como Menéame se verán obligados a optar entre llevarse la empresa fuera de España o cerrar (gran favor a nuestra competitividad como país en uno de los pocos sectores que generan actividad económica y empleo). Los agregadores internacionales sin presencia física ni de negocio en España (Flipboard, Feedly, Pocket…) se reirán cuando alguien de CEDRO les escriba pretendiendo cobrar y evitarán hacer nada en España. Eso, si a los de CEDRO no se les va la olla y se ponen a reclamar pagos por enlaces a diestro y siniestro considerando que el texto de ancla ya es un fragmento no significativo, que capaces son.

El impacto en toda la red en España será que la gente, por si acaso, enlazará menos. Atribuirá menos las fuentes. Citará menos. Todo esto lo único que hace es perjudicar los usos correctos de contenidos ajenos y beneficiar a los usos incorrectos, que no sólo no desaparecen sino que posiblemente aumenten. Hará que la red en español sea una madeja menos enlazada, menos densa, menos rica que la web en otros idiomas. Gran jugada.